10 de febrero de 2022 10:18 AM
Imprimir

EE.UU. proyectó en baja las cosechas de Sudamérica y los precios de la soja volvieron a subir en Chicago

El valor de la oleaginosa subió un 1,6%, hasta los US$585,97 por tonelada; en su informe mensual el USDA redujo sus previsiones para la producción en Brasil, la Argentina y en Paraguay

El impacto del tiempo seco sobre buena parte de las regiones agrícolas de Sudamérica quedó plasmado hoy sobre el nuevo informe mensual de estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), donde las cosechas y las exportaciones de soja de Brasil, la Argentina y de Paraguay fueron proyectadas en baja. Esto, y condiciones meteorológicas que siguen afectando en forma adversa a los cultivos en los tres países, aportaron más combustible alcista a los precios en Chicago.

Al cierre de los negocios, las pizarras del mercado referente para los granos en el nivel mundial reflejaron una suba de US$9,46 sobre la posición marzo de la soja, cuyo valor de ajuste quedó en US$585,97 por tonelada. En lo que va de 2022 este contrato acumula un alza del 19,1% desde los US$492,09 del 31 de diciembre de 2021 y se encuentra en el nivel más alto desde el 6 de junio último, cuando se cotizó a US$590,60.

En su reporte el USDA redujo de 139 a 134 millones de toneladas su previsión sobre la producción en Brasil; de 46,50 a 45 millones la de la Argentina, y de 8,50 a 6,30 millones la de Paraguay. Además, el organismo recortó en 5,70 millones las exportaciones conjuntas de soja del bloque, con el mayor ajuste sobre las ventas brasileñas, que fueron reducidas de 94 a 90,50 millones.

Para la Argentina el impacto de la menor oferta doméstica impactaría sobre todo el complejo sojero según el USDA, que recortó la estimación de exportaciones de poroto de 4,85 a 3,75 millones de toneladas, la de harina de 28,80 a 28 millones y la de aceite de 5,90 a 5,80 millones.

El dato de la menor exportación de harina de soja desde la Argentina -el país lidera su comercio global- era lo que venían esperando los operadores estadounidenses. Más si el mismo aparecía acompañado, como sucedió, de un ajuste en las ventas de Brasil (fue de 17 a 16,85 millones) y de un aumento en el comercio de harina de EE.UU. (fue de 12,70 a 13,06 millones). De hecho, el valor de la harina de soja en Chicago subió hoy US$8,60 y consolidó una ganancia del 15,7% en lo que va de 2022, al pasar de 439,93 a 509,15 dólares.

Atado a la previsión de mayores exportaciones de harina de soja desde los Estados Unidos, el USDA elevó su estimación sobre la molienda en ese país, de 59,60 a 60,28 millones de toneladas y ello impactó en forma directa sobre las existencias finales, que fueron ajustadas de 9,52 a 8,84 millones de toneladas, un volumen que igualmente resultó mayor que los 8,44 millones que aguardaban los operadores.

En cuanto a la demanda, el USDA redujo su expectativa sobre la demanda de China, al ajustar sus exportaciones de 100 a 97 millones de toneladas.

La suba de precios en el mercado estadounidense no guardó relación solo con lo proyectado por el USDA sobre Sudamérica, sino que tuvo en cuenta el hecho de que el clima sigue afectando los cultivos. En Brasil, que tiene las mayores pérdidas productivas en el sur, ahora el exceso de lluvias está ralentizando las tareas de cosecha en regiones de Mato Grosso, en el centro-oeste, donde se esperan rindes elevados que, de persistir la humedad, podrían verse afectados, al igual que la calidad de los granos. En general, las estimaciones privadas sobre el volumen de la producción brasileña oscilan de 127 a 133 millones de toneladas, con el mayor número de valoraciones abajo de la marca de los 130 millones.

Mañana publicará su nuevo informe mensual la Compañía Nacional de Abastecimiento, dependiente del Ministerio de Agricultura de Brasil, que en enero proyectó la producción de soja en 140,50 millones de toneladas y las exportaciones, en 89,31 millones.

En la Argentina las últimas lluvias aportaron un alivio parcial a los cultivos, pero el cuadro productivo podría volver a agravarse si no se registran lluvias importantes en las próximas dos semanas. La nueva proyección del USDA quedó muy por encima de los 40 millones de toneladas proyectados por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y de los 42 millones previstos por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Mercado local

La suba de precios externa tuvo impacto en el mercado local, donde el contrato mayo del Matba Rofex, que marca la entrada formal de la nueva cosecha, aumentó hoy US$5,90 y cerró en 407,20 dólares por tonelada, el nivel histórico más elevado para dicha posición.

En el Gran Rosario las ofertas de las fábricas crecieron de 413 a 416 dólares por tonelada de soja con entrega inmediata. “La rueda fue muy dinámica, con algunos compradores que pagaron hasta US$420 por lotes grandes”, contó a LA NACION una fuente del sector comercial, que calculó en 200.000 toneladas el volumen de soja al que se le puso precio hoy.

La suba del valor FOB en los puertos argentinos fue de 638 a 647 dólares para el poroto de soja; de 1437 a 1460 dólares para el aceite, y de 509 a 517 dólares para la harina, según informó el Ministerio de Agricultura.

Maíz y trigo

En su espacio sobre el maíz, el USDA hizo ajustes inferiores a los esperados por los operadores. Por caso, las existencias finales estadounidenses fueron sostenidas en 39,11 millones de toneladas, contra los 38,41 millones previstos por el mercado.

Para Brasil la cosecha de maíz fue estimada con una leve baja, de 115 a 114 millones de toneladas, mientras que para la Argentina el organismo no hizo modificaciones a su valoración de enero, al volver a proyectar 54 millones de toneladas, un volumen que, por caso, sigue muy por encima de los 48 millones de toneladas pronosticados por la Bolsa de Comercio de Rosario. Además, en ninguno de los dos casos el USDA cambió sus cálculos sobre las exportaciones, que fueron sostenidas en 43 y en 39 millones de toneladas, respectivamente.

Pese a estos datos que podrían considerarse bajistas, el maíz cerró en alza hoy en la Bolsa de Chicago, donde la posición marzo subió US$5,70 y quedó con un ajuste de 254,61 dólares por tonelada.

En cuanto al trigo, el USDA elevó su estimación sobre las existencias finales estadounidenses, de 17,09 a 17,63 millones de toneladas, frente a los 17,12 millones previstos por los operadores. Esto estuvo relacionado con menores exportaciones y con una leve baja del uso total.

Para la Argentina el USDA mantuvo su estimación de cosecha 2021/2022 de trigo en 20,50 millones de toneladas, por debajo de los 22,10 millones previstos por el Ministerio de Agricultura de la Nación, en tanto que las exportaciones las proyectó en 14 millones de toneladas, por encima de los 13,50 millones del reporte de enero, pero abajo de los 14,50 millones calculados por el organismo argentino.

Al cierre de los negocios, la posición marzo del trigo en Chicago y en Kansas subió US$2,30 y 5,05, mientras que su ajuste fue de 288,44 y de 299,46 dólares por tonelada, respectivamente.

Dante Rofi

Fuente: La Nacion

Publicidad