30 de mayo de 2022 00:13 AM
Imprimir

Aumenta el interés por la apicultura en Patagonia

Las salas de extracción comunitaria y la capacitación fomentan el interés. En la región hay 55.000 colmenas registradas.

Con motivo del Día Mundial de las Abejas – 20 de mayo– se celebró la Semana de la Miel para poner en valor la miel como alimento de calidad, estimular el consumo y fortalecer la producción.
En la región, hay más de 250 apicultores inscritos en el Registro Nacional de Productores Apícolas (RENAPA) que cuentan con cerca de 40.000 colmenas en Rio Negro y alrededor de 15.000 en Neuquén.


“La actividad en el último año tuvo un ímpetu bastante fuerte. Aunque es una actividad con un número variable de personas que se inician y algunas que se retiran de esta actividad, afortunadamente son muchos los que persisten traccionados por nuevas herramientas para la comercialización”, señaló Guillermo Huerta, especialista en Apicultura del INTA Bariloche.

La mayor cantidad de colmenas de Rio Negro se encuentra en el Alto Valle y en la Comarca Andina, sobre todo en la zona de Bariloche y El Bolsón.


La variabilidad climática en las distintas zonas en donde se realiza apicultura provocó cambios y distintos volúmenes de producción de miel y de polen. “Las condiciones variables de las lluvias, impactaron en la flora local e incidieron de distinta forma en la producción de las colmenas. Si no hay lluvias, las flores no segregan néctar y eso es un problema para la apicultura”, explicó Huerta.


De acuerdo con el especialista, la mayoría de las personas que se inicia en esta actividad busca producir su propia miel y compartirla con su círculo cercano. Sin embargo, cuando obtienen volúmenes altos de producción, demandan canales formales para vender esos excedentes.


“El gran problema de los apicultores en la región Sur era que venían trabajando sus colmenas, llegaba el momento de la cosecha y había pocos extractores manuales disponibles”, señaló Huerta y remarcó el valor que tienen estos espacios formales de extracción para acompañar la actividad.


Esta temporada los apicultores en cercanías de San Carlos de Bariloche, tuvieron la oportunidad de procesar la miel, extraerla y envasarla en la sala móvil de extracción que impulsaron la Secretaría de Producción, Innovación y Empleo de Bariloche, el INTA y la Subsecretaría de Agricultura de Río Negro, para fomentar la actividad apícola en la provincia.


Este verano, la sala procesó la miel de colmenas provenientes de Los Coihues, Península, San Pedro, La Colina, Las Victorias, Dina Huapi y El Frutillar, a los que se sumaron también productores de El Bolsón.
La sala de extracción móvil fue un estímulo para solucionar un gran problema que tenían los apicultores de la región, ya que les permite extraer la miel cumpliendo con las normativas sanitarias y avanzar un paso más para producir alimentos sanos para los circuitos de venta habilitados”, remarcó Huerta.


La mayor cantidad de colmenas de Rio Negro se encuentra en la zona de Alto Valle y en la Comarca Andina, sobre todo en Bariloche y El Bolsón donde se encuentra la mayor cantidad de apicultores registrados. “Cada vez son más los apicultores que buscan aumentar los niveles de producción, antes contaban con dos o tres colmenas y actualmente los establecimientos llegan a tener hasta 30 colmenas o más”, dijo Huerta.


A partir de ahora, la Sala de Extracción Móvil de Miel permitirá fortalecer a este sector productivo, con mejoras en la producción. “Tuvimos una temporada con buena producción de miel. A medida que se vaya avanzando en el proceso de habilitación y el desarrollo de estrategias asociativas de comercialización, se podrá llegar a nuevos mercados de cercanía, y hasta se puede pensar en tener tránsito federal con mieles diferenciadas por sus cualidades”, señaló.


La apicultura en la Patagonia es una actividad que requiere mucha atención para ayudar a la colmena y obtener buenas cosechas de miel. De acuerdo con el especialista, es necesario seguir algunas recomendaciones para atravesar el invierno – periodo con mayor escasez de néctar– con colmenas sanas.


Según Huerta, las colmenas necesitan suficiente cantidad de reserva de alimento. Una colmena promedio requiere entre 12 y 15 kilos de miel adentro de la cámara de cría y reservas de polen. En revisiones realizadas por los profesionales en colmenas de la zona se detectó que algunas registran niveles bajos de producción de polen. En estos casos, los profesionales recomiendan tomar recaudos y suplementar ese polen a mediados de julio en adelante con preparados en base a harina de soja o garbanzo, leche polvo, levadura de cerveza y azúcar.


Además, durante este periodo es recomendable inclinar hacia adelante a la colmena para que escurra el agua de lluvia y verificar el correcto estado de los materiales. “Es necesario estar atentos en la salida del invierno y principios de la primavera porque son momentos cruciales para la supervivencia de la colmena y su producción”, concluyó.

Dato

15 Kg.La miel que se necesita dentro de la cámara de cría de una colmena.

M. Sacla

Publicidad