20 de junio de 2022 00:09 AM
Imprimir

Reforma agraria y más presencia del Estado: los desafíos económicos de Gustavo Petro tras ganar la presidencia

Por primera vez, un candidato de la izquierda será presidente de Colombia. El senador Gustavo Petro obtuvo el 50,51% de los votos mientras que Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernadores Anticorrupción sacó un 47,22%. Los desafíos son mayúsculos: las promesas de campaña deberán llevarse adelante por las enormes expectativas que le depositaron los votantes sobre su espalda.

Por primera vez, un candidato de la izquierda será presidente de Colombia. El senador Gustavo Petro obtuvo el 50,51% de los votos mientras que Rodolfo Hernández, de la Liga de Gobernadores Anticorrupción sacó un 47,22%. Los desafíos son mayúsculos: las promesas de campaña deberán llevarse adelante por las enormes expectativas que le depositaron los votantes sobre su espalda. En ese marco, desde Ámbito recopilamos los principales desafíos económicos del nuevo Presidente.

1. Transición del petróleo a energías renovables

Según recogió BBC Mundo, de todas las propuestas de cambio socioeconómico de Petro, la que más genera la atención fue la que lo llevó a asegurar que desmontará la industria de los hidrocarburos. El plan de Petro, con foco en el medio ambiente es dejar atrás la economía extractivista y potenciar la producción como una política para enfrentar el cambio climático. El presidente electo es opositor al fraking. Sin embargo, el petróleo es la principal fuente de exportación de Colombia y la primera fuente de ingresos del Estado colombiano.

Aunque no se trata de acabar con toda la industria petrolera. El mismo Petro ha aclarado que lo que plantea es acabar con la exploración, no con la explotación de petróleo. Su aspiración es avanzar hacia una economía verde al estilo de Países Bajos, la nación con altos niveles de desarrollo que toma como modelo. Según expuso, habrá reducción de impuestos para aquellas empresas que hagan un cambio hacia modelos más amigables con el medio ambiente.

2. Una nueva oportunidad de reforma agraria

Petro también ha prometido que buscará disminuir la desigualdad en la propiedad rural, desincentivando lo que llama “latifundio productivo”, subiendo los impuestos a la propiedad rural que, según las autoridades, no este usándose adecuadamente. Pero ha insistido una y otra vez que no expropiará propiedad privada. Más de la mitad de las tierras de Colombia (52%) está en manos del 1,5% de la población, según el Centro de Memoria Histórica.

Torres agrega que la promesa de Petro de llevar a cabo, ahora sí, una reforma agraria, es una “manera de saldar una deuda histórica con los campesinos”.

3. Nuevo sistema previsional

Petro prometió aumentar la participación estatal en el sistema pensional del país, en el que actualmente tiene gran protagonismo el sistema financiero privado mediante las llamadas administradoras de fondos de pensiones o AFP. Dice que establecerá un sistema único, público y universal que no dependa de la capacidad de pago de los pacientes. Petro criticó el desempeño del sector privado en el manejo de las pensiones de los colombianos.

El sistema, impuesto a comienzos de la década de 1990, está empezando a generar sus primeros pensionados, y muchos se quejan de que los montos de las jubilaciones que ofrece distan mucho de lo que solían generar los antiguos sistemas con mayor protagonismo estatal.

4. Impuestos

En materia tributaria, Petro dijo que el déficit se soluciona con una reforma tributaria progresiva que consistiría inicialmente en derogar la de 2019, con lo cual “ingresarían a las arcas del Estado $20 billones”, aunque durante la campaña habló también de una reforma de $50 billones.

En el mismo frente, el presidente electo dijo que la renta de las personas debe ser progresiva, entre más gana una persona más paga. “Faltaría un capítulo que es el de los dividendos, el ingreso que el propietario de una empresa saca para su bolsillo. Estos dividendos deben seguir una curva de progresividad. Con eso, se pueden recaudar entre $15 y $20 billones”, señaló.

5. Inflación

Sobre la inflación, uno de los principales dolores de cabeza de los colombianos, especialmente de los de menores ingresos, ha dicho que “antes que la meta inflacionaria, debe estar la meta en crecimiento económico y empleo. En las funciones del Banco de la República está el control monetario, pero también el crecimiento del empleo”.

6. Desempleo

En cuanto al empleo, aseguró que es partidario de empoderar la economía popular para combatir la informalidad. “El trabajo informal es el nombre que se la ha dado a los puestos de trabajo que son precarios desde el punto de vista del ingreso, es decir, son aquellos que están por debajo del salario mínimo. Empoderar esa economía es una forma de lograr que los ingresos de sus puestos de trabajo sean mayores, y esto lo queremos hacer a través de formas de crédito, abriendo las puertas a numerosas formas de sistemas financieros que existen en el mundo y no están en Colombia, como la banca digital o el sistema cooperativo financiero”.

7. Deuda externa

Considera que el país no debe depender de materias primas como el carbón y el petróleo, pues esto incide en la tasa de cambio oficial. Por esta razón, propone en crear una economía basada en productividad para estabilizar la moneda. Sostiene que el déficit en materia de deuda externa se origina en que “Colombia importa más de lo que exporta”. Propone apostar más por las exportaciones y reducir el déficit fiscal y comercial para bajar la presión de la deuda.

Publicidad