29 de enero de 2022 01:14 AM
Imprimir

Preocupación y cautela de productores y comercializadores agrarios ante la crisis Rusia-Ucrania

Los últimos acontecimientos que se están viviendo ante la crisis geopolítica entre Rusia y Ucrania, apoyado este último país por la OTAN, EE.UU. y la UE, han despertado el temor y suscitado la cautela en el sector productor y comercializador agroalimentaria español.

Podría decirse que se está viviendo una tensa preocupación durante estos días, pero la realidad es que, por el momento, la corriente comercial de materias primas agroalimentarias entre ambos países ribereños del Mar Negro no se está viendo afectada y se está desarrollando con cierta normalidad, no exenta de cautela por lo que pueda suceder si Rusia invade Ucrania y ambas partes se embarcan en un conflicto armado que nadie desea.

En su visita este jueves 27 de enero a las instalaciones de Tajonar (Navarra) de la sociedad cooperativa Grupo AN, el ministro de Agricultura, Luis Planas hizo un llamada a “no adelantar acontecimientos” sobre esta crisis geopolítica en el sector productor y comercializador agroalimentario, recordando que tanto el Gobierno español, como la UE y la OTAN apuesta por la vía diplomática y la negociación para resolver un problema, que lleva enquistado desde al menos 2014.

Para Planas es “muy temprano para hacer cualquier cálculo o evaluación” sobre lo que podría suceder si la Rusia de Putin lleva a cabo una invasión sobre Ucrania, aunque “el deseo y la esperanza es que eso no sea el caso.”

Por su parte, algunas organizaciones agrarias y asociaciones del comercio expresaron cierto temor a las graves consecuencias que se derivarían de una escalada de la crisis ruso-ucrania, debido a que nuestro país tiene una fuerte dependencia importadora del maíz y del aceite/pipa/torta de girasol de Ucrania y del trigo blando de media-baja calidad de Rusia para la fabricación de piensos.

Fuentes del sector comercializador, han destacado que España es ampliamente deficitaria para cubrir su demanda interna de cereales. Y así, compra a Ucrania entre el 28 % y el 30 % de sus importaciones de maíz y un 60 % de las de pipa/torta/aceite de de girasol y, por lo tanto, un agravamiento del conflicto podría tensionar la oferta y elevar el coste de estas materias primas.

En declaraciones a la agencia EFEAgro, José Manuel Álvarez, secretario general de la Asociación del Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (ACCOE) señaló que, “de momento, el suministro funciona con normalidad, pero si empeora puede acarrear consecuencias muy negativas.”

Rusia es uno de los países que lideran la exportación de trigo blando, mientras que Ucrania ocupa el quinto puesto, aunque es el cuarto exportador de maíz, y en la actual situación de crisis eso añade incertidumbre al mercado en los próximos meses, aunque todo dependerá también de cómo se comporten las cosechas de países sudamericanos que abastecen a España y sobre la que existe cierta incertidumbre aún.

Asimismo, el sector agrario y agroalimentario está sobre aviso sobre las nuevas trabas comerciales que pudiera poner Rusia en caso de que se impusiesen sanciones económicas de la parte Occidental, con la UE, Reino Unido y EE.UU. en cabeza, a la Federación Rusa. Al respecto, se recuerda al veto comercial que impuso contra productos agroalimentarios occidentales, sobre todo de la UE, en 2014, que ha supuesto pérdidas de mercado, en su mayor parte insustituibles, para la exportación nacional de diversas frutas y hortalizas, así como para el sector cárnico y lácteo.

Déficit comercial

En la actualidad, la balanza comercial agroalimentaria de España con Ucrania es deficitaria, con un saldo negativo de 652,5 M€, según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio entre enero y noviembre de 2021.

España compró principalmente a este país que orilla con el Mar Negro aceite de girasol por valor de 371 M€ en ese período, así como maíz por importe de 357,27 millones en maíz, siendo los cereales (también algo de trigo), en general, como la categoría más importada, por valor de 383,4 millones de euros.

Por su parte,  el sector agroalimentario exportó entre enero y noviembre del pasado año a Ucrania productos por valor de 153,23 M€, principalmente merluza congelada (25,2 M€), semillas de girasol (16,3 M€), aceitunas en conserva (13,7 M€) y vino (13,3 M€).

El déficit  comercial con este país del Este, ha ido en aumento en los últimos años y en la actualidad el 27,6 % de las importaciones españolas de maíz provienen de Ucrania (superan el 50% del total importado de países terceros), así como el 13 % del trigo, el 31 % de las tortas de aceites vegetales y el 15,4 % de las leguminosas grano, según el análisis de la organización agraria COAG, con datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Diplomacia y prudencia

Con todo, el sector productor agrario y comercializador han hecho una llamada a la prudencia y a la diplomacia en un intento de “desescalar” un conflicto que, por ejemplo, para el sector exportador de frutas y hortalizas frescas no es nuevo, puesto que desde 2014 Rusia veta su envío al mercado de ese país, en represalia por las sanciones impuestas por la Unión Europea  a Moscú, tras su anexión de la península de Crimea, en Ucrania.

La patronal de productores y exportadores, FEPEX, y otras organizaciones sectoriales de frutas y hortalizas han reiterado con frecuencia en que España no ha encontrado un mercado alternativo al ruso para sus frutas, sobre todo en melocotón o nectarinas y, además, la CE tampoco ha sido capaz de abrir alternativas comerciales a nuevas exportaciones hacia otros países terceros.

Por su parte, Andrés Góngora, responsable del sector hortofrutícola de COAG señaló a la agencia EFEAgro que “Rusia viene utilizando el cierre de sus fronteras como herramienta para meter presión en las relaciones diplomáticas (…) Se ha dejado de vender allí y se han generado situaciones muy graves de precios en el sector.”

Góngora ha demandado a la UE que “no vuelva a abandonar a sus productores y programe medidas compensatorias para amortiguar un nuevo varapalo, si se recrudece el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania.”

Publicidad