10 de febrero de 2022 13:07 PM
Imprimir

¿Conoces la dieta BARF? La última moda en alimentación animal

Es un tipo de dieta que busca parecerse lo más posible a la alimentación que seguirían los animales si estuvieran en libertad y tuvieran que cazar.


SANDRA GARLO

La corriente de alimentación saludable en la que vivimos inmersos desde hace ya un tiempo no podía dejar atrás a los más peludos de la casa. La dieta BARF (comida cruda biológicamente apropiada, por sus siglas en inglés) es el último grito en alimentación animal y se apunta a la moda del healthy living. Pero ¿en qué consiste realmente esta dieta? ¿Es más recomendable que otras?

La dieta BARF aboga por una vuelta a lo natural, a la dieta evolutiva, a parecerse lo más posible a la alimentación que seguirían los animales si estuvieran en libertad y tuvieran que cazar. Los perros y gatos son animales carnívoros y así lo demuestran sus dentaduras que son muy similares a las de sus hermanos lejanos que viven en estado salvaje en la naturaleza como los lobos, leones o tigres.

Alimentación animal

Con la dieta BARF hay que estar seguros de que se le da al animal los nutrientes que necesita

Javier García Peiteado, veterinario de la Clínica Gaia, y especialista en animales exóticos y diagnóstico por imagen, afirma que “la dieta BARF puede ser tan buena como cualquier otra, pero hay que estar seguros de que le estamos dando al animal los nutrientes que necesita. Cuando le damos pienso estos ya están formulados para aportar lo necesario a cada animal, según su peso, raza o edad”.

Con cualquier otra dieta es fundamental que detrás haya un profesional haciendo un seguimiento, en este caso un nutriólogo, que es el veterinario nutricionista. “Él es el especialista que debe hacer revisiones cada dos o tres meses tanto de la dieta como del animal, para constatar que está bien alimentado o para prescribir algún suplemento si fuera necesario”, apunta el experto. 

Un cachorro de gran danés comiendo
Un cachorro de gran danés comiendo Getty Images/iStockphoto

Otra de las grandes ventajas del pienso es la comodidad, pero ya existen empresas que se dedican a llevar a los hogares alimentos de la dieta BARF de una forma cómoda y sencilla para el propietario, como es el caso de la empresa Natuka. 

En la transición de una dieta con pienso a una BARF es muy importante seguir unos pasos y no apresurarse para que el animal pase de una alimentación completamente seca a comida de verdad, como ellos la califican. Según explican, los menús se componen de un 85% de carne magra, huesos y vísceras y un 15% de frutas y verduras.

La carne cruda sin procesar, mantiene sus enzimas digestivas intactas, lo que es muy beneficioso para el animal. La comida cocinada a altas temperaturas destruye muchas de las vitaminas y nutrientes que posee de forma natural el alimento. Cuanto más alta sea la temperatura y más largos los tiempos de cocción, el valor nutricional del alimento es menor.

Los propietarios de mascotas que han cambiado a esta alimentación dicen que los beneficios que aporta a su mascota son muy notables, pero que es vital hacer una transición lenta y adecuada a cada caso, porque de lo contrario el animal puede sufrir problemas gastrointestinales como diarreas o vómitos. 

Publicidad