23 de mayo de 2022 12:18 PM
Imprimir

Lo que el campo tanto critica se refleja en un ranking institucional

Argentina cayó cuatro puestos en el índice de Calidad Institucional y diez lugares si se contemplan los años desde que Alberto Fernández asumió como Presidente. Se trata de un estudio que se realiza desde 1996 comparando 192 países en base a indicadores de reconocimiento mundial.

En 2021, Argentina retrocedió cuatro lugares en el índice de Calidad Institucional que elabora la Red Liberal de América Latina (RELIAL) junto a la Fundación Libertad y Progreso. La caída en el ranking es consecuencia de las medidas de aislamiento social, el aumento de la inflación, la creación de nuevos impuestos y las medidas restrictivas a la libertad de comercio, planteos que encabezaron (especialmente los tres últimos) las razones de la última protesta del sector productivo el pasado 23 de abril frente a Casa de Gobierno.
En relación con este Índice de Calidad Institucional, el mismo se elabora anualmente y hace un relevamiento de las instituciones políticas y de mercado entre 192 países.
A nivel mundial, Argentina se encuentra en el puesto 116°, al promediar su puesto 76° en instituciones políticas y 142° en instituciones de mercado.
El índice a su vez comprende cuatro categorías de estados en función de la Calidad Institucional: “Buena”, “Buena a media”, “Media a pobre”, “Pobre” entre los que se encuentra la Argentina y por último estados con “Gran necesidad de realizar profundas mejoras”.
El ICI es un indicador de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) que se publica anualmente desde 1996 y es elaborado anualmente por un equipo de investigación liderado por el Economista y Docente universitario Martín Krause (Doctor en Administración, Profesor de Economía de la Universidad de Buenos Aires). “Argentina tiene que revertir su tendencia, aunque es muy posible que, dados los acontecimientos del último año, que recién saldrán reflejados en el ICI 2023, la misma siga siendo negativa por un par de años más”, opinó Krause. “Habiendo tocado fondo en 2016 cuando se llegó al puesto 142, se había empezado a revertir una tendencia bajista hasta la posición 106 en el 2018. Lo más preocupante es que lamentablemente volvió evidenciarse una caída a partir del 2019 y que probablemente se profundice en 2023 por el retraso de algunos indicadores”, agregó.
Krause además indica que mirando hacia atrás “la caída es más significativa teniendo en cuenta que desde 1996 a la fecha, el país retrocedió 72 posiciones y 10 desde el 2019. En el continente americano la situación no deja de preocupar ubicándose en el puesto 25 de 32, integrando ‘el final de la tabla’”.
Los cuatro países sudamericanos que mejor ubicados están en este índice son Chile (24°), Uruguay (31°), Perú (71°) y Colombia (87°), en tanto los cuatro peor calificados son Venezuela (180°), Bolivia (149°), Ecuador (121°) y Argentina (116°). Brasil y Paraguay se encuentran a mitad de tabla (103° y 101° respectivamente).
¿CÓMO SE COMPONE EL ÍNDICE?
El ICI pondera una serie de indicadores internacionales como la vigencia del Estado de Derecho, la rendición de cuentas de los gobiernos, la percepción de la corrupción, la libertad económica y la posibilidad de realizar negocios en los países.
Los indicadores que se estudian para conformar el subíndice institucional de Políticas son: Rule of Law (Banco Mundial); Voz y Rendición de Cuentas (Banco Mundial); Percepción de la Corrupción (Transparencia Internacional); Libertad de Prensa (Raporteurs sans Frontieres). En tanto los indicadores que forman el subíndice de Instituciones de Mercado son: IPRI Derechos de Propiedad; Libertad Económica Fraser; Libertad Económica Heritage; y Prosperidad de Legatum.

MODELOS A OBSERVAR
Según este estudio, “no se puede afirmar que aquellos que ocupan los primeros lugares tengan instituciones perfectas, solamente que son mejores”. Es natural que así sea porque la perfección no existe en materia institucional. Pero hay ciertos países que han ocupado las primeras posiciones desde 2007, mostrando un notable desempeño y posicionándose como un modelo a seguir. Nueva Zelanda (1°), Suiza (2°), Dinamarca (3°) y Finlandia (4°) han ocupado los cuatro primeros puestos desde que se produce el ICI.
“SI bien estos países muestran una notable estabilidad y fortaleza de sus instituciones, también se observa que el cambio positivo es posible, que se puede mejorar. Aunque el ICI no llega a cubrir ese período, Nueza Zelanda no era ningún ejemplo allá por los años 1980. Por el contrario, parecía un país atascado y enredado en una maraña de elevado gasto público, pesadas regulaciones, empresas estatales ineficientes, déficits y endeudamiento; hasta que se lanzó a hacer las reformas necesarias y perseveró en ellas hasta conseguir los resultados que hoy muestra”.
“Otros ejemplos de cambios positivos desde 1996 son los países bálticos (Estonia, Lituania y Letonia), los que fueron hasta 1989 parte de la Unión Soviética y se separaron para seguir sus propios caminos de reformas. Desde entonces, Rusia ha pasado del puesto 150° al 127°, pero Letonia está en el puesto 28°, Lituania en el 22° y Estonia en el 16°.
LOS QUE NO HAY QUE COPIAR
Entre los países que más han retrocedido en el ICI, se encuentran países como Tailandia, de 46° a 85°; Belice, de 42° a 99°; El Salvador, de 57° a 100°; Argentina, de 44° a 116°; Ecuador, de 70° a 121°; Honduras, de 76° a 129°; Líbano, de 69° a 141°; Gabón, de 91° a 146°; Nicaragua, de 85° a 148°; Bolivia, de 40° a 149°; Mali, de 74° a 151°; y Venezuela, de 109° a 180°. “El dato importante que de aquí surge es la presencia de un buen número de países latinoamericanos, dando muestra de que la calidad institucional ha caído en la región en las últimas décadas, y no parece, por el momento, que esa tendencia se esté revirtiendo”, advirtió Krause.

Publicidad