7 de febrero de 2022 11:52 AM
Imprimir

Leonel Passarino: “De los precios todos se enteran, pero de los rendimientos no…”

Uruguay : Es integrante de una empresa familiar agropecuaria del litoral del país, dijo que más que productores hay que ser empresarios, y advirtió que cuando “los precios bajan por ascensor, los costos lo hacen por la escalera”.

Leonel Passarino consideró respecto de la explotación agrícola y ganadera, el productor dijo que la ganancia de la ganadería está en la recría y que para la canola fue “un año excepcional de punta a punta”. Mirando el futuro, el productor dijo que “hay ideas y hay ánimo de hacer y de invertir” en el sector primario.
Lo que sigue es un resumen de la charla con Rurales El País.

-¿Cómo siente trabajar en una empresa familiar dedicada al rubro agropecuario?

-Viene de mi abuela, luego mi padre y ahora estamos con mis hermanos. Mi padre está todo el día en la empresa, y si bien está totalmente informado ya toma pocas decisiones. Tal vez incide en algún cambio de maquinaria o algo puntual. Somos 4 hermanos que participamos, y 2 con actividades independientes a la empresa. Es un desafío muy lindo. Nuestro padre fue trasladando la empresa a nosotros y ahora nosotros tendremos que pensar en cómo seguir bajándola para que siga funcionando como es su anhelo.

-Usted tiene muchos años en el rubro. ¿Cómo han ido evolucionando en el mismo?

-Crecí en el campo y sigo viviendo en el campo. Las hemos pasado todas. Mi padre empezó con 68 hectáreas y hoy estamos explotando en total casi 5.000, con campos en el norte netamente ganaderos y ovejeros. Nos apasiona y nos llevamos muy bien entre todos, no solo los que toman las decisiones sino con la familia de cada uno. Esta es la principal fortaleza de la empresa: la integración. En eso tienen mucho que ver nuestros padres. Pasamos muchas crisis y la seca de 2018, que fue dañina porque además de afectar los cultivos derrumbó nuestro ánimo. Nos hemos vuelto a levantar, siempre tratando de aplicar tecnología, con esfuerzo y personal capacitado buscando una rentabilidad. La agricultura a cielo abierto tiene riesgos, pero también trae alegrías.

-Hoy estamos con costos altos, pero hay buenos precios para casi todos los productos del sector. ¿Cómo ven los próximos años?

-Hace años que venimos haciendo las proyecciones y no somos de los cambios muy radicales. Veo la carne con buenas perspectivas y los granos valen. Estos son momentos muy buenos de precios, pero los tenemos que ayudar con rindes. Esta es una crítica que hago a toda la sociedad: de los precios todos se enteran, de los rendimientos no. Si te faltan 2.000 kilos de soja como pasó el año pasado, no se sabe tanto como cuánto vale la misma. Luego tenemos el tema costos. Como decía Daniel Miró, los precios bajan por ascensor y los costos lo hacen por la escalera. De todos modos, con precios altos hay una perspectiva mejor y se agrega a los cultivos más tecnología, mirando un poco menos los gastos. Después es la ecuación la que manda.

-¿Cómo han ido integrando la producción de carne a una empresa agrícola?

-Hoy pienso que más que productores agropecuarios hay que ser más empresarios. La carne hay que integrarla al circuito de producción de granos. Nosotros hace años que la venimos integrando. La mayoría de los granos que se venden se usan en la nutrición animal, y eso le pone un precio de paridad de importación principalmente al maíz y al sorgo. A veces, por cuestiones de la naturaleza, los granos sobran, como sucedió con la cebada este año. Nosotros vamos a vender maíz porque justamente hicimos forraje con la cebada, entonces volcamos el excedente al mercado con buenos precios. Este es el fusible de la ganadería: aparte de ser muy buen negocio permite el consumo de los granos y mantener el precio de los mismos. Nosotros desde 2012 o 2013 estamos en cuota 481, siendo uno de los primeros corrales de Soriano, con una capacidad para 1000 animales. Tenemos varios corrales de recría donde considero, amparado en los números, que es donde está la ganancia de la ganadería. Hacemos casi 90% de terminación para cuota, salvo alguna vaca de invernada o algo puntual. Los últimos 100 días son caros, al tiempo que la recría desde un ternero hasta un animal de 380 kilos se hace más barato en régimen de pasturas de alto rendimiento y medio encierro. La producción por hectárea en la recría es altísima. Ahí veo el negocio.

-¿Cómo ve la situación de los ovinos?

-Las lanas finas y la carne ovina muy bien. Tuvimos un 2021 excelente para las proteínas. Nosotros hacemos cordero pesado. Es otro rubro más. De todas formas tenés que tener las condiciones. Si un tipo hace un barbecho y pone 200 corderos pero no tiene casero, no tiene alambrados y demás, es complicado. Hay que tener cuidado con los problemas de perros, parásitos, personal… Si tenés la infraestructura, corrales, personal y lo demás, agregas el rubro y es muy interesante. Si no tenés eso y lo querés agregar solo porque te dicen que es buen negocio, hay que tener cuidado.

-¿Cómo analiza la situación de los cultivos de invierno?

-A la zafra que terminamos le faltó una lluvia en octubre, castigando sobre todo a la cebada por el tamaño de grano. En trigo tuvimos buenos rindes. Nosotros estamos a 20 kilómetros de Dolores y en esta zona se notó menos. Hubo otras zonas donde se perdió más calidad por falta de agua. Nosotros tuvimos casi 2/3 de la cebada de rechazo, y habíamos plantado más cebada que lo normal. La usamos para forraje y algo se vendió. Atrás de todo eso hay un tema económico y financiero porque uno cuenta con ese dinero para solventar los insumos de cultivos de verano. Para la canola fue un año excepcional de punta a punta. Nos estamos amigando con el cultivo. Hace 3 años era un “cuco”, ahora le vamos agarrando la mano en el nacimiento y en la trilla. Este año fue muy bueno y ni que hablar de los precios que fueron un exabrupto. Se cerraron muy buenos números, además de los beneficios que trae la canola como puente verde, explorando para abajo el suelo y dejando un muy lindo rastrojo. No en vano se aumentó en 2 o 3 veces el área en el último tiempo. Va a seguir teniendo su lugar.

“Hay ánimo de invertir, se apuesta a la producción…”

-¿Coincide en que el riego y los seguros agrícolas son de los principales desafíos del sector a futuro?

-En los seguros de rendimiento vamos a ir mejorando. Cuanto más información y más área asegurada, menores serán los costos. Se está avanzando y es muy bueno. Hoy vemos que productores que no están obligados a asegurarse lo hacen, y esto va a mejorar las ofertas de los seguros de rendimiento. Con el riego sucede parecido. Nosotros en 2013 compramos un campo con un sistema de riego que en esa época era barato, y de ahí para adelante entramos en proyectos de inversión. Hoy tenemos casi 300 hectáreas con posibilidad de regar. Se está apostando mucho a esos proyectos de inversión. El riego, el cuidado del medio ambiente, amigarse con la ecología y con el resto de la sociedad… Ese concepto de cosechar el agua se está llevando a cabo y se va a seguir haciendo. Nosotros estamos poniendo más equipos de riego y tenemos proyectos en mente de residuos sólidos. Hay ideas, hay intenciones y hay ánimo de hacer e invertir. Se está apostando al sector primario y a la producción.

Fuente: ElPais

Publicidad