28 de enero de 2022 22:46 PM
Imprimir

Pasó de escanear documentos a crear un sistema para el agro que ya exporta a 20 países

Guillermo Pensotti fabrica máquinas que realizan un análisis automático de granos

“La tecnología es extremadamente efímera, hacés algo que es un golazo y al tiempo se convierte en obsoleto”. Con eso en mente, en 1994, Guillermo Pensotti empezó a emprender. Comenzó con el desarrollo de una plataforma de software para gestionar documentos digitalizados y, 28 años después, tras varias reconversiones, esa idea se trasformó en una agtech que desarrolla máquinas que realizan control automático de la calidad de granos y semillas. Actualmente, factura al año 50 millones de pesos y exporta a más de 20 países.

Mientras estudiaba ingeniería de sistemas en la Universidad Nacional de Morón, Pensotti desarrolló junto a un compañero una plataforma de software para gestionar documentos digitalizados. “Hacíamos escaneo de documentos, en un momento en que todavía no existía ni el PDF”, señaló.

Sin embargo, con la necesidad de explorar nuevos nichos, se reinventaron y empezaron a hacer análisis de las imágenes. Desarrollaron sus primeros “sistemas de visión” para un control automático de calidad para varios productos de diferentes industrias, como la plástica, metalúrgica, automotriz, alimentos y bebidas. Así se convirtieron en “solucionadores de problemas” y nació su marca comercial MachVision.

“Venía, por ejemplo, una empresa que fabricaba latas de gaseosa, que necesitaba detectar los productos que tienen algún tipo de defecto antes que lleguen a la mano del cliente. Nosotros le desarrollamos un sistema para identificarlas y sacarlas de la línea de producción”, explicó.

Había un problema: era mucho trabajo y esfuerzo para una sola solución que, al ser muy personalizada, era difícil vender a otros clientes. ”Empezamos a pensar a quién le podíamos vender algo que pudiéramos replicar en una industria más grande”, recordó Pensotti.

El software utiliza algoritmos propios de análisis de imagen e inteligencia artificial para analizar cada grano de una muestra y determinar su calidad.
El software utiliza algoritmos propios de análisis de imagen e inteligencia artificial para analizar cada grano de una muestra y determinar su calidad.

El sector agropecuario era una opción. Sin mucho conocimiento, empezaron a golpear puertas y a investigar sobre necesidades o problemáticas del sector que se pudieran resolver con análisis de imagen.

Nos encontramos que había muchos procesos que se hacían a mano y eran realmente arcaicos, que hay un montón de tecnología y un montón de capital invertido en mejorar la producción y un montón de cuestiones, pero todo lo que son los controles de calidad los seguían haciendo a mano, como hacía 30 años”, indicó.

Allí había una veta y empezaron a trabajar en el análisis de calidad de granos de manera digital. Lo que en 2014 era una opción en 2017 pasó a ser el 100% de la facturación y ya eran una agtech. “Había tanto por hacer que nos absorbió”, dijo el empresario que ese año tomó las riendas de la compañía al comprarle la parte a su socio.

Actualmente desarrolla y fabrica, desde cero, máquinas que hacen control automático de la calidad de granos y semillas. “La vedette es el software porque la máquina lo que hace es acomodar los granos para que se le puede sacar la foto y luego esas imágenes se analizan para determinar la calidad de la muestra”, indicó.

Las máquinas están compuestas por hardware (mecánica y electrónica) totalmente desarrollado y fabricado por la firma argentina. Solo usa un 5% del valor en insumos importados
Las máquinas están compuestas por hardware (mecánica y electrónica) totalmente desarrollado y fabricado por la firma argentina. Solo usa un 5% del valor en insumos importados

Explicó que, por ejemplo, con las máquinas que tienen ahora el análisis de calidad de una muestra de arroz lo hacen en solo 90 segundos. Cuadruplican el tamaño de la muestra que suele revisarse en forma manual y disminuyen el tiempo de análisis de 22 minutos a 1,5 minutos, con un incremento real de la productividad de casi un 1800%.

El año pasado vendimos tecnología a China, no lo podíamos creer por los altísimos niveles de desarrollo que tienen, también le vendemos a Estados Unidos”, destacó. En total son 20 los países a los que exporta. Durante 2020 el 72% de sus ganancias fueron por exportación, pero el año pasado se centraron en el mercado interno y equipararon el porcentaje.

Este año vamos a fabricar una serie cinco veces mayor a la que hicimos en 2020. En septiembre del año pasado vendimos mucho más de lo que esperábamos y nos quedamos sin stock; esperamos continuar por ese camino de crecimiento”, concluyó.

Pilar Vazquez

Fuente: La Nacion

Publicidad