28 de enero de 2022 11:07 AM
Imprimir

Una nueva ley obligará en Francia a informar sobre el origen de la carne en los restaurantes y comedores

Los propietarios de restaurantes y operadores de comedores en Francia deberán aportar a partir de ahora información relativa al país de origen de la carne de cerdo, pollo y cordero que se ofrezca en estos establecimientos de acuerdo con una nueva legislación que entrará en vigor el 1 de marzo. La nueva normativa forma parte […]

Los propietarios de restaurantes y operadores de comedores en Francia deberán aportar a partir de ahora información relativa al país de origen de la carne de cerdo, pollo y cordero que se ofrezca en estos establecimientos de acuerdo con una nueva legislación que entrará en vigor el 1 de marzo.

La nueva normativa forma parte del interés de Francia en tomar el control de la soberanía alimentaria y proteger a sus agricultores de lo que los políticos franceses perciben como competencia desleal de los productores fuera de la UE. 

La ley se aplicará a cualquier forma de comer fuera del hogar. Francia exige el etiquetado de origen en la carne de res en los restaurantes desde 2002, principalmente como respuesta a la crisis de la EEB.

“Hemos trabajado durante mucho tiempo en esto para poder finalmente permitir que los padres sepan si el pollo en los comedores escolares de sus hijos proviene de Francia o de Ucrania o de Brasil, y lo mismo ocurre con los restaurantes”, dijo el ministro de Agricultura francés, Julien Denormandie.

La legalidad de la ley tuvo que ser examinada por el tribunal del Consejo de Estado francés a principios de enero, antes de que pudiera publicarse.

Interbev, la interprofesional francesa de la aarne, ha acogido con satisfacción la adopción de este decreto, ya que, aseguran, permitirá a los consumidores tener acceso al origen de toda la carne comprada cruda por los restauradores, ya sea en restauración colectiva o comercial.

Para Jean-François Guihard, presidente de Interbev: “Desde hace varios años, Interbev defiende el acceso de los consumidores a una información clara y transparente sobre los productos que consumen. Solo podemos saludar la extensión de la obligación de proporcionar información sobre el origen de la carne de vacuno, que ya existía, a otros sectores. Sin embargo, también lamentamos que el decreto que impone la indicación de origen de carnes utilizadas en más del 8% en comidas preparadas finalizara el 31 de diciembre de 2021″.

Publicidad