3 de mayo de 2022 11:03 AM
Imprimir

En plena escasez de alimentos en Cuba, una enfermedad mata conejos en Las Tunas

Los síntomas son trastornos respiratorios, fiebre, anorexia, chillidos, saltos bruscos y hemorragias nasales y anales.

La enfermedad hemorrágica del conejo (EHC) amenaza la crianza de esa especie en la provincia Las Tunas, donde se reportan los primeros casos en estudio, informó el periódico oficial local Periódico 26.

Según Renier García Bermúdez, jefe del Departamento de Sanidad Animal en la Delegación del Ministerio de la Agricultura provincial, se trata de un padecimiento que provoca alta mortalidad y tiene un período de incubación de entre 36 y 48 horas.

Los altos precios del cerdo o cualquier otra carne en Cuba convierten a variantes como el conejo en una fuente proteica de gran valor para la población. Este padecimiento pudiera afectar gravemente el desarrollo de la cunicultura en la Isla y, por ende, a la ya menguada dieta de los cubanos.

El especialista explicó que esta enfermedad afecta principalmente a los conejos adultos, pues los menores de dos meses tienen más resistencia e inmunidad frente al contagio.

Los síntomas son trastornos respiratorios, fiebres, anorexias, chillidos y saltos bruscos, además de hemorragias nasales y anales previas a la muerte.

Como medidas preventivas se recomienda evitar visitas de personal ajeno a la crianza, establecer una cuarentena para los ejemplares que se trasladan desde otras zonas y mantener las buenas prácticas de alimentación e higiénico sanitarias.

Ante la aparición de la enfermedad, no se deben intercambiar los sementales y las reproductoras entre los cunicultores. Se sugiere prohibir la presencia de animales domésticos como perros y gatos en las zonas de crianza, además de limitar los movimientos de trabajadores y útiles en las áreas.

Hay casos confirmados en territorios vecinos como Guantánamo, Santiago de Cuba y Holguín.

García Bermúdez dijo que ante cualquier sospecha hay que notificar de inmediato a las autoridades competentes para realizar el diagnóstico y cumplir lo establecido en los programas de control y erradicación de la (EHC).

En ese caso, se hace el estudio epizootiológico en el área de las afectaciones y se procede al sacrificio de los animales, los que posteriormente deben ser incinerados. De acuerdo al especialista, se puede aprovechar la carne de los conejos sanos luego del deshuese y previa cocción.

Fuente:

Publicidad