24 de junio de 2022 10:58 AM
Imprimir

Uruguay habilito ingreso de carne con hueso

on destino al abasto y sólo de cinco estados de Brasil libres de fiebre aftosa sin vacuna

A partir de hoy, tanto los importadores como los frigoríficos uruguayos exportadores, pueden ingresar cortes bovinos con hueso de los cinco estados de Brasil que están con un status sanitario superior al de Uruguay respecto a fiebre aftosa. De este modo, se sumó otra opción a la importación de pulpas bovinas desosadas y envasadas al vacío desde Brasil, para ser volcadas al abasto a precios inferiores a los del producto local.

Los importadores ya están sondeando precios y oferta con los frigoríficos brasileños, especialmente los de Rio Grande do Sul, buscando concretar los primeros negocios. Semanas atrás, los precios permitían -en caso de haberse podido importar- que falda y asados con hueso se hubieran podido volcar al abasto hasta 20% por debajo del mismo corte nacional. Hoy, hay que volver a hacer los números.

El precio del ganado gordo en Brasil sigue firme y la oferta es restringida.

La prioridad de la industria frigorífica brasileña es China. Los bovinos con padrón de exportación siguen muy demandados y se pagan hasta 30 reales más por kilo respecto a los que son comercializados para el abasto brasileño.

Desde 2004 se había autorizado a los abastecedores a traer carne desosada para el abasto, pero la industria frigorífica no podía hacerlo. “Toda industria exportadora estaba imposibilitada de importar carne para distribuir al mercado interno”, recordó Mattos. Ahora, cuando cumplan las garantías de segregación del producto, porque el importado deberá exclusivamente ser destinado al mercado interno, podrán hacerlo. Deberán presentar un plan ante la Dirección General de Servicios Ganaderos, garantizando que la carne importada no puede ingresar al circuito destinado a la exportación. Uruguay solo puede exportar carne bovina procedente de animales nacidos, criados y faenados en el país y las máximas garantías de que se cumple con esos requisitos de los mercados, es la trazabilidad obligatoria de todo el rodeo bovino.

Para los cortes con hueso, los orígenes autorizados son Rio Grande do Sul, Paraná, Acre, Rondônia y parte de Amazonas y Mato Grosso. En todos los casos son desde mayo de 2021 zonas libres de fiebre aftosa sin vacunación y se sumaron a Santa Catalina, que hasta entonces era el único estado con certificación internacional de libre sin vacunación.

Garantías. Ayer, en rueda de prensa, el ministro Fernando Mattos, acompañado por su subsecretario Ignacio Buffa; el Director General de los Servicios Ganaderos, Diego De Freitas; el titular de la División de Industria Animal, Pablo Nadal; y el Presidente de INAC, Conrado Ferber, anunció la firma de las dos Resoluciones del MGAP y brindó los detalles.

Mattos explicó que las resoluciones no implican un riesgo para el status sanitario de Uruguay, ni para sus mercados de exportación.

“Tuvimos que tener en cuenta los compromisos asumidos por Uruguay con los mercados al momento de hacer el análisis de riesgo y los compromisos asumidos en los certificados sanitarios y en las condiciones sanitarias por las que accedemos a terceros mercados y no queremos comprometerlos”, aclaró.

El jerarca del Ejecutivo remarcó que “la carne con hueso se entiende que es una mercadería que no ofrece riesgo desde esos orígenes, pero en función de una mayor participación de agentes comerciales en la importación, podemos tener un beneficio que estamos buscando como gobierno, que es dejar un producto de calidad, con garantías sanitarias, pero también que sea más barato para la población”. De este modo, justificó la variante de autorizar (en la segunda resolución) a entre 35 y 40 empresas dedicadas a la exportación de carne bovina.

“Uruguay debe propender a abrir las mayores opciones de importación de carne de países que den garantías sanitarias, pero que, al mismo tiempo, pueden ofrecer un producto más económico, para que tengamos acceso a cortes de calidad a precios más accesibles”, agregó el titular del MGAP.

“Abrimos la posibilidad de que más actores puedan importar, buscando el objetivo de dejar un mercado más transparente. Siempre con un mayor número de empresas ejerciendo la competencia tenemos mayores posibilidades de llegar al objetivo de disponer de mayor producto y más barato para la población”, dijo el Ministro.

Ganado en pie. En paralelo, el MGAP sigue el análisis de riesgo para la posible importación de ganado en pie con destino a faena inmediata. Según el riesgo hay que profundizar el análisis”, aclaró Mattos. En torno a esta importación, “ya entra un factor donde no sólo incide la aftosa sino también otras enfermedades que puedan poner en riesgo el status sanitario de Uruguay (caso de vaca loca)”, agregó. “No descartamos la importación de ganado en pie para faena desde Brasil, es una posibilidad que la Dirección General de Servicios Ganaderos está estudiando. No será pronto, ya le advertimos a todos los que nos preguntaron. Nos tomaremos el tiempo necesario para medir el riesgo”, dijo el titular del MGAP.

Sin cuotas y con puerta vaivén

No existe cuota para importar carne bovina con hueso desde Brasil y tras la autorización de importación a las empresas locales exportadoras (frigoríficos), éstas deberán presentar ante el MGAP un plan garantizando que esa carne no va a la exportación. Desde Uruguay sigue yendo a Brasil carne bovina y ovina con hueso, principalmente a Rio Grande do Sul y otros estados.

Fuente: El Pais

Publicidad