30 de junio de 2022 21:48 PM
Imprimir

Una empresa referente del agro colocó Obligaciones Negociables clase I por $2500 millones

Se trata de la salteña Juramento, “la primera compañía en producir carne bajo huella de carbono negativa en la Argentina”

La empresa agropecuaria Juramento logró el 23 del actual colocar Obligaciones Negociables (ON) clase I por $2500 millones. Según informaron en la compañía, la cantidad de ofertas recibidas fue de 65, por un total de $5052 millones.

La firma que fundara Jorge Brito (padre) comunicó que la tasa variable de esta operación cerró en 4,4% y donde “los inversores mostraron su apoyo al grupo agrícola-ganadero, permitiendo alcanzar la mejor tasa para el mercado en este tipo de operaciones en el mes de junio, lo cual demuestra la fortaleza del holding en el sector agrícola ganadero argentino”. En mayo del año pasado, la empresa había hecho una colocación similar por $1500 millones, en ese entonces con una tasa variable del 4,65% y cuyo vencimiento fue el 12 de mayo de 2022.

“Este respaldo del mercado destaca el fuerte compromiso del management de la compañía y sus accionistas para seguir creciendo, produciendo, abasteciendo a todo el mercado del noroeste argentino y exportando”, indicaron.

Los animales  ingresados al feedlot son engordados con alimento balanceado durante 90 días hasta alcanzar los 430 kilos. Con ese peso, son trasladados a su planta frigorífica de Ciclo 1 y 2
Los animales ingresados al feedlot son engordados con alimento balanceado durante 90 días hasta alcanzar los 430 kilos. Con ese peso, son trasladados a su planta frigorífica de Ciclo 1 y 2Gza. Juramento

Juramento nació en 1990 en la provincia de Salta y desde allí se convirtió en “la primera compañía en producir carne bajo huella de carbono negativa en la Argentina”. En rigor, la empresa certificó, a través SGS, líder mundial en verificación de emisiones de gases de efecto invernadero y con amplia experiencia internacional en proyectos de cambio climático, “que la huella de carbono de su proceso de producción de carne vacuna para sus canales de venta Cabaña Juramento y Frigorífico Bermejo es negativa, es decir, que las áreas verdes de sus campos captan una mayor cantidad de CO2 del que emite su sistema productivo”.

Para esto contó que “se aplicó la Norma ISO 14067:2018 Huella de Carbono de producto, siendo SGS SA (Société Générale de Surveillance) la certificadora responsable de realizar el proceso de verificación que la Norma establece. El proceso de verificación se llevó adelante calculando de forma efectiva, transparente, e independiente la huella de carbono de producto medida en masa de CO2 equivalente (CO2e).

Según se especifica en su página web, la cuantificación de la huella de carbono para la carne en el año 2020 generó los siguientes resultados: “Unos 4,6693 Kg negativos de CO2e/Kg de peso vivo de vacuno producido en los campos de Juramento. Unos 5,2055 Kg negativos de CO2e/Kg de carne sin envasar, producida en Frigorífico Bermejo. Unos 5,1870 Kg negativos de CO2e/Kg de carne envasada producida en Frigorífico Bermejo. Los valores negativos representan la cantidad de Kg de CO2e capturados por sobre las emisiones del sistema productivo. Es decir que se remueve más CO2e del que se emite”.

“Con este proceso de verificación de la huella de carbono para el producto carne, los clientes y consumidores pueden tener garantías de que Cabaña Juramento y Frigorífico Bermejo están aplicando estándares productivos que contribuyen a una economía baja en carbono, posicionando a Juramento como la primera compañía en producir carne bajo huella de carbono negativa en la Argentina”, agregó.

La empresa destacó, entre sus características, ser una de las principales del país, constituida en su totalidad por capitales nacionales. En la actualidad, desarrollan sus actividades en una superficie de más de 90.000 hectáreas propias en las que combina zonas productivas y reservas naturales y entre las que se destacan unas 46.000 para ganadería (cría, recría, invernada y engorde bajo sistema feedlot) y unas 14.000 agrícolas, donde producen granos y materia prima principalmente para el engorde de sus animales.

“Estamos integrados y participamos en todas las etapas de la cadena de valor. Desde la producción agrícola, principalmente utilizada para el abastecimiento del consumo del ganado hasta la comercialización del producto final”, detallaron.

Fuente: La Nacion

Publicidad