23 de abril de 2022 13:42 PM
Imprimir

Recomiendan la lombricultura para tratar residuos orgánicos

La lombricultura es la transformación de los residuos orgánicos a partir del uso combinado de lombrices y microorganismos, una práctica agroecológica muy beneficiosa que se puede realizar en los hogares.  La ingeniera agrónoma Amalia Romero, integrante de la Cátedra de Microbiología Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Unne, contó cómo realizar la […]

La lombricultura es la transformación de los residuos orgánicos a partir del uso combinado de lombrices y microorganismos, una práctica agroecológica muy beneficiosa que se puede realizar en los hogares. 

La ingeniera agrónoma Amalia Romero, integrante de la Cátedra de Microbiología Agrícola de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Unne, contó cómo realizar la práctica.

“Para ello se parte de la cría de lombrices, que son alimentadas con un material orgánico precompostado para obtener humus de lombriz o lombricompuesto”, explicó la profesional en diálogo con Radio Unne.

Consultada sobre los beneficios, indicó que pueden ser ambientales “ya que se disminuye el volumen de residuos desechados y de esta forma se los reutiliza dando valor agregado a esos residuos orgánicos” y desde el punto de vista agronómico “una vez que se obtiene ese humus de lombriz, al aplicar al suelo está aumentando la materia orgánica del mismo, está aumentando el nivel de nutrientes que pueda tener ese suelo, está mejorando la capacidad de retención de agua y también está aportando una microflora benéfica si cumple con ciertas condiciones durante su elaboración”, señaló.

La ingeniera Romero explicó además que se puede hacer el lombricompuesto en la casa, y brindó las instrucciones necesarias para hacerlo. 

“Hay que tener en cuenta varios aspectos: uno es conocer las lombrices”, dijo y explicó que “las lombrices rojas, basureras se alimentan mayormente de residuos orgánicos”.

Señaló también la importancia de conocer las condiciones necesarias que requieren estas lombrices para un crecimiento y actividad óptima, y dentro de ellas “primero tenemos que saber que estas lombrices son sensibles a la luz, respiran por la piel, para alimentarse succionan la comida”. Eso “va a determinar cómo tiene que ser ese sustrato y ese ambiente donde van a realizar su actividad”, agregó. 

Explicó entonces que “tiene que ser un sustrato húmedo y degradado para que las lombrices puedan ir tomando la comida más fácilmente”, y porque además permite que respiren fácilmente.

Fuente: El Litoral

Publicidad