23 de junio de 2022 12:56 PM
Imprimir

Brasil prohibe preventivamente el fungicida Carbendazim, que también es de uso frecuente en la Argentina

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil dispuso este martes la suspensión cautelar de la importación, producción, distribución y comercialización de Carbendazim , uno de los plaguicidas más utilizados en Brasil en cultivos como soja, maíz, naranja y manzana, y que fuera prohibido por Europa y los Estados Unidos bajo sospecha de causar […]

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil dispuso este martes la suspensión cautelar de la importación, producción, distribución y comercialización de Carbendazim , uno de los plaguicidas más utilizados en Brasil en cultivos como soja, maíz, naranja y manzana, y que fuera prohibido por Europa y los Estados Unidos bajo sospecha de causar cáncer y malformación fetal.

Aquí, en la Argentina, ese producto se sigue comercializando libremente. El Carbendazim se encuentra registrado y autorizado por el Senasa, según su Resolución 934/2010, para su utilización en 40 especies vegetales. Y hasta pueden conseguirse formulados de este fungicida en las plataformas comerciales más populares en la Internet.

En la reunión de Anvisa, según cuenta el sitio Agrolink, se decidió que habría una consulta pública hasta el 11 de julio. Los directores decidieron que la decisión final se tomará en una reunión el 5 de agosto, con la publicación de una resolución el 8 de agosto, dentro de los plazos ordenados por la Justicia. Uno de los temas de la decisión abre la posibilidad de que Anvisa conceda un plazo, entre agosto y noviembre de 2022, para que industrias y comercios vendan carbendazim.

El Carbendazim es un fungicida sistémico de amplio espectro de los grupos benzimidil y se usa en aplicación foliar y tratamiento de semillas. Los principales cultivos de uso son soja, poroto, trigo, algodón y cítricos. En caso de que se avance hacia la prohibición de ese principio activo se elimina una herramienta importante, principalmente en el manejo de enfermedades de fin de ciclo en el cultivo de soja, donde hay pocos grupo de fungicidas disponibles.

Fuente: Bichos de Campo

Publicidad