7 de mayo de 2022 12:23 PM
Imprimir

Argentina: Senasa devuelve 22.050 kilos de pavo congelado a su origen

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de Argentina tuvo que intervenir en la autopista Santa Fe-Rosario (km 141) luego que un camión que transportaba pavos congelados tuviera un accidente, motivo por el cual, y posterior a algunos análisis, se decidió devolver la carga a su lugar de origen. Al momento del percance, se encontraban […]

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de Argentina tuvo que intervenir en la autopista Santa Fe-Rosario (km 141) luego que un camión que transportaba pavos congelados tuviera un accidente, motivo por el cual, y posterior a algunos análisis, se decidió devolver la carga a su lugar de origen. Al momento del percance, se encontraban siendo movilizadas 1.470 cajas por un total de 22.050 kilos.

Luego que el vehículo que movilizaba los productos desde Brasil con destino final a Chile se volcara en la vía argentina, los agentes del Senasa pudieron corroborar que la mercadería se encontraba en condiciones sanitarias adecuadas al realizar los controles correspondientes, razón por la cual se aprobó el transbordo de la mercadería a otro transporte habilitado para mover la carga a su origen inicial, Brasil.

Bajo este contexto, el coordinador regional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria, Luis Racca, explicó que “en el operativo que realizado constatamos que no se había perdido la inocuidad del producto que se transportaba y por ese motivo se decidió devolverlo a origen. A pedido del transportista se autorizó el trasbordo y regreso a origen, con los precintos correspondientes, confeccionando tres ejemplares de acta para el Senasa, la Aduana y la empresa involucrada”.

En base a lo informado, agentes del Senasa realizaron el acta correspondiente donde se dejó constancia que la mercadería tenía el amparo documental, el permiso fitozoosanitario de tránsito internacional argentino con destino inicial Brasil y destino final Chile, la coincidencia física y documental de la integridad de los envases transportados (cajas y bolsas), que la temperatura era la adecuada para el transporte de este producto, y que no se encontraron elementos extraños que pongan en riesgo la inocuidad del producto.

Publicidad