21 de enero de 2022 11:32 AM
Imprimir

Agrodólares : en lo que va de enero el campo liquidó más de u$s1.500 millones

En los últimos días se ralentizó el ingreso de divisas del sector en un contexto de máxima presión para las reservas del BCRA.

En un momento de máxima tensión para las reservas del Banco Central (BCRA) apareció esta semana un nubarrón en el horizonte, es que en los últimos días se ralentizó la liquidación de divisas del campo con un volumen diario de alrededor de u$s80 millones. De todas formas, en lo que va de enero el sector aportó poco más de u$s1.500 millones y el gran interrogante es como culminará el mes en el que se esperaba que se superen ampliamente los u$s3.000 millones.

Como punto a favor, la cosecha de trigo que acaba de culminar fue récord con 21,8 millones de toneladas, que dejarían a la economía argentina alrededor de u$s5.500 millones, de los cuáles alrededor de u$s4.500 serían por exportaciones. Es por ello que se espera que en las próximas semanas se comience a acelerar el ingreso de divisas del campo en un contexto además de altos precios internacionales.

Como punto negativo a considerar se encuentra el incremento de las brechas entre el tipo de cambio oficial y los paralelos. Algo que en la práctica puede continuar desalentando las decisiones de comercialización por parte de los productores. Actualmente algunos economistas advierten que el tipo de cambio oficial continúan mostrando un nivel de atraso y que el Gobierno, indefectiblemente, tendrá que poner el pie en el acelerador para no restarle competitivas a sectores claves como la exportación.

Ante este escenario hay otro hecho concreto a considerar y que podría impactar fuerte en el ingreso de dólares del campo en los próximos meses: la sequía que hoy afecta a la campaña de maíz y soja. Si bien todavía no todo está dicho las primeras proyecciones adelantan una caída considerable en la cosecha de la oleaginosa que la llevaría a una producción de apenas 40 millones de toneladas y en el caso del maíz de 48 millones de toneladas. De esta manera, la Argentina dejaría de percibir alrededor de u$s4.500 millones.

En este contexto hoy parece poco probable que se cumple aquel pronóstico inicial en el que se proyectaba que durante el primer trimestre del año el campo liquidaría el récord de u$s9.000 millones.

Así las cosas, cada dólar que liquide el campo hoy cuenta y aquí también se abre otro punto clave. Los precios internaciones continúan en máximos históricos. Incluso ayer la oleaginosa subió más de u$s12 por tonelada para cerrar a u$s523, el valor más alto desde agosto pasado. Es que la sequía que afecta a la Argentina también se replica en otros grandes productores de la oleaginosa como Brasil y Paraguay y los recortes productivos en estos países serían todavía más importantes que a nivel local.

Mientras tanto, otro grano clave para la economía argentina como el maíz cerró ayer u$s240,54 por tonelada, lo que representó un leve retroceso respecto a la jornada previa pero luego de una semana en la que acumuló tres subas consecutivas.

Por su parte en el caso del trigo y mientras ingresa la súper cosecha de Argentina al circuito comercial el cereal también se mantiene en su cotización, ayer cerró en torno a los u$s290,37 la tonelada, luego de haber subido casi 7% en la semana.

Paradójicamente los altos precios internacionales, fundamentalmente de los cereales, es otra de las grandes preocupaciones del Gobierno, porque si bien son generadores indiscutidos de divisas también su alza tiene un impacto real en la economía doméstica con la suba de sus derivados como el pan, los fideos, o en el caso del maíz a partir de la alimentación animal como el pollo.

Definitivamente el cóctel conformado por altos precios de los granos, sequía, presión sobre los tipos de cambio y reservas, parece ser al menos complejo para los próximos meses, en un economía de por sí ya caliente.

Publicidad