18 de mayo de 2022 13:22 PM
Imprimir

Clave para el BCRA: se vienen semanas de mayor liquidación de dólares del agro

En mayo ya ingresaron u$s2.400 millones y el mes cerraría en torno al récord de u$s4.000 millones. Se abrió un período crítico en el que el BCRA necesita sumar reservas de la mano de la soja.

En lo que va de mayo las empresas exportadoras ingresaron al mercado de cambios local poco más de u$s2.400 millones y se espera que a partir de los próximos días se acelere el ingreso de divisas, producto en gran medida, de la llegada de los dólares de la cosecha de soja. Según las proyecciones de la Bolsa de Comercio de Rosario, el quinto mes del año terminaría con un acumulado de alrededor de u$s4.000 millones, lo que representaría un récord histórico para este período y algo fundamental para el Banco Central de la República Argentina (BCRA) que necesita acumular divisas y lo está haciendo a un ritmo menor a lo esperado.

De confirmarse la tendencia, desde esta semana la liquidación diaria de las empresas agroexportadoras no bajaría de los u$s150 millones, incluso con jornadas donde volcarían hasta u$s230 millones. A partir de este escenario el BCRA podría contar con mayor poder de maniobra para atender la demanda de divisas en el mercado local y a la par acumular reservas que serán claves a partir del segundo semestre del año cuando se espere que la liquidación del campo comience a desacelerarse paulatinamente.

De todas formas, hay una realidad innegable. Los altos precios internacionales que están mostrando los principales commodities del agro jugarán a favor de la generación genuina de dólares durante todo el año. Incluso, apenas días atrás comenzó tibiamente la siembra de trigo con el cultivo cotizando en máximos históricos, que cerró la jornada en u$s469,40 la tonelada. De esta manera, las proyecciones adelantan que el cereal de invierno podría no solo sumar más hectáreas en los planteos agrícolas en las próximas semanas sino también generar un ingreso de divisas de al menos u$s6.000 millones si también se contabilizan las exportaciones de cebada.

Los números parecen ser todos alentadores. Pero lo cierto es que el BCRA está mostrando un nivel de acumulación de reservas más lento a lo esperado, y es porque el mercado y los diversos sectores deficitarios reclaman continuamente dólares. La encrucijada que se plantea entonces, es que más allá del ingreso récord del campo, la economía argentina hoy cuenta con más egresos que ingresos de dólares y por eso las cuentas no cierran.

En este marco, el trimestre mayo, junio y julio será definitorio para las reservas del BCRA. Porque justamente es en este período cuando se espera la mayor liquidación de dólares del campo que en los tres meses superaría ampliamente los u$s11.000 millones. En tanto, a partir del segundo semestre comenzaría a caer el ingreso de divisas de la agroindustria pero el trigo y la cebada pueden convertirse, tal como sucedió a fines del año pasado, en el as de espada para el Gobierno.

La campaña pasada del cereal, con una producción de alrededor de 21 millones de toneladas, aportó a la economía unos u$s4.000 millones. Ahora, los altos precios internacionales podrían sumar todavía un mayor ingreso que comenzaría a efectivizarse a partir de noviembre / diciembre. Es decir, el puente necesario para cerrar el año con las cuentas ordenadas y encarar en 2023.

Hasta el momento, las proyecciones más conservadoras adelantan que este año, solo los principales complejos agroindustriales (soja, trigo, maíz, girasol y cebada) aportarían un total de u$s41.000 millones, pero esa cuenta puede elevarse a más de u$s51.000 millones si se suman otros sectores exportadores como la carne y economías regionales. Así es que, en definitiva los dólares están y seguirán llegando. El gran interrogante es si el BCRA podrá al mismo tiempo acumular reservas y asistir a los sectores productivos deficitarios que necesitan de importaciones. La encrucijada está planteada.

Publicidad