4 de julio de 2022 09:50 AM
Imprimir

Protesta obrera y toma del frigorífico Giorno

Las instalaciones de Iberconsa en Mar del Plata son ocupadas desde el viernes por trabajadores registrados bajo convenio del SOIP. Reclaman un mayor valor para el reproceso de langostino luego que la empresa cambiara el sistema de producción en busca de mayor aprovechamiento de la materia prima.

Trabajadores del pescado efectivos de Giorno ocupan desde el viernes las instalaciones del frigorífico, ubicado en Ayolas al 3000 en el puerto de Mar del Plata. Esperan que la empresa brinde un mejor precio de la producción de langostino que realizan en el establecimiento y en el que se involucran unos 130 obreros.

Giorno, de Iberconsa Argentina, realiza tareas de pelado y devenado de colas de langostino previamente descongeladas. El frigorífico se ha abocado al trabajo del langostino desde que tomaron el control de la ex Valastro. Iberconsa ha suscripto un convenio especial con sus trabajadores que fija las remuneraciones por la tarea de agregarle valor al marisco.

REVISTA PUERTO estuvo el sábado a la mañana en la puerta de Giorno pero los delegados de los obreros no bajaron para explicar el motivo de la protesta. Tampoco hubo nadie del SOIP capaz de dar detalles. “Estamos en negociaciones con la empresa y no queremos que nada interrumpa las conversaciones”, dijeron fuentes extraoficiales de los trabajadores.

El nudo del conflicto sería el intento de la empresa de cambiar el sistema de trabajo. Hasta ahora el proceso de pelado y devenado los obreros lo realizaban en un solo movimiento con un devenador de plástico.

Ahora la intención de la empresa sería aplicar un método por el que se obtiene un producto de mejor calidad y se evita el desperdicio. Esa idea no es nueva. Hace un par de meses que habrían buscado modificar el sistema, pero el nivel de producción mermó y por consiguiente los ingresos salariales.

Los obreros pidieron que se liquide a promedio para que el salario no se resienta tanto, pero las cosas no habrían cambiado.  El viernes la protesta se habría originado porque la empresa avisó que liquidaría los sueldos ya sin el promedio al ver que no había avances en la adaptación de la nueva metodología de trabajo.

Desde Giorno tampoco quisieron hacer declaraciones, aunque de manera extraoficial revelaron que el método anterior les hace perder el 8% de rendimiento final de cola pelada y devenada.

“No se quiere que ganen menos, en la empresa quieren que ganen lo mismo, pero haciendo las cosas bien”, resumió un capataz.

De ninguno de los dos sectores quisieron poner en números lo que está en juego. Ni cuántos kilos hacían con el método viejo y cuantos con el sistema nuevo. Solo indicaron que la diferencia ronda el 60% y que la empresa ofreció una mejora del 10%.

El sábado a la mañana la calle Ayolas era un páramo. Apenas algunos patrulleros que cada tanto pasaban por la puerta del frigorífico y consultaban a los guardias de seguridad si todo estaba en orden. Los obreros se turnaron para pasar la noche y como el comedor quedó chico, algunos durmieron en los vestuarios.

Las posiciones por ahora parecen inflexibles. La ocupación de las instalaciones del frigorífico incluye también el bloqueo de las cámaras frigoríficas, impidiendo el ingreso de materia prima y la salida de producto terminado.

Publicidad