3 de julio de 2022 12:16 PM
Imprimir

Firmeza “estructural” en la demanda internacional de carne

La firmeza del mercado global de carne “es un fenómeno estructural”, afirmó el analista Víctor Tonelli en Argentina. China está en un proceso de mayor consumo de carne de vacuno mientras los países productores –como es el caso de Uruguay- no tienen margen para ofrecer mayor volumen, el resultado es que el mercado continuará tensándose […]

La firmeza del mercado global de carne “es un fenómeno estructural”, afirmó el analista Víctor Tonelli en Argentina.

China está en un proceso de mayor consumo de carne de vacuno mientras los países productores –como es el caso de Uruguay- no tienen margen para ofrecer mayor volumen, el resultado es que el mercado continuará tensándose con precios firmes, dijo Víctor Tonelli.

“El mercado de carnes sigue muy firme y demandante”, afirmó en Todo el Campo respecto al mercado global. Aseguró que hay “pilares muy sólidos” que permiten creer que estamos ante un fenómeno “estructural”, y cabe esperar que continúe así “por muchísimo tiempo”. Lo que está sucediendo es que China compra todo y paga bien por eso, agregó.

En mayo China importó 15% más carne que en abril, y que esa tendencia no va a cambiar porque precisa satisfacer las necesidades de su población. “China absorbe todo y seguirá haciéndolo”, afirmó.

En solo 5 años, los chinos “pasaron de consumir 5 kilos a prácticamente 7 kilos de carne de vacuno, y hay varios analistas que estiman que en 2030 llegarán a 9 o 10 kilos”. Hay un despegue en el consumo que mantiene la demanda, la pregunta “no es si van a querer comer, sino si habrá carne en el mundo para abastecer ese crecimiento”, planteó.

Si China no consume más “es porque (en el mundo) no hay carne para abastecerla, y eso es lo que sostiene los precios internacionales, y lo seguirá haciendo en el futuro”.

Frente a ese panorama de mayor consumo de China, los países productores no tienen casi margen de aumentar la oferta, por lo que el mercado se tensa y los precios se disparan.

“Las capacidades de crecimiento de los países que ofrecen carne de vacuno al mercado, están muy en el límite, Uruguay mismo lo está”, o sea que “no quedan muchos países con capacidad de crecimiento significativo y con disponibilidad de exportaciones adicionales, mientras tanto el mundo sigue creciendo y la capacidad de producir carne vacuna a nivel mundial es muy limitada, más limitada aún por las cuestiones vinculadas al medioambiente y de responsabilidad social”, expresó. El resultado final es que los consumidores seguirán pagando más.

En base a Todo el Campo

Publicidad