29 de junio de 2022 12:25 PM
Imprimir

Técnica pionera en el tratamiento de lesiones tendinosas equinas

Las lesiones tendinosas son responsables de aproximadamente un tercio de los traumatismos que se producen durante la carrera deportiva de los caballos

Las tendinopatías son uno de los trastornos ortopédicos más comunes en los équidos dedicados a la competición, y provocan cojera y dolor. Las lesiones tendinosas son responsables de aproximadamente un tercio de los traumatismos que se producen durante la carrera deportiva de los caballos, obligando a un número importante de individuos a retirarse anticipadamente de la competición.

El tendón flexor digital superficial (SDFT, por sus siglas en inglés) se lesiona con frecuencia en la disciplina de salto debido a las fuerzas de carga repetidas y excesivas que el tendón tiene que soportar después de saltar y aterrizar. Las tendinitis que afectan el SDFT tienen una incidencia de hasta el 43 %, y la mayoría de ellas ocurren en la región central del tendón.

Las células madre mesenquimales (MSC, por sus siglas en inglés) derivadas de múltiples fuentes, como la médula ósea, el tejido adiposo o la sangre periférica, han demostrado su eficacia para mejorar la cicatrización del tendón en caballos, reduciendo así la tasa de recurrencia de la lesión.

Otro producto de interés en la práctica regenerativa equina es el plasma rico en plaquetas (PRP), un producto derivado de la sangre rico en factores de crecimiento y citocinas que pueden sostener y potenciar el proceso de cicatrización de los tejidos. Cuando se combinan, estos dos tratamientos poseen un mayor potencial regenerativo en comparación con su aplicación sola.

En este sentido, un equipo de investigadores internacionales ha descrito la aplicación repetida de MSC autólogas, derivadas de tejido adiposo, y PRP autólogo para el tratamiento de una tendinitis SDFT recurrente crónica,  desarrollada a partir de una lesión previa en un caballo de salto.

El tratamiento combinado se administró dos veces en un intervalo de 1 mes. El proceso de cicatrización se evaluó mediante examen clínico, ecografía y cuantificación de productos de estrés oxidativo y mediadores inflamatorios en plasma sanguíneo.

Después de 2 semanas desde la primera inyección, se observó una reducción de la concentración de productos derivados de la oxidación, junto con un aumento de citocinas antiinflamatorias y factores de crecimiento.

Estos resultados se reflejaron clínicamente, “ya que el caballo mostró una reducción de la cojera junto con la hinchazón y el dolor después de 4 semanas”.

En el seguimiento de 1 año, el caballo no mostró signos de cojera ni hinchazón. El examen ultrasonográfico destacó una alineación de fibras compactas con un tendón ecogénico normal “como se observa en la extremidad contralateral sana”. Además, “el caballo volvió al nivel anterior de competición”, celebran los autores.

“Hasta donde sabemos, este es el primer informe de caso de un tratamiento exitoso de una tendinitis SDFT crónica de origen natural desarrollada a partir de una nueva lesión en un caballo de salto mediante una aplicación repetida y combinada de MSC con PRP”, aseguran.

Durante el estudio, “la terapia demostró ser segura y efectiva ya que no se observaron reacciones adversas; además, el caballo pudo volver a competir. Nuestro resultado podría alentar la aplicación combinada de MSC y PRP para el tratamiento de lesiones de tendones en la clínica equina”.

Publicidad