1 de julio de 2022 10:21 AM
Imprimir

La superficie implantada con cebada cervecera aumentó 33%

Los datos corresponden al ciclo 2021/2022. Durante el invierno y hasta la mitad de septiembre la ausencia de precipitaciones condicionó el crecimiento del cultivo.

En la campaña 2021/22 se sembraron 1,2 millones de hectáreas de cebada cervecera en Argentina. El área sembrada aumentó un 33% en relación a la campaña 2020/21 y se obtuvo un rinde promedio de 45,5 qq/Ha, una caída interanual del rendimiento del 2%.

Es importante destacar que el Sudoeste y Sudeste de Buenos Aires son las zonas que presentan mayor peso en la producción de cebada.

Con respecto al escenario climático, pulsos de humedad durante la primera semana de junio sobre el centro del área agrícola impulsaron el inicio de las labores de implantación.

Sin embargo, durante el invierno y hasta la mitad de septiembre la ausencia de precipitaciones condicionó el
crecimiento del cultivo, consignó el relevamiento de Tecnología Aplicada de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

A partir de la segunda quincena de septiembre y durante gran parte del mes de octubre, nuevas lluvias mejoraron el escenario sobre el centro y sur del área agrícola mientras el cultivo se encontraba iniciando su
periodo crítico, permitiendo alcanzar rendimientos por encima de los esperados.

El aumento de la superficie sembrada fue acompañado por una estabilidad en la adopción tecnológica. No obstante, presentó mejoras en algunos de los indicadores.

El 84% de la superficie implantada con el cereal se realizó en siembra directa.

La siembra directa recuperó adopción y alcanzó el 84% del área sembrada. La dosis de nitrógeno ascendió a 94 Kg/Ha y el 37% de los productores realizó análisis de suelo.

Como resultado de la conjunción del uso de insumos y las prácticas de manejo empleadas en cebada durante la campaña 2021/22, la adopción de niveles tecnológicos se distribuyó en 53% de nivel alto, 43% medio y 4% bajo.

La cebada es una gramínea, por lo tanto su incorporación en la rotación de cultivos presenta varias ventajas,
una de ellas es el aporte de buena cantidad de rastrojos con alta relación carbono/nitrógeno (C/N), que
favorece la formación de materia orgánica y mantiene las propiedades físicas y químicas del suelo.

A su vez, la  cebada cervecera es de ciclo corto y permite sembrar más temprano cultivos de verano como maíz, sorgo o soja.

La implantación del cultivo de cebada es un momento fundamental en donde todas las decisiones asociadas
tienen como objetivo que la floración ocurra después de las últimas heladas (ya que las mismas pueden
producir un daño importante).

Siembra

En la campaña 2021/22 el 84 % del área a nivel nacional se realizó con siembra directa, 10 p.p.
por arriba de la campaña anterior.

En el mapa 1 se presenta el porcentaje de área bajo siembra directa a nivel regional. Si se compara con
la campaña anterior, en el Sudoeste de Buenos Aires – Sur de La Pampa la adopción pasó de 59% a 71 % y en el Sudeste de Buenos Aires de 78% a 88 %.

Por otro lado, en el Sudoeste de Buenos Aires – Sur de La Pampa la baja adopción se relacionó con la
utilización de otro tipo de labranzas para controlar malezas resistentes.

Fertilización nitrogenada

La proteína en grano es una condición a tener en cuenta para que el mismo tenga calidad cervecera.
En esta dirección, la fertilización es un factor que influye en el contenido proteico.

A nivel país en la campaña 2021/22 la dosis promedio de nitrógeno aplicado en cebada
aumentó de 90 a 94 Kg. N/Ha, en relación a la  campaña 2020/21. El mapa 3 muestra las dosis de
nitrógeno aplicada en cada región productiva.

El Núcleo Sur mostró la mayor dosis de nitrógeno aplicada. En contraposición, el Sudoeste de Buenos
Aires – Sur de La Pampa presentó la menor dosis aplicada con 65 Kg. N/Ha. Sin embargo, se incrementó 7 Kg. N/Ha. en relación a la campaña anterior.

Fertilización fosfatada

En relación a las dosis de fósforo aplicado, a nivel país en la campaña 2021/22 la dosis promedio en
cebada disminuyó de 18 a 17 Kg. P/Ha, en relación con la campaña 2020/21.

En el mapa 4 se pueden observar las dosis de fósforo aplicada en cada región productiva. El
Sudeste de Buenos Aires mostró la mayor dosis de fósforo aplicada con 20 Kg. P/Ha.

La dosis de fósforo aplicada disminuyó en relación al ciclo 2020/2021 

El Sudoeste de Buenos Aires – Sur de La Pampa, al igual que en el caso de nitrógeno, mostró la menor
dosis de fósforo aplicada, con 13 Kg. P/Ha.

La concentración de la adopción en nivel tecnológico alto se puede explicar por la recuperación de la siembra directa, el crecimiento de las dosis promedio de nitrógeno y el mayor porcentaje de productores que realizó análisis de suelo (superior en comparación a otros cultivos).

A su vez, si se analiza la adopción de nivel tecnológico por región se observa que el Sudeste de Buenos Aires
presentó una adopción de 78% de nivel alto, mientras que el Sudoeste de Buenos Aires – Sur de La Pampa
mostró un 18% de adopción de nivel alto. Estos porcentajes se correlacionan con los valores de la variables tecnológicas presentadas previamente.

Fuente: NAP

Publicidad