5 de febrero de 2022 20:20 PM
Imprimir

En Santa Fe, buscan cultivar frutillas durante todo el año

Los investigadores de la zonas horticultora santafesina piensan en cultivar frutillas todo el año. Mostraron los avances de los ensayos realizados en cultivos de frutilla en sustrato y en altura. Un sistema que ofrece múltiples ventajas comparado con la producción convencional a campo.

En la localidad santafesina de Desvío Arijón cultivar frutillas en sustrato, en altura y bajo macrotúneles es una tarea que se incrementa anualmente.

Desde 2017, un equipo de investigadores del INTA lleva adelante ensayos productivos de esta especie a fin de evaluar las diferencias con la producción tradicional.

“Evaluamos variedades, densidades de plantación, y lo que específicamente estamos haciendo este año es una comparación más exhaustiva entre el cultivo en sustrato y el cultivo convencional a campo”. Así lo mencionó la especialista María del Huerto Sordo, investigadora del INTA Monte Vera, en Santa Fe.

Un trabajo progresivo

La variedad elegida fue San Andreas por ser de día neutro. Es decir, que no responde al fotoperiodo, pero si requiere temperaturas adecuadas para desarrollar las yemas florales.

“Se implantaron el mismo día y con la misma variedad ambos sistemas. Con esto buscamos comparar el rendimiento total, la curva de producción, cuál es la calidad de la fruta, y la presencia de plagas y enfermedades”, explicó la investigadora.

De los resultados el equipo resaltó que en el sistema en sustrato se obtiene una producción bianual y una estival que resalta por la calidad y cantidad de fruta cosechada.

Los beneficios del sustrato

Empieza a dar frutos los primeros días de junio, igual que si estuviese a campo, pero la cosecha continua todo el año. “Lo bueno de este sistema es que los costos se van diluyendo”, mencionó.

María del Huerto Sordo, investigadora del INTA Monte Vera, contó la manera de producir frutillas sin suelo en esa provincia.

Los plantines se desarrollan en un sustrato alternativo a la tierra y reciben aportes nutricionales mediante el riego controlado por goteo con aplicación de fertilizantes.

Al utilizar una base prácticamente inerte y estar alejada del piso, la planta tiene menos incidencia de enfermedades y tampoco requiere de la desinfección del suelo con plaguicidas.

Una alternativa que múltiples ventajas

Otra de las ventajas en cuanto a la altura de cosecha, es que optimiza el tiempo de recolección. Además mejora las condiciones laborales de los cosecheros.

Desde 2017, un equipo de investigadores del INTA lleva adelante ensayos productivos de esta especie.

“Con este sistema pueden hacerlo de forma parada, entonces, no tienen ningún problema en la cintura porque la ergometría es mucho mejor”, agregó la especialista.

Además, esta tecnología permitiría incrementar la producción y los rendimientos por unidad de superficie mediante la disminución de la distancia entre plantas y la implantación a diferentes niveles de altura.

El ABC Rural

Fuente:

Publicidad