14 de abril de 2022 11:41 AM
Imprimir

La ciencia dice que los pulpos tienen emociones, ¿deberíamos entonces comerlos?

Aunque parezcan tan "extraños", los pulpos sienten y recuerdan el dolor como nosotros. No obstante, a pesar de que podamos seguir sus reacciones emocionales, sus sentimientos más profundos siguen siendo un misterio.

Octavia, un pulpo del Acuario de Nueva Inglaterra en Boston, estaba vieja y moribunda. La habían trasladado de su tanque de exhibición a un lugar más tranquilo y oscuro que parecía una guarida de pulpos. Ese es el lugar al que van los animales en la naturaleza cuando se acercan al final de sus vidas. Su amiga, Sy Montgomery, quería despedirse.  

Montgomery con un pulpo (no Octavia) en el Acuario de Nueva Inglaterra.

La autora y naturalista conocía a Octavia desde hacía varios años. Montgomery había alimentado a Octavia con pescado y había jugado con ella innumerables veces. Era parte de la investigación de Montgomery para su libro de 2015 The Soul of an Octopus (El alma de un pulpo). En el libro, publicado en alemán en 2017, Montgomery escribe sobre la impresionante inteligencia de los animales y cuenta su amistad con cuatro pulpos muy diferentes.

En entrevista con DW, Montgomery habló de su último encuentro con Octavia.

“Estaba enferma, era vieja y obviamente estaba a punto de morir”, dijo Montgomery. “Llegué a su piscina y ella nadó hacia la superficie para verme. Y no fue porque tuviera hambre: le di un pescado y lo cogió y lo dejó caer. Había hecho el esfuerzo de venir del fondo de la piscina a la superficie para verme y tocarme. Puso sus ventosas alrededor de mi brazo, me miró a la cara y me sostuvo así durante minutos”.

Esto ocurrió después de unos diez meses, durante los cuales Octavia había vivido recluida en su cueva de pulpos y no había tenido ningún contacto con Montgomery. Para un animal que sólo vive de tres a cinco años, “10 meses son como décadas”, dice Montgomery. Poco después de este encuentro, Octavia falleció.

Emociones, no solo los reflejos

Despedirse de Octavia es uno de los muchos momentos que Montgomery ha vivido con los octópodos y del que está segura: estos animales tienen emociones. Su opinión se basa en su experiencia personal. Pero Montgomery no es la única.

Los expertos en el campo de la investigación de la conciencia animal están de acuerdo: los pulpos son seres sensibles que sienten dolor y tratan de evitarlo activamente.

El pulpo puede cambiar su color y así camuflarse.

Kristin Andrews y Frans de Waal también escriben en un nuevo estudio en la revista Science que muchos animales, incluidos los cefalópodos como el pulpo, pueden sentir dolor. Pero no se limitan a reaccionar por reflejo, como un niño que retira la mano de una placa de cocina caliente, por ejemplo. Esta reacción refleja a los estímulos dolorosos se denomina nocicepción.

En los octópodos, pudieron observar comportamientos que van mucho más allá, dicen Andrews y de Waal. Para su artículo, habían evaluado los resultados de las investigaciones de los últimos 20 años.     

“La nocicepción no llega necesariamente al sistema nervioso central y a la conciencia de un ser vivo”, escriben en Science. Un animal puede ser capaz de evitar el dolor, pero no asocia sentimientos con él.

Pero los pulpos evitan los lugares en los que han experimentado dolor en el pasado, incluso si no se ven amenazados por el dolor en ese lugar.

Esto, explican Andrews y de Waal, se debe a que los animales recuerdan el dolor que sintieron en ese lugar y lo han procesado y almacenado como algo que quieren evitar en el futuro. Tienen recuerdos del dolor que se les infligió.

La diferencia entre emociones y sentimientos

Cuando los investigadores estudian la vida interior de los animales, distinguen entre emociones y sentimientos.

Las emociones, escriben Andrews y de Waal, son “estados fisiológicos y/o neuronales mensurables que a menudo se reflejan en el comportamiento”.

Buceadores como el cineasta Craig Foster pueden decir que los octópodos son criaturas curiosas.

Entre las cosas que se miden u observan están, por ejemplo, el aumento de la temperatura corporal, la liberación de neurotransmisores u hormonas, y también el comportamiento de un animal que se aleja del lugar en el que un científico le tomó el pelo unos días antes.  

Los sentimientos se manifiestan a un nivel más profundo aún. Los humanos suelen comunicarlos verbalmente. Decimos cosas como “estoy contento” o “eso me enfada”. Los animales no pueden comunicarnos sus sentimientos de esta manera. Pero eso no significa que no tengan ninguna.

En entrevista de DW, Andrews afirma que los científicos también deberían tener en cuenta los sentimientos de los animales en su trabajo, no solo las emociones medibles.

El “¡hurra!” de la alegría, la desesperación profunda y sin fondo de la tristeza, los sentimientos de dolor, los sentimientos de confort, el sol en la piel… no podemos medir todo eso en los animales”, explica Andrews, jefe de la unidad de investigación de Mentes Animales de la Universidad de York en Toronto (Canadá). “Pero tampoco podemos hacerlo en los humanos”.

Montgomery sigue la misma línea. Por supuesto, dice, no sabe qué sentimientos están en juego cuando un pulpo nada hacia la superficie para envolver suavemente uno de sus brazos alrededor del suyo. Pero, al fin y al cabo, no se puede mirar dentro de ninguna criatura, ni siquiera de otros humanos.

“No sé qué sienten los pulpos en lo más profundo de su corazón”, dice Montgomery. “Pero tampoco sé lo que siente realmente mi marido, si la felicidad le parece igual que a mí”.

Un paso importante para el bienestar de los animales

El Reino Unido ya ha aceptado que los pulpos y sus parientes son criaturas sensibles que tienen conciencia y pueden recordar el dolor.

Los cefalópodos, como los octópodos, y los decápodos, como las langostas, los cangrejos y las cigalas, se incluirán en una nueva ley de bienestar animal que se está negociando en el Parlamento británico.

La nueva Ley de Bienestar Animal significa que animales como las langostas y los octópodos pronto gozarán de más protección en el Reino Unido.

Jonathan Birch, de la London School of Economics, dirigió un equipo que analizó más de 300 estudios para hacer una recomendación a los diputados antes de redactar el proyecto de ley.  

Reconocer la sensibilidad de los invertebrados podría ahondar aún más en el dilema moral y ético sobre cómo tratar y vivir junto con los animales en nuestro planeta.

“Las pruebas estaban a favor de que los animales fueran sintientes”, dijo Birch a DW. “Recomendamos la inclusión de todos estos animales en la nueva ley de bienestar animal. Los hechos fueron especialmente claros en el caso del pulpo”.

Birch afirma que es difícil que la gente empatice con animales como las langostas o los pulpos “porque tienen un aspecto muy diferente al nuestro y parecen criaturas de otra estrella”.

“Pero eso no significa que no se pueda sentir empatía con ellos y que estos animales no tengan sentimientos”, dice. “Ahí tenemos que guiarnos por la ciencia”.

Fuente:

Publicidad