28 de enero de 2022 10:04 AM
Imprimir

¿Cuáles son los principales riesgos de lesiones de un veterinario en su trabajo?

El colegio profesional de Lugo recuerda la importancia de reforzar la seguridad en el saneamiento.

Los veterinarios reclaman más medidas de seguridad para evitar lesiones en su trabajo. Los accidentes que ocurrieron en los últimos tiempos —alguno de ellos, mortal, como el que le costó la vida a un profesional mientras trabajaba en el municipio de As Nogais— hicieron que el colegio de Lugo pidiese a las administraciones medidas de protección.

Las lesiones más frecuentes que puede sufrir un veterinario durante trabajos de saneamiento de ganadería vacuna son estas.

  • Patadas
  • Contusiones en la cabeza, en los brazos o en el pecho
  • Luxaciones de muñeca
  • Golpes por alcance (cornadas o impactos causados por la frente de una res) 
  • Pisotones

Puede haber también problema sin que intervengan los animales. Se producen en los siguientes casos:

  • Lesiones al meter el veterinario los brazos entre los barrotes de una mangada (cubículo donde entra el ganado para ser saneado).
  • Cortes mientras  se trabaja en las mangadas, ya que a veces las condiciones de esos espacios no son las idóneas.

Reclamación

Medidas acordadas.

Hace meses, el Colegio de Veterinarios de Lugo abordó con la Xunta la aplicación de medidas que aumentasen la seguridad. El presidente de la organización colegial lucense, José Luis Benedito, recuerda dos de las iniciativas acordadas. Una de ellas, que en las visitas a explotaciones para realizar el saneamiento hubiese dos personas y no solamente un veterinario. «Ayuda siempre, porque va a haber precauciones, y eso es bueno», dice.

Otra propuesta era la redacción de un código de buenas prácticas para divulgar entre los responsables de explotaciones. Benedito señala que se trata de una actuación pendiente, pero destaca la necesidad de su aplicación.

Ideas

Materiales para las mangadas y consejos a nuevos profesionales.

Benedito recuerda que las mangadas deben estar construidas en hierro, en aluminio o en madera. También es importante que haya unas condiciones de limpieza, pues así se evita el riesgo de infección en una herida que sufran un veterinario o un ganadero.

Por otro lado, advierte a los nuevos profesionales de la importancia de extremar las medidas de precaución, ya que las situaciones que se presentan en estos trabajos no son las mismas que se ven en las prácticas de la carrera y el riesgo es mayor.

Matiz

Diferencias en el ganado vacuno.

Benedito explica que el ganado de monte, por lo general, resulta más difícil de manejar durante el saneamiento, pues no está habituado a verse metido en un espacio como la mangada. El de explotaciones de leche, que pasa gran parte del tiempo estabulado, suele dar menos problemas

Alternativa

Posibilidad de transferir fondos.

Benedito apunta una idea para usar fondos en la mejora de las condiciones de seguridad y en el fomento de buenas prácticas entre los ganaderos. Recuerda que las campañas de saneamiento se harán con menos frecuencia gracias a los avances logrados por Galicia en este asunto: la comunidad logró oficialmente, el pasado noviembre, que la Unión Europea la declarase zona libre de tuberculosis bovina, y años antes ya había conseguido la declaración de territorio libre de brucelosis.

El presidente de los veterinarios de Lugo cree que si las campañas ya no tienen que hacerse todos los años, debido a esos avances en sanidad animal, es posible dedicar a refuerzo de la seguridad de las personas parte de lo que antes se destinaba al saneamiento del ganado.

Aviso

Medidas de amplio alcance.

El presidente del Colegio de Veterinarios de Lugo, José Luis Benedito, destaca una cuestión: «Creo que aún hacen falta más medidas de seguridad para veterinarios y ganaderos», afirma. También subraya que sus propuestas son válidas para la provincia de Lugo y para toda Galicia. Recuerda que las explotaciones de ganado vacuno de leche están también presentes en comarcas de A Coruña y de Pontevedra, mientras que las de carne, con trabajo con razas autóctonas, tienen arraigo en Ourense.

Incluso apunta Benedito que sus demandas pueden trasladarse al resto de la cornisa cantábrica o a comunidades como Castilla y León, en donde, dice, hay presencia de ganado vacuno pero también de lanar y caprino.

Arraigo

Una entidad con 1.100 colegiados.

El colegio lucense, con sede en Lugo ciudad, tiene hoy unos 1.100 miembros: destaca el presidente que esas cifras lo sitúan como cuarto de España por profesionales, solo por detrás de Madrid, de Barcelona y de Valencia.

Una encuesta entre los colegiados para interesarse por sus lesiones

El colegio lucense realizará una encuesta entre sus asociados para conocer su situación sobre posibles lesiones y sobre su tratamiento. Se les preguntará si han tenido lesiones, cómo han sido tratados desde el punto de vista médico, si tienen o han tenido alguna complicación después de lesionarse o si se han curado totalmente. La encuesta supone también otra muestra de la preocupación de la entidad por las condiciones de trabajo de los veterinarios. Benedito también aconseja a los dueños de animales que se pongan de acuerdo para ayudarse en el saneamiento, de modo que no haya solo un ganadero con el veterinario, y recuerda que las ayudas de unos a otros en las matanzas son un ejemplo.

José Luis Benedito tiene una larga experiencia  docente

José Luis Benedito: «Tres accidentes de veterinarios en Lugo en un año no son casualidad»

José Luis Benedito está a punto de cumplir su primer año al frente del Colegio de Veterinarios de Lugo. Ya participó antes en la entidad, pues fue representante de la Facultade de Veterinaria (USC),

—En los momentos más duros de esta pandemia, algunas veces se oyeron quejas por falta protagonismo de los veterinarios. ¿Estuvo valorado su papel?

—No. No se ha valorado pese a que en zoonosis tenemos bastantes recursos. Tenemos conocimiento, porque tratamos con los animales y algo que tenemos en cuenta son las enfermedades que los animales pueden transmitir al hombre. Si no se vigila eso, aparece la contaminación a las personas. Esa función de vigilancia y de control es algo que los veterinarios hemos hecho toda la vida.

Publicidad