15 de abril de 2022 13:13 PM
Imprimir

La sequía histórica condiciona a la baja rindes de aceite de oliva

Para los profesionales y productores del sector no sólo se cosecharía un 20% menos en San Juan, sino que el porcentaje de óleo será menor al de otros años por la imposibilidad de finalizar la lipogénesis entre otros factores

La pasada semana arrancó la cosecha de aceituna aceitera, si bien aún en pequeños volúmenes, la misma se da en un momento agronómico y económico complejo. Existen circunstancias favorables en la producción como la mejora del precio internacional del aceite de oliva, fundamentalmente en Europa.


Pero para algunos olivicultores todo parece indicar una tormenta apocalíptica perfecta y así lo resumen:
* La sequía histórica en San Juan no sólo deshidrata la aceituna, sino que además limita o reduce la lipogénesis o proceso por el cual se sintetizan los ácidos grasos en el interior de la aceituna, generando triglicéridos o grasas de reserva a partir de moléculas de acetil CoA.


* Las heladas tempranas se anticiparon casi un mes y el riesgo este otoño es muy elevado para la calidad de la aceituna.


* No hay mano de obra ociosa dispuesta a trabajar en la cosecha se aceitunas


* La crisis energética por el costo de la misma en una actividad electrointensiva y la de los combustibles por el contexto internacional y la racionalización del abastecimiento del gasoil serán decisivos en la actividad.


A pesar de todo


Pero incluso con este panorama existen empresas que hacen frente a la situación como Almazara SA en el departamento Pocito donde su gerente, el ingeniero Diego Calderón, marcó la cancha cosechando para obtener aceites premium: “Comenzamos la elaboración de aceituna de la variedad Changlot esta semana y continuaremos próximamente con Arbequina”.


es que es en el envero o cambio de color de la aceituna donde se obtienen los mejores caracteres organolépticos: “El este año pensamos aumentar un poco el volumen de elaboración debido al aumento de la demanda de aceite que tuvimos. Por lo que compramos aceitunas. La variedades que más trabajamos son Arauco y Arbequina y en menor proporción Coratina” agregó el profesional. Indicando luego que: “En rinde estimamos tener algo parecido al año 2021 empezando en un 14% y terminando en un 19 o 20%”.


Más consumo


“El mercado nacional va en incremento y es el mayor consumidor de nuestra marca Fontalba”, indicó Calderón agregando: “También trabajamos con México una pequeña parte. Hacemos marcas propias y de terceros. Los nuestros son Fontalba virgen y virgen extra Blend. Y dentro del extra virgen también un monovarietal Arauco y cortes Arauco Coratina y Arauco Coratina Arbequina”, sentenció.


Alto riesgo


Desde Tío Yamil el ingeniero Fabián Famar junto al licenciado Paulo Agüero marcaron que “estamos en un momento delicado donde se impone la aceleración de la cosecha. Estamos urgidos de terminar la cosecha y elaboración de las variedades de mesa y ahora la sequía, la corta prolongada del agua y el alto riesgo de heladas tempranas intensas nos obligan a cosechar las variedades aceiteras”.


Comentaron que “mientras más pequeño es el productor y más depende del agua de turno para regar, mayor es la angustia. Estamos muy preocupados porque la extrema sequía deshidrata la aceituna y resta el agua necesaria para llevar a cabo un buen proceso de generación de aceite -lipogénesis- en las olivas. No sólo tendremos menos kilogramos de aceitunas, sino también con menor rinde o porcentaje de óleo”.


Buenos precios


Para Famar y Agüero destacaron finalmente: “la cosecha se da en momentos de mejores precios internacionales. La pandemia no sólo revalorizó el consumo del aceite de oliva y la aceituna de mesa por sus bondades nutracéuticas, sino que solidificaron mejores precios internacionales”.

Hay muy buenos precios para el aceite

Aún no termina la cosecha de aceitunas conserveras y ya urge recolectar las
aceiteras.

En las 3 últimas décadas el mapa olivícola argentino ha registrado grandes cambio y en la última década, al ser una actividad electro y mano de obra intensiva, retrajo considerablemente su extensión. El actual esquema muestra a la La Rioja con unas 20 mil hectáreas cubiertas de bosques de olivo. Un 70% o más destinados al cultivo de variedades de olivas para conserva y el resto doble propósito. Le sigue Catamarca, también definida como conservera y con unas 16 mil hectáreas. 


Les secunda San Juan, que si bien carece gravemente de censos o relevamientos estadísticos de su superficie, se estima que la extensión olivícola se redujo de unas 22 a 14 mil hectáreas. Un 70% de su bosque es de variedades aceiteras y un 30% conserveras. Entre medio hay un 15 a 20% de doble propósito.

En La Rioja no se siente la reducción de kilos, marcó el licenciado Diego Jesús Andrada.

Mendoza tiene serios problemas hoy para abastecer sus fábricas y su cuarto cómodo lugar ostenta apenas unas 5.000 hectáreas en caída libre. Provincias como Córdoba, Río Negro, Neuquén y Buenos Aires, entre otras vienen creciendo en superficie de la mano del agroturismo.


La Rioja


El destacado especialista internacional olivícola licenciado Diego Jesús Andrada comentó a Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO que “los fuertes calores de enero modificaron el calendario, explicando un corrimiento de dos semanas de la cosecha. Los que iniciaron el año pasado alrededor del 20 de marzo, ahora lo harán el 4 de abril próximo”. 


Y alertó que “en ese retraso de la cosecha, se podría verificar un menor rendimiento de aceite, se habla de dos puntos de diferencia con la campaña pasada. Será un año bueno en kilos cosechados, pero no tanto como la campaña pasada. Sin embargo, algunos productores hablan de una cosecha similar. Estos comentarios fueron realizados por productores de Chilecito. En general, las zonas productivas de La Rioja encuentran rendimientos 10-12% para el Valle Capital y 13-15% Chilecito. Aimogasta registra valores dispares pero similares a Capital”. 


Precios


Para Andrada se esperan “muy buenos precios, se avizoran para esta campaña. Un buen indicio nos dieron las operaciones de aceite de la campaña pasada, donde se registraron precios que rondaron los U$S 4 mil”. 


“Una campaña signada por las dificultades propias de Argentina, donde la falta de mano de obra para cosecha afectó a los productores que aún no mecanizaron la recolección de aceituna aceitera”, conforme indicó Andrada agregando luego: “El aumento de los precios por los insumos dolarizados, caso de los fertilizantes, nos hacen pensar en las perspectivas de la cosecha próxima, dado que su precio se ha triplicado y existe un faltante de stock, en consecuencia supondremos una afectación en las tareas de fertilización”. 


Catamarca


Sobre los olivos catamarqueños, comentó finalmente: “Aún con los últimos kilos de la campaña de la aceituna de mesa, la cosecha de la aceitera se inició hace dos semanas atrás, con lotes de Barnea, que por un tema sanitario se recolectan de manera temprana. Si bien se sacrifican puntos de rendimiento, de 10% a 12%, se extrajo un excelente aceite. La fecha de inicio se encuentra entre el 4 y el 11 de abril, en donde Pomán se erige como la zona con mayor producción, que rondaría los 15 a 20 millones de kilos. Se espera una cosecha mejor que la pasada, siendo los rindes similares a los de Chilecito”. 

Optimistas a pesar de todo se mostraron el licenciado Paulo Agüero y el ingeniero
Fabián Famar.

NÚMEROS OLIVAREROS


0,60 A 0,70 U$S por kilogramo se paga actualmente la aceituna conservera a los productores según el tamaño y calidad de la fruta local.


0,38 U$S aproximadamente sería el valor en el que rondaría el kilogramo de la aceituna aceitera en esta campaña que está iniciando.


3.600 a 3.700 euros cotiza actualmente la tonelada de aceite de oliva puesta en los puertos de la Unión Europea según la calidad.

Almazara SA ya muele y elabora sus aceites Fontalba para el mercado interno e internacional.

Publicidad