30 de julio de 2022 11:04 AM
Imprimir

El consumo de pollos ya está a apenas dos kilos del de carne vacuna

Si se tratara de una carrera, y parafraseando a la actividad hípica, podría decirse que “pollo que alcanza, quieren ganar”. La referencia es a una competencia apuntada al consumo de los argentinos, que hasta hace pocos años atrás tenía un ganador indiscutible en la carne vacuna, pero ahora ese liderazgo lo está poniendo en duda […]

Si se tratara de una carrera, y parafraseando a la actividad hípica, podría decirse que “pollo que alcanza, quieren ganar”. La referencia es a una competencia apuntada al consumo de los argentinos, que hasta hace pocos años atrás tenía un ganador indiscutible en la carne vacuna, pero ahora ese liderazgo lo está poniendo en duda la carne de pollos.

Hoy la primera refleja 48 kilos por habitante y por año, y la segunda se acercó hasta los 46 kilos, según los datos revelados durante la “Jornada de las Carnes” en la Exposición Rural. Esto dentro de un panorama en el consumo cárnico general que está en niveles históricos a pesar de la crisis social y económica que atraviesa el país.

“La actividad de carnes y ganados presenta un horizonte global positivo. Estamos en los índices más altos según los parámetros internacionales que indica la FAO. En 2021 el consumo alcanzó los 118 kilos por habitante, ocho más que hace una década. Y la composición de la oferta y demanda está mucho más diversificada, ya no somos bovinos dependientes”, dijo Carlos Odriozola, coordinador de esa Comisión de Carnes.El consumo pasó de 56 a 48 kilos de carne vacuna y de 38 a 46 de pollo. Sobre todo por el precio.

Esos 48 kilos hablan por sí solos, pero no solo creció hasta los 46 la carne aviar, también subió a 16 kilos por habitante y por año la carne porcina, mientras que el resto se lo dividen el pescado (7 kilos) y la carne ovina (2).

“En los últimos años el consumo per cápita de proteínas animales, lejos de caer, ha superado casi en un 17% la media histórica de 116 años”, afirmó el consultor Víctor Tonelli. En paralelo, el consumo mundial arroja una tendencia similar. “La demanda es firme y consolidada con entre un 6% y 14% de crecimiento a largo plazo”, indicó el consultor.

Comparando el consumo entre  2011 y 2021, el global de carnes per cápita creció en 8 kilos. La carne bovina registró un descenso en su consumo de 8 kilos, pasando de los 56 a los 48, que se trasladaron al pollo, que mostró un incremento de 38 kilos a sus 46 actuales.

Según datos de FAO, en diez años el consumo de carnes aumentará en 36 millones de toneladas (Mt). Argentina actualmente solo responde por seis Mt de proteína animal, de las cuales el 83% se destina al mercado interno. En conjunto alcanzan una facturación de U$S 24 millones y agregan valor a más de 11 Mt de maíz.

El 17% restante se exporta, algo más de un millón de toneladas, generando divisas por más de U$S 3.500 millones.

Redacción/MGE

Publicidad