12 de febrero de 2022 19:25 PM
Imprimir

La Universidad holandesa de Wageningen confirma el impacto negativo de la estrategia «De la granja a la mesa»

Un estudio que acaba de publicar la universidad pública holandesa de Wageningen (WageningenUniversity&Research), en el que se evalúa el impacto que tendrían los objetivos del Pacto Verde de la Comisión Europea en la producción europea de alimentos si se mantienen las propuestas de su estrategia "De la granja a la Mesa (“Farm to Fork”) confirma que supondría en líneas generales una menor producción agrícola en Europa; un cambio de la producción agrícola a países de fuera de la UE y una reducción de los ingresos de los agricultores europeos.

Según destaca la  Asociación Nacional de Fabricantes de Fertilizantes (ANFFE) el estudio ha analizado, entre otros, un escenario basado en una reducción del 50% en las pérdidas de nutrientes y un descenso del 20% en el uso de fertilizantes, concluyendo que en la mayoría de los casos la producción agrícola disminuiría hasta un 15%, mientras que el precio de los alimentos aumentaría hasta un 22%.

Por su parte, en términos de comercio, el impacto esperado es un aumento de las importaciones (maíz, colza y cítricos) y una disminución de las exportaciones (tomates, manzanas, aceitunas, vinos y lúpulo). El impacto negativo del valor de la producción agrícola se estima en casi 8.000 millones de euros.

La Asociación Europea de Fabricantes de Fertilizantes, FertilizersEurope, señala que una reducción tan pronunciada de la producción agrícola significaría que los consumidores europeos se enfrentarían a un suministro de alimentos reducido, una mayor dependencia de las importaciones y precios de los alimentos más altos. También es probable que pueda disminuir la cantidad de empleos e ingresos en el sector agrícola y, con ello, la capacidad de innovar y brindar soluciones para impulsar un sector alimentario más sostenible.

FertilizersEurope afirma que proporcionar un marco legislativo adecuado basado en la ciencia, junto con un apoyo financiero e incentivos para los agricultores, será esencial para lograr prácticas agrícolas más sostenibles.Las herramientas y los conocimientos destinados a mejorar las prácticas de gestión de nutrientes serán clave en los esfuerzos por reducir las pérdidas en el medio ambiente.

FertilizersEurope respalda la recomendación de los expertos de que se incentive la aplicación de herramientas basadas en la ciencia, incluido el indicador del Uso Eficiente del Nitrógeno (NUE), la agricultura de precisión y herramientas digitales, así como fertilizantes de mayor eficiencia para unas prácticas agrícolas más sostenibles.

Publicidad