28 de enero de 2022 11:09 AM
Imprimir

La sequía llegó al mate: los productores de yerba describen un panorama que no se daba desde 1945

El gerente de Playadito, la marca comercializada por la Cooperativa Liebig, graficó el duro panorama y el temor por la caída de la producción. "Durante el día tenemos casi 44 grados de calor", contó.

En Corrientes, a pocos kilómetros de las enormes pérdidas que sufrió el productor agropecuario Fernando Gianelli a causa de los incendios, el panorama no parece mucho más alentador. Los productores yerbateros de la cooperativa Liebig son quienes producen la yerba mate Playadito, una de las marcas más consumidas en el mercado, pero temen que la durísima sequía termine por desplomar a la producción. “La situación es muy crítica. Desde el año 1945 no vivíamos un fenómeno como el de ahora”, graficaron.

Orlando Stvass es el tesorero de los cooperativistas de Liebig, quienes están nucleados a nivel nacional por Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro). Desde el lugar, sumamente conmovido por el fenómeno climático, contó que “a los inmigrantes alemanes que llegaron en esa época a la Colonia, se les secó y murió todo y debieron liquidar las chacras. Algunos aguantaron y vivieron con lo poco que les quedó”. La alarma de los productores de ahora, entonces, está al máximo.

La cooperativa Liebig tiene casi 90 años y aseguran que la sequía es una de las más duras de la historia.

La cooperativa Liebig tiene casi 90 años y aseguran que la sequía es una de las más duras de la historia.

“Ahora hay una seca terrible. Todas las plantaciones de yerba se están muriendo. Durante todo el día estamos superando los 40 a 44 grados y el porcentaje de humedad es del 17%, algo inédito e inaudito”, agregó Stvass.

En Monte Carlo, Misiones, la sequía también se hace sentir.

En Monte Carlo, Misiones, la sequía también se hace sentir.

La ola de calor que se cortó en varias regiones del país aún no hizo mella en el Litoral y por el momento no se vislumbran nuevas lluvias.

“Aparecieron incendios por todos lados, esto trae más pérdidas, se quema todo porque está todo seco. En la primavera llovió poco, desde el 15 de noviembre prácticamente no llueve. En diciembre hubo alguna precipitación aislada pero entre la sequía y el fuego la pérdida es tremenda, un evento casi sin precedentes, es nuestra realidad”, sostuvo Stvass.

Playadito es la marca de yerba mate más reconocida de la cooperativa.

Playadito es la marca de yerba mate más reconocida de la cooperativa.

Y apeló a algo más allá de las posibilidades de los productores. “En muchos puntos del país está lloviendo, pero aquí aún no llueve nada y el pronóstico no es alentador, no tenemos cómo regar. Dios aprieta pero no ahorca, tenemos fe, pero la realidad es que hoy por hoy no hay de dónde sacar agua para regar los campos, los arroyos ya están secos”, se lamentó.

“Las plantas de yerba mate se están muriendo”, dicen los productores.

El panorama de la yerba misionera

Más al norte, ya en Misiones, otro hombre de Coninagro le puso voz a la situación. “Hasta aquí las pérdidas evidentes son de yerba. La mandioca si bien no se está desarrollando, puesto que es un camelio, está sobreviviendo, es decir al menos todavía no registramos mortandad de plantas. Pero no sabemos cómo sigue esto”, planteó Manfredo Seifert, consejero local e integrante de la Cooperativa Agrícola Mixta de Monte Carlo Ltda.

“Las plantas están padeciendo un estado de marchitez transitoria, la plantación está visiblemente afectada, esto configura un triste panorama, se están secando los frutos, el déficit hídrico este año es más pronunciado y está dejando las plantas sin síntomas de vitalidad”, cerró el productor norteño.

Fuente: www.a24.com

Publicidad