27 de junio de 2022 00:19 AM
Imprimir

Las proteínas de la carne de origen vegetal podrían ser peor absorbidas por el organismo

La proteína que se encuentra en los análogos cárnicos elaborados con trigo y soja puede ser menos absorbida por el intestino delgado en el torrente sanguíneo que la proteína de las pechugas de pollo

Las proteínas de las alternativas cárnicas de origen vegetal podrían no absorberse tan bien como las de la pechuga de pollo. Es la principal conclusión de una reciente investigación recogida en el portal especializado New Scientist.

Así, en su web recoge las palabras de Da Chen y Osvaldo Campanella, que dirigieron la investigación en la Universidad Estatal de Ohio, que aseguran que “este trabajo abre una puerta a las propiedades nutricionales de las alternativas cárnicas de origen vegetal”, afirman

En su experimento de laboratorio, Chen, Campanella y sus colegas cultivaron una capa de células intestinales humanas en dos cámaras. A continuación, utilizaron enzimas del estómago y del intestino delgado para digerir una alternativa cárnica de origen vegetal y una pechuga de pollo cocida, antes de añadir cada producto digerido a una cámara de cada plato. A continuación, el equipo midió la cantidad de fragmentos de proteínas -o péptidos- que atravesaban la capa de células intestinales para llegar a la cámara opuesta de cada plato, lo que representa la absorción de proteínas a través del intestino.

A las cuatro horas de haber sido añadidos al plato, que es el tiempo de tránsito más largo típico de los alimentos en el intestino delgado, alrededor de un 2% menos de proteína de la alternativa cárnica de origen vegetal se había transferido a través de las células intestinales, en comparación con la proteína de la pechuga de pollo. Aunque se trata de una pequeña diferencia porcentual, el análisis estadístico sugiere que este resultado no fue un hallazgo casual.

Por lo tanto, es posible que el consumo de alternativas a la carne provoque una menor absorción de proteínas a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo. Los investigadores no evaluaron si esta menor absorción conduce a una deficiencia de proteínas.

Segunda parte
En la segunda parte del experimento, el equipo analizó los péptidos de los alimentos digeridos y descubrió que los fragmentos de proteína de la pechuga de pollo son más pequeños y más solubles en agua que los péptidos de las alternativas a la carne. “Se ha demostrado que los péptidos de menor tamaño y mayor [solubilidad] pueden transferirse más fácilmente a través de las células [del intestino]”, afirman Campanella y Chen.

Sin embargo, el modelo de laboratorio es una versión muy simplificada del intestino que carece del revestimiento mucoso que se encuentra en el cuerpo, dicen. “En el intestino, los péptidos tienen que atravesar una capa de moco… que sirve de filtro… antes de llegar a las células del epitelio intestinal. 

La absorción de proteínas también puede ser diferente en el intestino grueso, donde los alimentos pueden permanecer hasta 24 horas, un plazo que no se evaluó en el experimento.

Además, la absorción de proteínas de las alternativas cárnicas de origen vegetal y de otras carnes, además de la pechuga de pollo, depende de su composición proteica individual y de su procesamiento.

Buena base de proteínas
A pesar de sus resultados, el equipo sostiene que las alternativas cárnicas vegetales son probablemente una buena fuente de proteínas.

“Aunque las alternativas cárnicas de origen vegetal absorben menos péptidos, siguen proporcionando un buen perfil de aminoácidos y podrían ser un complemento adecuado para una dieta equilibrada”, afirman Campanella y Chen.

Los investigadores trabajan ahora para mejorar la nutrición que se absorbe de las alternativas cárnicas de origen vegetal.

“Los alimentos de origen vegetal deben diseñarse cuidadosamente para garantizar que tengan perfiles nutricionales similares o mejores que los de origen animal”, afirma David Julian McClements, de la Universidad de Massachusetts Amherst.

Fuente:

Publicidad