21 de enero de 2022 11:54 AM
Imprimir

Demás está decir que los impuestos es un tema delicado en la Argentina y sobre todo, si se piensa en el sector agropecuario. Según análisis privados, un productor agrícola o ganadero paga aproximadamente 35 impuestos entre nacionales, provinciales y municipales. Sin lugar a dudas, el impuesto que más malestar genera en el sector son los Derechos de Exportación, más […]

Demás está decir que los impuestos es un tema delicado en la Argentina y sobre todo, si se piensa en el sector agropecuario. Según análisis privados, un productor agrícola o ganadero paga aproximadamente 35 impuestos entre nacionales, provinciales y municipales.

Sin lugar a dudas, el impuesto que más malestar genera en el sector son los Derechos de Exportación, más conocidos como Retenciones, que según la gran mayoría del agro distorsiona el mercado, desincentiva la inversión y se lleva recursos vitales de los productores y las provincias a las arcas de Nación.

Cabe destacar que este tipo de impuesto resulta regresivo, dado que se aplica el mismo porcentaje de quita al producto sin importar el resultado, al igual que el IVA. Diferente sería un impuesto progresivo, que se ajusta según la productividad.

Pero el asunto de los “impuestos” no es sólo un tema nacional, sino que es mucho más profundo y global.

Davos

Actualmente se está desarrollando el Foro Económico Mundial de Davos, en esta edición de forma virtual “Davos en línea” y bajo el lema “¿Cómo trabajamos juntos y restauramos la confianza?”. En ese contexto un un grupo de billonarios y millonarios autodenominados “Millonarios Patriotas“, emitieron una interesante carta respecto de los impuestos.

Titulada “En los impuestos confiamos”, los empresario explican que “la confianza, no se construye en pequeñas habitaciones a las que solo pueden acceder los más ricos y poderosos“, así como tampoco está construida “por viajeros espaciales multimillonarios que hacen una fortuna con una pandemia pero no pagan casi nada en impuestos y proporcionan salarios bajos a sus trabajadores“.

La confianza se construye a través de la rendición de cuentas, a través de democracias bien engrasadas, justas y abiertas que brindan buenos servicios y apoyan a todos sus ciudadanos”, afirman y completan: “La base de una democracia fuerte es un sistema fiscal justo. Un sistema tributario justo“.

Como millonarios, sabemos que el sistema fiscal actual no es justo. La mayoría de nosotros puede decir que, si bien el mundo ha pasado por una inmensa cantidad de sufrimiento en los últimos dos años, en realidad nosotros vimos aumentar nuestra riqueza durante la pandemia; sin embargo, pocos o ninguno puede decir honestamente que pagamos una parte justa en impuestos“.

Esta injusticia que plantean los Millonarios Patriotas, pone de manifiesto que el orden fiscal internacional “ha creado una colosal falta de confianza entre la gente”, lo cual no se puede solucionar con “vanidosos proyectos multimillonarios o gestos filantrópicos fragmentarios”, sino que “requerirá una revisión completa de un sistema que hasta ahora ha sido diseñado deliberadamente para enriquecer aún más a los ricos”.

Primera solución

En pocas palabras, para restaurar la confianza de la gente, los millonarios aseguran que se “requiere gravar a los ricos. Todos los países que lo componen, deben exigir que los ricos paguen su parte justa. Impónganos a nosotros, los ricos, y impónganos ahora”.

“Hasta que los participantes (del Foro de Davos) no reconozcan la solución simple y efectiva que se les presenta a la cara (gravar impuestos a los ricos), la gente del mundo seguirá viendo su supuesta dedicación a solucionar los problemas del mundo como poco más que una actuación”.

Y concluyen su documento con una fuerte declaración: “La historia pinta una imagen bastante sombría de cómo se ve el final de las sociedades extremadamente desigualesLas conversaciones privadas no cambiarán lo que se avecina: son impuestos u horcas”.

Publicidad