30 de enero de 2022 11:36 AM
Imprimir

Las tierras de diatomeas siguen ampliando las formas de usos

Además de sus aplicaciones en viticultura, también ganadería y hortalizas, se espolvorea para la conservación de bulbos madre de semillas.

“Se está utilizando bastante en el sector de la conservación de bulbos de cebolla para semilla, y por supuesto, en todos los demás usos agrícolas y pecuarios ya conocidos”, aseguró a Suplemento Verde el experto y veterano ingeniero Eduardo Arturo Dománico, quien junto a su hijo Eduardo Marcelo, trabajan en el rubro agrominería desde hace muchos años.


“En 1995 empezamos a trabajar con esta alga fosilizada, en departamentos alejados de la Capital. Además tenemos sulfato de calcio o yeso y otros minerales de uso agrícola, ganadero e industrial”, continuó diciendo. 


Luego mencionaron los dos: “Para el año 1999 obtuvimos la certificación como insumo para la agricultura orgánica y es el único insecticida orgánico aprobado por Senasa con principio activo 100% mineral, solo, sin aditivos”. 

Se expende en envases de 20 kilos.

Si bien tienen una gama de productos para ofrecer, lo más importante y número uno es la tierra de diatomeas. Pudieron crecer lentamente y a los 10 años ya exportaron a Francia y países europeos. Chile fue un mercado importante y atractivo para ellos, y luego Uruguay, Bolivia y Paraguay. Incluso en nuestro suplemento dimos una nota de los viajes al país vecino, pasando los camiones por la altura del paso internacional de Agua Negra.


Eduardo hijo, mencionó “Diatomid, que es nuestra marca comercial de tierras de diatomeas, se está llevando para secar bien los bulbos madres de las cebollas, que luego serán plantaciones para semillas. Al provocar una lenta deshidratación, van secando de a poco y anulan los agentes patógenos dañinos. Se espolvorea directamente como fina capa por sobre las bolsas o cajones donde están estas hortalizas”.


Estos restos fósiles de algas unicelulares y de minerales, también son usados en agricultura orgánica y tradicional, para controlar plagas, combatir enfermedades fúngicas, asimismo fertilizar y recuperar suelos.


Tiene innumerables propiedades benéficas, entre ellas que combate de variedad de plagas y enfermedades fúngicas, corrección de Ph en suelos (acidez), conservación de frutas y hortalizas, cereales y oleaginosas, control de insectos en la industria y la ganadería, nutrición animal y vegetal son sólo algunos de los usos crecientes de muchos productos nuevos y no tan nuevos, provenientes de la oferta minera provincial. 

Publicidad