5 de agosto de 2022 12:50 PM
Imprimir

El girasol se consolida para el 22-23

En la última semana, Argentina ganó un nuevo ministro de Economía y perdió un Ministerio de Agricultura. Los cambios no cayeron bien en el sector. Concluyó la Exposición Rural 134º.

…que, mientras se puso en marcha el famoso dólar-soja, con muy bajas respuestas hasta ahora, tal vez, a la espera de la asunción, anoche, del nuevo equipo de Economía que lidera Sergio Massa, se conocía el avance (finalmente) del primer embarque desde Ucrania que permitirá la salida de los stocks acumulados en los puertos del Mar Negro desde que comenzó la guerra, a fines de febrero. Igual, se estima que la regularización será muy lenta, y que Argentina cuenta al menos con unos 4 años, hasta que la situación de Ucrania en el Mar Negro se regularice, aunque hoy finalizara el conflicto bélico. De tal forma, se consolidan las perspectivas del girasol que ya para el próximo ciclo 22-23, puede aumentar 25% su superficie, y tal vez más, si se garantiza el abastecimiento de los insumos esenciales (desde semillas en adelante, tal como se escuchó ayer en el Auditorio de la UCA, donde llevó a cabo una nueva jornada de girasol organizada por Asagir, y que fue seguida con particular interés, presencial, y virtual, especialmente desde el exterior. El caso es que Argentina es uno de los pocos países en condiciones de crecer exponencialmente en un cultivo que llegó a superar en el país los 4 millones de hectáreas sembradas, y hoy apenas pasa los 2 millones. A pesar de esto, ya es la 9º cadena de valor en el país, según el INDEC, y es una de las que más a crecido en lo que va del año, situación que se estima se mantendrá en el 23 de la mano de la demanda internacional insatisfecha de aceites. Tanto es así, que ya uno de los elementos de valoración comercial es “conflicto bélico potencial”, que pone a la Argentina en un lugar inmejorable, y que constituyó la causa central de que casi de un día para el otro, “el 75% de los aceites de girasol se dejaran de comercializar”, según explicó el titular de Ciara-CEA, Gustavo Idígoras, en alusión a dos de los principales proveedores mundiales: Ucrania y Rusia.

…que, mientras siguen los conflictos por las Paritarias de la fruta en Río Negro y Neuquén, continúa el alerta por la falta de fertilizantes que comienza a agudizarse, en especial, tras las lluvias que, aunque dispares, cubrieron amplias zonas de la región agrícola, alentando la reanudación de labores postergadas, entre ellas, la fertilización.Esto se sumó a otro dato que es seguido con particular atención, como el precio del petróleo, ahora en alrededor de u$s100/barril, lo que debería constituir una buena noticia para la producción, en la medida que se normalice el abastecimiento interno de combustible de incidencia directa en los costos de producción, pero también en el estratégico transporte. En tal sentido, el último informe de la Federación (Fadeeac) dice: “El sector acumula un incremento de 60,5% en los últimos siete meses de este año. Los rubros que más impactaron fueron: seguros, material rodante, reparaciones y neumáticos”. Según la entidad, “el índice volvió a exhibir en julio otro significativo aumento del 8%, tras registrar en junio un 8,51%, y en mayo un 10,59%, incremento récord en más de tres años”.

…que, mientras todavía suenan ecos de La Rural, la falta de autoridades nacionales, el éxito de las ventas, o la ausencia (finalmente) de los piqueteros que amenazaban con irrumpir el sábado en el acto inaugural (lo que no ocurrió, diluyéndose sin explicaciones); la llegada del nuevo ministro de Economía, y sus primeras medidas provocaron una mezcla de estupor y malestar. Por caso, la nueva baja de categoría de Agricultura a Secretaría, cayó mal, entre otras cuestiones, por la falta de paralelismo con otras áreas que se mantienen como ministerios. Tampoco el nombramiento del entrerriano, Juan José Bahillo, desconocido para la gran mayoría, fue muy bien recibida, y seguramente serán solo algunos de los muchos corrillos que desde el miércoles se van a dar en Rosario donde después de 3 años, volverán a reunirse los socios y seguidores de Aapresid (siembra directa), en uno de sus habituales multitudinarios encuentros. Con una convocatoria mucho más simple y directa: “A suelo abierto”, los organizadores proponen 12 ejes temáticos, y nada menos que 120 charlas que prometen no dejar lugar sin analizar, desde el cambio climático, al veganismo; desde la producción al comercio, o desde la ética a la política, con un panel destacado de especialista locales e internacionales, en un momento clave de la actividad agroindustrial en el mundo, que enfrenta un cambio de paradigma, y cuando Argentina podría aprovechar una coyuntura especial.

Por Susana Merlo

Publicidad