4 de junio de 2022 11:12 AM
Imprimir

Por “seguridad”, tras 15 años la soja volverá a crecer en la principal región y se romperá un índice

Según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), en medio de la ”incertidumbre climática, económica y política” que señalan los productores la oleaginosa se expandirá en 400.000 hectáreas mientras caerán el trigo y el maíz

Por “seguridad”, y luego de haber tenido el año pasado la implantación más baja de una serie de los últimos 15 años, en 2022 volverá a crecer la siembra de soja en la zona agrícola núcleo del país -se inicia en octubre- y lo hará en desmedro de cultivos como el trigo y el maíz. El hecho se vincula con la “incertidumbre climática, económica y política”. Ocurrirá pese a que la soja tiene más retenciones, del 33%. contra 12% del trigo y el maíz. La región núcleo abarca el sudeste de Córdoba, sur de Santa Fe y el norte bonaerense.

Así se desprende de un informe realizado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), que señaló que, pese a los buenos márgenes de otros cultivos como el maíz y el trigo, la oleaginosa, que el año pasado cubrió en la zona 4,45 millones de hectáreas, este año se expandirá en 400.000 hectáreas mientras caerán los otros cereales.

En paralelo, de acuerdo al reporte, se romperá, luego de siete años, una tendencia de búsqueda de paridad de sustentabilidad con las gramíneas como el trigo y el maíz. “Siete años atrás, la región núcleo sembraba 4,4 hectáreas de soja por cada una de trigo o maíz. Luego las gramíneas subieron y en el 2021 la relación bajó a 1,21. La tendencia era alcanzar el 1 a 1 en el 2022, pero la soja sumaría 400.000 ha y el índice sube a 1,5″, indicó la entidad.

Con el crecimiento de la soja se romperá la búsqueda de una paridad con el trigo y el maíz
Con el crecimiento de la soja se romperá la búsqueda de una paridad con el trigo y el maíz

En el reporte se consigna que mientras que la soja avanzaría en esa superficie, reflejando un incremento del 9% versus el ciclo agrícola anterior, “el trigo retrocedería 250.000 hectáreas (-10%) y el maíz temprano entre 90.000 y 180.000 (-5 a -10%) ha en la región, respecto a hectareaje del ciclo pasado”. Más allá del rango de hectáreas considerado para el maíz, para calcular el índice de paridad puntualmente se estimó una caída del maíz en 135.000 hectáreas.

Con el trigo y el maíz intervenidos, con fuertes restricciones para exportar, durante el gobierno de Cristina Kirchner la soja fue un cultivo en el cual se refugiaron los productores. No por nada, a nivel país, para el ciclo 2015/2016, que correspondió a la última siembra de la oleaginosa con la exmandataria en la Casa Rosada, se hizo una superficie récord con 20,5 millones de hectáreas. Se hablaba en ese momento de “sojización”.

Con la llegada de Mauricio Macri al poder, se quitaron las trabas que tenían el trigo y el maíz, se bajaron las retenciones y se expandió el área con las gramíneas. En tanto, la soja, con más derechos de exportación, fue declinando. Fueron 16,9 millones de hectáreas con la oleaginosa en el último año de Macri.

Por el lado de los márgenes, en 2022 todo tendría que llevar a un incremento del maíz y el trigo, aunque pasará lo contrario según el informe. En rigor, para este año, la siembra del maíz temprano [corresponde a la implantación desde septiembre] se perfila con el mayor ranking de márgenes netos con US$756 por hectárea. Después, según la BCR, siguen en materia de márgenes la rotación trigo/soja de segunda siembra, con 636 dólares por hectárea y la soja de primera con 611 dólares por hectárea.

En este contexto, la Bolsa rosarina indagó sobre los motivos para el repunte de la oleaginosa en cuanto a la superficie de siembra. “En la región núcleo señalan incertidumbre climática, económica y política, y que la soja de primera es elegida por seguridad”, apuntó.

Vale recordar que hay regiones donde se presenta un escenario de déficit hídrico y justamente de condiciones inestables para los próximos meses. En tanto, respecto de las cuestiones políticas y económicas, además de tener “volúmenes de equilibrio” que los exportadores no pueden superar, sobre el trigo y el maíz pesan los temores de una suba de retenciones tal cual lo reflejaron las últimas idas y vueltas del Gobierno en este tema.

Para la Bolsa rosarina, en la zona de Bigand, Santa Fe, “los productores ajustados por la seca tienen temor de gastar para sembrar gramíneas”. En tanto, en Marcos Juárez, Córdoba, señalaron que “hay una gran incertidumbre económica y política”. Agregaron: “Se han bajado muchos lotes por falta de agua en trigo. Se sembrará un 35% menos que el año pasado”.

“El área de maíz temprano va a depender de la recarga de agua en el perfil del suelo”, precisaron en Cañada Rosquín.

Ayer, al visitar la muestra Agroactiva, que se hace en Armstrong, en plena zona núcleo de Santa Fe, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, buscó dar un mensaje para impulsar la siembra de trigo.

“En el mundo va a faltar trigo, por eso generamos las condiciones para sembrar”, dijo. Agregó: “Adelantamos 10 millones de toneladas de exportación para la próxima cosecha para que los productores puedan captar los buenos precios. Nuestro camino es la producción, no la especulación”.

Fernando Bertello

Fuente: La Nacion

Publicidad