30 de mayo de 2022 11:59 AM
Imprimir

Qué factores afectan los movimientos de la invernada y cómo impactan en la evolución del stock

Existen indicadores que permiten realizar un análisis y trazar proyecciones para la actividad

En la ganadería resulta difícil, muchas veces, anticipar la evolución de la faena y del stock ganadero.

La faena futura dependerá de la ocupación de corrales de engorde, del movimiento previo de la invernada y de los precios relativos. Teniendo en cuenta los datos mencionados y extrapolando los movimientos históricos, es posible hacer un estimativo del número de cabezas en la faena para el corto y mediano plazo.

El stock puede proyectarse para el año en el que se está, a través de indicadores como, la tasa de extracción general y/o el porcentaje de hembras en la faena. Aunque existen índices menos utilizados y que tienen una mejor correlación, como lo son la tasa de extracción de vacas y de hembras en general.

Por otra lado, a partir del análisis del movimiento de terneras se encontró que existe una relación entre la evolución del stock, y la cantidad de terneras de invernada que no se han movido desde los campos de cría. Este indicador todavía nunca se ha utilizado, pero tiene una alta correlación (serie 2015-2021), y habría que corroborar si con el paso del tiempo sigue siendo utilizable.

La oferta de la invernada

Los movimientos de los terneros/as a lo largo del año tiene una marcada estacionalidad, y los desvíos mensuales que se presentan en la serie son pequeños. Casi el 50% de los terneros movidos anualmente lo hacen entre los meses de marzo y junio.

Terneros y terneras tienen un mismo comportamiento a lo largo del año en la serie 2015-2021. A lo largo de la serie vemos que la tasa de extracción promedio de terneros fue de 75,5% con un rango que va entre el 73 y el 78%.

La tasa de extracción de las terneras se ubica en promedio en el 53% y el rango va desde el 48% al 54%. La cantidad promedio de terneros/as que se han movido fue de casi 9,2 millones con un desvío de 664.000 terneros.

Del total de terneros/as movidos el 58% fueron machos. El promedio de machos movidos fue de casi 5,4 millones con un desvío de 329.000 cabezas. Las hembras promedio movidas en la misma serie fueron 3,8 millones con un desvío de 341.000 terneras.

En función de los números mencionados, se puede apreciar que la cantidad de terneros movidos para invernada tiene poca variabilidad entre años. La variabilidad interanual de la cantidad de hacienda movida, es mayor durante el primer semestre que durante el segundo, y es sustancialmente mayor en hembras que en machos.

¿Qué factores que influyen en el movimiento de terneros/as desde los campos de cría?

  • Cantidad de terneros logrados Obviamente a mayor cantidad de terneros logrados, mayor será la cantidad de terneros movidos. El 89% de los terneros movidos se explica por el stock de terneros del diciembre previo al año en cuestión. El 11% restante esta explicado por alguno de los factores que se mencionan a continuación.
  • Relación maíz/novillo. En la medida que el maíz, sea en términos relativos, más barato (con un kilo de carne se compren más kilos de maíz) la cantidad de terneros movidos disminuye. Cuando la relación resulta favorable a la carne más criadores deciden engordar sus propios terneros. La relación entre el grano y la carne, afecta más al movimiento de machos que de hembras.
  • La relación compra/venta también incide en la cantidad de animales movidos con destino invernada. La tendencia de la serie 2015-2021 incluye momentos en los que la relación grano/carne tuvo tanto peso relativo que enmascara la tendencia natural de la relación compra/venta. Una relación de compra/venta baja es consecuencia de la caída en los precios del gordo, que arrastran hacia la baja a los precios del ternero, que ven disminuida su cotización de manera más que proporcional respecto del gordo. Esto afecta de manera negativa la renta del productor ganadero en general, y la del criador en particular. La herramienta que tiene el criador para mejorar su resultado es agregarle kilos a sus terneros/as. En aquellos casos en los que los precios de la invernada son bajos la diferencia entre las categorías (terneros de diferentes pesos) disminuyen, motivo por el cual agregar un kilo extra no disminuye sustancialmente el precio por kilo, cosa que si sucede cuando existen altos precios ganaderos.

Las peores relaciones compra/venta se dan con buenos precios ganaderos, y son los terneros quienes, en dichas circunstancias, tienen los mejores precios relativos. y coinciden con situaciones en los que se oferta mayor cantidad de invernada. Esto se explica porque en los momentos en los que el criador tiene mejor rentabilidad venden el ternero al destete. En situaciones en donde los precios de la invernada son altos, el precio por kilo baja sustancialmente en la medida que se vende un animal más pesado. Por otra parte, en dichas situaciones es preferible optimizar la faz reproductiva para liberar recursos para los vientres o vacas de refugo.

La relación compra/venta tiene un peso relativo mayor en hembras que en machos, posiblemente esto sea consecuencia de que el movimiento de machos responde más que el de hembras a la relación entre el grano y la carne.

La relación compra/venta tiene un peso relativo mayor en hembras que en machos, posiblemente esto sea consecuencia de que el movimiento de machos responde más que el de hembras a la relación entre el grano y la carne
La relación compra/venta tiene un peso relativo mayor en hembras que en machos, posiblemente esto sea consecuencia de que el movimiento de machos responde más que el de hembras a la relación entre el grano y la carneARIEL COLMEGNA

¿Cómo afecta el stock los movimientos de terneras? La cantidad de terneras que son retenidas en los campos de cría son la base de la futura reposición. Por ello tienen incidencia en el stock futuro.

En la serie 2017 a 2021 la cantidad de terneras movidas muestra que la tasa de extracción anual que se ubicó entre el 53,4% y 55,4%, que equivalen a unas 4 millones de terneras aproximadamente. La cantidad de terneras retenidas (stock de terneras – terneras movidas) fue en ese lapso de 3,35 millones en promedio anual.

Entre diciembre de 2016 y diciembre del 2020 el stock cayó un 1,18%, en ese intervalo, el porcentaje de terneras retenidas respecto al número de vacas fluctúo entre el 14,3% y el 14,6%.

El último año en que la cantidad de terneras retenidas fue mayor a las que se movieron fue en 2016, año en que la tasa de extracción fue del 48,8%. Durante ese año la cantidad de terneras retenidas representaron el 16,1% de la cantidad de vacas existentes en el stock, aproximadamente 3,6 millones de terneras. Ese año el stock tuvo un crecimiento de más de 1 millón de cabezas.

Alguno de los indicadores sobre el movimiento de terneras que pueden predecir la variación del stock son:

  • Cantidad de terneras retenidas: Con un stock de vacas que ronde los 23 millones serían necesarias que se retengan más de 3,9 millones de terneras para que crezca el stock.
  • Tasa de extracción de terneras: La variación de stock tiene una correlación positiva con la tasa de extracción de terneras, el stock aumentaría con una retención de terneras del orden del 52%, dicho de otra manera la tasa de extracción debería ser inferior al 48%.
  • Porcentaje de terneras retenidas respecto el número total de vacas. Cuando las terneras retenidas superan el 15% de la cantidad total de vacas el stock crece.

Todos estos indicadores tienen un r2 de alrededor del 0,7 que deben ser analizados en conjunto con los datos de la faena para predecir la evolución del stock.

Durante el primer cuatrimestre de 2022 la cantidad de terneras movidas y la tasa de extracción de terneras fueron respectivamente casi 1,4 millones de cabezas y 19,4%. Ambos valores similares a los de años anteriores.

En función de dicha evolución, no pareciera que este año apunte a ser uno en él que se inicie una fase de retención. Mientras la cantidad de movimientos de invernada se ubique en valores similares a los de la serie 2014-2021, la cantidad de cabezas en la faena no bajará sustancialmente. Si eventualmente faltara hacienda en algún momento, será porque se alargan los procesos de engorde, no porque no se esté engordando, o reteniendo.

El autor es consultor de EconoAgro

Fuentes:

Dirección Provincial de Estadística y censos de San Luis; Indec; www.entresurcosycorrales; Ganadería en Números; MAGyP; Mercado de Liniers; Senasa.

Andrés Halle

Fuente: La Nacion

Publicidad