30 de mayo de 2022 12:09 PM
Imprimir

Campaña fina: Argentina podría exportar más de U$S 6.500 millones

Con el inicio de las ventas dela siembras fina, las proyecciones preliminares darían una caída en la producción triguera y una suba en la de cebada.


En contrapartida, se espera también que la demanda total de trigo 2022/23 disminuya, aunque en menor volumen que la oferta.

Demanada

Por ahora se estima una demanda consolidada de 19,4 Mt, 2,3 Mt menos que en 2021/22. Producto de una retracción en la oferta más que la demanda en la próxima campaña, se esperan stocks finales a la baja que alcanzarían 1,8 Mt.

Analizando los cambios esperados en la demanda, se observa un menor consumo molinero esperado (-0,1 Mt), aunque el principal factor explicativo de su caída es el sector externo. Las exportaciones de trigo 2022/23 se anticipan en 12,5 Mt, esto es 2,2 Mt por debajo de lo que se espera embarcar durante la actual campaña.

No obstante, un elemento a aclarar es que, si bien esta estimación se basa en la producción proyectada, actualmente existe un limitante impuesto por el Volumen de Equilibrio para la exportación de trigo 2022/23 fijado por la SSMA en 10 Mt. Este volumen es posible sea aumentado en caso de que las proyecciones productivas se confirmen, y el grano destinado al mercado interno sea suficiente para satisfacer las necesidades de consumo doméstico.

A pesar del menor volumen exportado que se espera para la nueva campaña, en las proyecciones preliminares los precios FOB del trigo argentino vigentes más que compensan la caída en toneladas.

Se espera que el valor exportado por el cereal 2022/23 pueda situarse en el orden de los US$ 5.000 millones, lo que constituiría un máximo en los registros. Esperemos que la realidad pueda concretar esta estimación para aumentar la disponibilidad de divisas que tanto demanda la economía del país.

Además, si al valor exportado en granos se le suma el valor de las exportaciones proyectadas de harina, se tiene un total de US$ 5.200 millones que podrían ingresar al país como resultado de las ventas externas de la cadena triguera en 2022/23.

Cebada

Tal como se mencionó más arriba, la contracara de esta caída en el área de trigo es un aumento en la superficie destinada a cebada. Las estimaciones para la nueva campaña 2022/23 ubican la intención de siembra en 1,45 M ha, lo que podría ser la mayor superficie en 8 años. Así, el crecimiento en el área de una campaña a otra sería de nada menos que del 12%.

Según un reciente informe publicado por la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca, ubicada en la zona productiva por excelencia de este cultivo, el 35% de los productores aumentaría la superficie en el próximo ciclo, el 26% no variará la superficie y el 18% la disminuirá. Según dicho informe, esto se debe principalmente a una buena relación precio-margen.

Se espera una cobertura de 1,45 M/ha

De esta manera, tomando un rinde tendencial de las últimas 10 campañas, estaríamos en condiciones de obtener una producción de 5,3 Mt, lo que podría superar las 5,2 Mt obtenidas en la campaña 2012/13 y marcando así un récord para el cereal en Argentina. Considerando que los stocks iniciales para la campaña se estiman en 0,95 Mt, la oferta total para el nuevo ciclo sería de 6,2 Mt, un volumen similar al de la campaña que corre.

Por el lado de la demanda, se proyecta un consumo interno de 1,5 Mt (con 1,15 Mt destinadas a malterías, 0,25 Mt a consumo animal y balanceados y 0,1 Mt como semillas) y exportaciones por 3,9 Mt, creciendo en 200.000 t respecto de la campaña actual producto de una sólida demanda externa estimada para el cereal.

Así, si la cuestión climática finalmente acompaña y las proyecciones productivas se efectivizan, el volumen de cebada que se exportaría en el próximo ciclo alcanzaría un récord histórico para el país.

La cosecha proyectada se ubicaría en podría alcanzar a los 5,3Ms/t

Por último, también cabe mencionar que, en base a los precios FOB vigentes para la nueva campaña 2022/23, las exportaciones de cebada cervecera y forrajera estarían en condiciones de alcanzar nada menos que US$ 1.529 millones en la próxima campaña, lo cual también sería la mejor marca de la historia, al igual que el trigo.

En suma, si el clima finalmente acompaña a la producción y los precios futuros se mantienen en niveles cercanos a los vigentes, la cosecha fina 2022/23 podría aportar nada menos que US$ 6.500 millones en materia de exportaciones.

Fuente: NAP

Publicidad