7 de diciembre de 2009 15:24 PM
Imprimir

Cabras : Un salto en productividad

Con manejo estabulado de los animales y alimentación adecuada, Cecilia Alfaro logra hasta 120 litros de leche diarios con los que elabora queso de cabra todo el año

En 2007, Cecilia Alfaro perdió cerca de 600 cabras criollas, entre adultas y crías, producto de la onda polar que afectó a la Región de Coquimbo. Quedó sin nada. Volvió a partir, aunque esta vez adquirió reproductores de raza sannen y anglonuvia para mejorar la productividad. Estaba decidida a hacer de las cabras un negocio rentable.
Participó en el programa Prodesal del Indap fue a Israel a conocer del rubro. Así descubrió que cantidad no significa calidad.
"Pueblos enteros se han desarrollado en el mundo con la actividad caprina. En Chile genera más de $ 5 mil millones al año, pero carga con un estigma de pobreza. Es posible hacer un manejo integral y rentable. Ese es el modelo que queremos masificar", sostiene Bernardo Salinas, director regional del Indap.
El conocimiento la llevó a aplicar tecnología como trabajar con 100 cabras estabuladas, es decir, en corrales. Así daseguró no sólo forraje sino también la producción de queso. 
"Los crianceros saben que el rubro es rentable. El problema es que dependemos de las lluvias y sin ella no hay producción. Pero con un poco de tierra y agua se puede estabular y hacer una empastada. Hoy mis cabras comen pasto tres veces al día y en vez de agua toman el suero que se extrae al hacer quesos", señala Cecilia, quien se convirtió en presidenta Asociación Comunal de Crianceros Coquimbo y en integrante de la Asociación Provincial Elqui.
 El paso de una ganadería extensiva a una intensiva fue reforzado con la sala financiada por el Prodesal, donde se elabora el queso bajo las normas de higiene e inocuidad del mercado formal. De ahí salen sus quesos de 800 gramos, que en épocas en que escasea el producto, por su calidad alcanzan un alto valor comercial. "Hago 40 quesos diarios y en temporada de mayor producción llego hasta 60 quesos", dice.
El cambio en la forma de producir le ha significado también mejoras en otras áreas.
"Muchas personas creen que los crianceros no aportamos, pero la actividad es muy productiva si se maneja bien. Tengo tres hijos, dos de ellos en la universidad, y los he educado sólo con lo que me dan las cabras", cuenta

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *