7 de febrero de 2022 16:25 PM
Imprimir

Conarpesa mantendrá su negocio centrado en langostino

Admiten que la temporada de Rawson se presenta más floja que anteriores, pero consideran que la pesquería es estable y sustentable. Álvarez Castellano dijo que los precios internacionales se mantienen y anticipó que en sus plantas no diversificará la producción con merluza o calamar.

El presidente de Conarpesa, Fernando Álvarez Castellano, analizó la evolución de la pesquería de langostino en aguas de Chubut y las variables que presentan los mercados internacionales en el inicio de este 2022. Consideró que el sector industrial dedicado al langostino se encuentra estable, y confió en las políticas de manejo del recurso para definir aperturas y cierres de jurisdicciones, indicando que desde que comenzó en la actividad hace 25 años, hoy hay previsibilidad a pesar de los altibajos de capturas.

No obstante, anticipó que Conarpesa no analiza ni prevé diversificar su matriz productiva, y que mantendrá su negocio focalizado en el recurso langostino, y que en sus plantas no se volverá a incursionar en el procesamiento y manufactura de merluza o calamar.

Zafra en aguas de Chubut

“No ha sido muy buena temporada respecto a años anteriores, pero ha sido muy irregular el tiempo con lo cual los barcos no han podido pescar en forma pareja”, analizó sobre los menores porcentajes de desembarques reportados en el puerto de Rawson.

“En cuanto a capturas no ha sido buena respecto de las dos temporadas anteriores, pero por ahora seguimos pescando, y eso dependerá de lo que digan las autoridades provinciales hasta cuándo dejarán abierto, y ahí haremos una evaluación más completa”, sostuvo al considerar que es prematuro evaluar el final de la zafra provincial.

En tanto, admitió que los rendimientos han decrecido: “antes en cuatro o cinco horas los barcos estaban completos y ahora está costando más completar los barcos, pero veremos cómo sigue en las semanas por delante”, agregó.

Reabrió Agropez

Álvarez Castellano explicó que resolvieron volver a poner en actividad la planta de procesamiento ubicada en el puerto capitalino, al tiempo de anticipar que estará operando mientras dure la zafra del marisco.

“Estamos trabajando en la planta de Rawson porque estaban dadas las condiciones, además tuvimos el pedido del Intendente y de la Secretaría de Pesca, y decidimos que se trabaje en la temporada para que la gente tenga tres o cuatro meses de trabajo”, manifestó.

Precios internacionales estables

En cuanto a la situación global del comercio exterior y las particularidades de los mercados receptores del langostino salvaje patagónico, el presidente de Conarpesa mencionó que “los precios se han logrado mantener en valores similares a los del año pasado. El mercado se empieza a mover en febrero, y es normal que en enero después de las fiestas se frene un poco, además, van consumiendo el stock que tienen”, refirió al mostrarse optimista a que los valores se sostengan.

Administración de la pesquería

Por otro lado, y respecto a las políticas de manejo del recurso para la apertura aguas nacionales en los meses venideros sostuvo que “esas son decisiones que deben tomar el Consejo Federal y la Subsecretaría de Pesca, ellos cuentan con informes biológicos para definir cuándo se abre Nación, y yo voy a respetar, si se considera que es lo mejor para la pesquería. Cuando estén dadas las condiciones saldrán los congeladores a pescar en aguas nacionales”, puntualizó.

Sobre el mayor esfuerzo pesquero al que ha sido sometido el recurso por la incorporación de barcos fresqueros de altura, Fernando Álvarez Castellano, dijo que esa estratificación de flota si cuenta con licencias para pescar langostino están en su derecho de hacerlo.

“Sobre eso siempre he dicho lo mismo: si tienen permiso nacional que se aplica a la pesca de langostino, es su derecho salir a pescar, y no tengo nada que decir sobre ellos. Tienen el mismo derecho que yo de poder ingresar a pescar a aguas nacionales”, opinó.

Focalizado en el Pleoticus muelleri

“Si bien hemos estado pescando menos, la industria y el sector se está moviendo. En cuanto a la política pesquera puedo tener matices de estar o no de acuerdo con algunas medidas, pero en términos generales hay que medir los resultados, y esos resultados muestran que hay más barcos, hay más actividad”, reflexionó el empresario pesquero.

En su análisis señaló que “estoy en la actividad hace veinticinco años y la pesquería de langostino ha tenido un crecimiento sostenido, y en general se mantiene. En los últimos quince años las políticas de manejo han permitido que la pesquería sea sostenible y eso se debe mantener”, instó.

Por otro lado, en lo que refiere a la idea que las diferentes empresas de Chubut avancen hacia una diversificación de la matriz pesquera y que no queden atadas exclusivamente al langostino, el dueño de Conarpesa recordó que “en todas las plantas que he tenido he trabajado con la merluza y me ha ido fatal. Tal vez, no entendí el negocio, no sé en qué falle, pero ya me cansé de insistir con merluza o calamar, y hoy no quiero comprometerme a contratar un volumen de gente para generar un producto que no sea rentable”, precisó.

“No tenemos previsto volver a procesar merluza. De hecho, tengo un barco que compré, el San Cayetano, que tiene cuota de merluza, pero la saldremos a pescar para algún tercero, no la vamos a procesar en las plantas de Conarpesa”, ratificó Álvarez Castellano.

No se opone a que se explore ese camino por parte del sector, “pero en forma particular debo reconocer que fracasé haciendo merluza en Comodoro Rivadavia, en Caleta Olivia, en Puerto Madryn; entonces, es mejor dar vuelta de página”, concluyó.

Publicidad