11 de agosto de 2022 14:47 PM
Imprimir

NUTRICIÓN DE LAS PONEDORAS EN DIFERENTES SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

La transición en el sector de la puesta, pasando de las jaulas convencionales a los sistemas libres de jaulas y aún más a la del aire libre está reescribiendo los requerimientos nutricionales de la gallina ponedora. En los últimos 25 años, el número de huevos que una gallina puede producir ha aumentado en alrededor de […]

La transición en el sector de la puesta, pasando de las jaulas convencionales a los sistemas libres de jaulas y aún más a la del aire libre está reescribiendo los requerimientos nutricionales de la gallina ponedora. En los últimos 25 años, el número de huevos que una gallina puede producir ha aumentado en alrededor de 2 huevos cada año, mientras que la cantidad de pienso necesaria para producirlos se ha reducido en un 18,6 % en las explotaciones de baterías. El resultado ha sido una fuente de proteínas de alto valor a bajo coste, ofrecida a los actuales consumidores.

Durante este tiempo, las empresas de selección comenzaron a seleccionar unas gallinas que estuvieran mejor adaptadas a las jaulas. Esto ha representado unos pesos corporales más reducidos, una mejor conversión del pienso y un aumento de la calidad y el tamaño del huevo, entre algunos de los caracteres seleccionados.

En Estados Unidos el sector está siendo empujado a la transición de las jaulas convencionales a unos sistemas de producción no de jaulas a un ritmo 3 veces más rápido que lo que tuvo lugar originalmente cuando se comenzó con las jaulas. Las empresas de selección están tratando de convertir a la gallina en un ave más productiva cuando está destinada a estar alojada en un entorno libre de jaulas.

Actualmente en Estados Unidos, las estirpes de huevos marrones se utilizan más en los sistemas no de jaulas y casi exclusivamente en las instalaciones al aire libre.

Sin embargo, una de las cuestiones actuales es que nuestra base de conocimientos en cuanto a estos métodos de producción alternativos y su influencia en la nutrición de las gallinas y los rendimientos en la puesta se limita a los estudios e investigaciones llevados a cabo a finales de la década de 1940 y principios de la de 1950. Esta información fue recopilada con razas específicas de gallinas que ya no existen y no con las líneas modernas de las aves que han sido seleccionadas para unos pesos corporales inferiores y unos niveles de producción muy altos.

Por lo tanto, un examen de la nutrición alternativa de las ponedoras en el contexto de las bases de conocimientos actuales proporcionaría una información beneficiosa para identificar cómo las prácticas de alimentación se trasladan a las estirpes modernas de gallinas alojadas no en jaulas o al aire libre. Porque cómo las investigaciones sobre la producción sobre yacija o al aire libre en entornos controlados es limitada, se necesitan estudios adicionales relevantes para expandir estos sistemas.

K. E. ANDERSON
32nd Annual Australian Poultry Sci. Symp. Camden, Feb. 2021

Fuente: avicultura.com

Publicidad