26 de julio de 2022 12:04 PM
Imprimir

La hemovacuna, un remedio eficaz contra la tristeza parasitaria

La hemovacuna es un método eficaz para combatir la tristeza parasitaria, según indicó la directora de la División de Laboratorios Veterinarios (DILAVE) “Miguel C. Rubino”, Valeria Gayo Ortiz, en una nota del diario El País de Uruguay.

La Dilave es el laboratorio oficial veterinario de Uruguay, de la Dirección General de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), que garantiza la inocuidad de la carne y otros productos que Uruguay exporta al mundo, al igual que la sanidad del ganado en pie que sale hacia algunos mercados.

De acuerdo con la directiva la hemovacuna ofrece una protección de 80%. “Si tengo controlados los hemoparásitos, la presión sobre los garrapaticias bajará y se evitan residuos”.

En el marco de una lucha más efectiva contra la garrapata del bovino, la medición de resistencia a uno o más principios activos es fundamental para que el productor pueda saber cómo encarar sus tratamientos.

“El testeo de la resistencia a los específicos veterinarios es fundamental para poder hacer un correcto tratamiento contra la garrapata. A ciegas no se van a lograr avances”, indicó.

La hemovacuna tiene los tres parásitos causantes de la tristeza parasitaria (dos babesias y un anaplasma). Son poblaciones atenuadas de los tres parásitos. Lo que se recomienda es que se le aplique a los terneros, categoría que tiene una resistencia fisiológica hasta los 19 meses de edad. Cuando pasan a ser más adultos es donde está el riesgo de enfermar y hasta de morir. En la tristeza parasitaria hay hasta 50 % de letalidad.

La enfermedad baja la ganancia de peso, produce anemia, abortos, etc.. Lo que se recomienda es vacunar a los terneros entre los cuatro y nueve meses de vida. Esos animales tienen que estar en buenas condiciones y que no sean sometidos a estrés.

“Sabemos que está existiendo un uso masivo de piroplasmicidas. En un futuro cercano, se van a comenzar a analizar residuos. Algunos mercados de exportación están pidiendo análisis de piroplasmicidas (Antipirético para el control de la tristeza bovina) y es un producto que tiene 213 días de espera (siete meses). Si podemos usar una herramienta biológica como la hemovacuna, que no genera problemas y evitará muchos inconvenientes”, afirmó.

Añadió que “si tengo controlados los hemoparásitos, vacuno a los terneros todos los años y ese no es un problema, la presión con los garrapaticidas y los piroplasmicidas bajará. La medición de residuos de piroplasmicidas, es un tema que se viene”.

La Dilave “Miguel C. Rubino” ha producido esta hemovacuna desde hace más de 40 años y es una bandera del departamento de Parasitología. Es una vacuna que es refrigerada y se produce una vez por mes.

“Hay muchos países que ni siquiera tienen la posibilidad de contar con una hemovacuna. En Uruguay la tenemos y hay que utilizarla más, no solo por las pérdidas económicas que causa la tristeza parasitaria a los productores, sino también por los residuos que pueden dejar algunos productos utilizados para combatir la garrapata en el ganado”, concluyó.

Publicidad