15 de agosto de 2022 10:14 AM
Imprimir

San Luis cumple con todas las condiciones para hacer vino

La Asociación Vitivinícola de la provincia organizó una cata interna para conocer en detalle cómo es la producción local. Participaron enólogos, ingenieros agrónomos, productores y sommeliers.

La Asociación Vitivinícola de San Luis avanza sobre un camino que requerirá de pasos certeros y firmes. Uno de ellos fue la organización de la primera Cata Ciega Interna a la que asistieron productores, enólogos, ingenieros agrónomos y sommeliers. “Quienes conformamos la Asociación compartimos la necesidad de interiorizarnos en todos los proyectos de la provincia. Somos muchos y no nos conocíamos. Hay nuevos y otros que ya están comercializando”, dijo Alfredo Cartellone, el flamante presidente de la institución.

Además indicó que es importante “tener en cuenta los volúmenes que se están manejando actualmente, cuántas botellas de cada varietal se producen, analizar la posibilidad de participar en ferias de la provincia y de todo el país, a las que ya hemos sido invitados. Además buscamos que la gente que vive en San Luis pruebe y vaya conociendo el vino con sello local”.

“La degustación fue una buena excusa para reunirnos. Decidimos en este caso que no sea abierta a todo el público. Faltaron algunos pocos que están justificados, porque nos comunicamos por un grupo de WhastApp. Necesitamos saber dónde estamos parados en cuanto a la calidad del vino. Sabemos que hay diversas variedades, las más comunes son malbec, cabernet sauvignon, syrah, cabernet franc, anccelotta y tannat, entre otras tintas. Y sobre todo viognier en blanco”, aseveró.

En total son catorce productores que manejan diferentes volúmenes en sus bodegas. Hay quienes trabajan dos hectáreas y otros que tienen hasta cincuenta, y cada uno cuenta con sus asesores propios y sus enólogos.14 es la cantidad de productores de vino de la provincia, que elaboran distintos varietales, que participaron en la primera Cata Interna de la Asociación Vitivinícola de San Luis.

La cata tuvo dos etapas. “La primera fue a ciegas, tapamos la etiqueta de la botella para que no hubiera condicionamientos con ninguna marca. Cada productor presentó sus vinos de la añada 2022, es decir todos eran de producción nueva. Sabemos que la uva se cosecha en marzo cada año y ahora están en plena etapa de elaboración de la bebida, que termina en agosto o septiembre. El vino se puede embotellar o guardar en barricas, depende del estilo de cada uno”, especificó Cartellone.

El ingeniero agrónomo contó que probaron los vinos que no están terminados al ciento por ciento, es decir que aún están en proceso de elaboración. “Cada uno tenía una planilla de cata en la que se analizaron y evaluaron diferentes atributos. El primero tiene que  ver con el aspecto visual, el color y el brillo, entre otras características. En cuanto a la tipología, había un ítem relacionado con los aromas que denota. Otra condición fue reconocer el sabor; y para terminar se hizo una percepción general. Los valores se clasifican bajo los parámetros:  regular, bien, muy bien, sobresaliente y excelente”, aseguró el funcionario de Sol Puntano.

Cada vino que participó en la cata recibió una puntuación. “Finalmente realizamos un promedio, sacamos una conclusión sobre lo que habíamos degustado. Por supuesto que el desarrollo de la cata no tenía ningún fin competitivo, ya que decidimos analizar solamente el estándar de calidad de los vinos que se elaboran en San Luis”, aclaró Cartellone.

Lo bueno de esta iniciativa es que fue la primera y estuvo dedicada exclusivamente a vinos puntanos. En general la conclusión de todos los que participaron en la cata fue que “en cuanto a lo cualitativo los vinos estuvieron por encima de las expectativas. A pesar de que San Luis todavía es una región que no tiene un desarrollo vitivinícola importante, la actividad en general fue muy interesante”, opinó Cartellone.

La organización de la actividad y la buena concurrencia representó para los productores una gran oportunidad. “La provincia cuenta con un enorme potencial en cuanto a la producción de vinos. El clima y la composición de los suelos son, sin dudas, dos aspectos favorables. Hay que trabajar y continuar por el camino que iniciamos para obtener buenos varietales, mejorar la tecnología en bodega y poder realizar de manera óptima los procesos de elaboración. Cualitativamente está muy bien San Luis, hay que proyectar mayores volúmenes de producción e incorporar a más productores”, afirmó Cartellone.

Varietales. Buscan favorecer las condiciones para que la producción de vino local aumente y se comercialice en todo el mundo.

La segunda etapa de la cata interna se basó en probar, de manera abierta, los vinos comerciales que en la actualidad están disponibles en las góndolas, en las vinotecas o en los restaurantes. Algunos de ellos son los de la firma Sol Puntano, Viñas Puntanas, Corral de Palos y Toribio.Con un total aproximado de 200 hectáreas destinadas al cultivo de vides, el Gobierno provincial apuesta al desarrollo de este sector.

“Los que están en el mercado son menos vinos en cantidad, en comparación con los que probamos a ciegas, porque son muchos los productores que en la actualidad están haciendo sus primeros vinos y no tienen aún líneas comerciales a la venta, que están en etapa de prueba”, dijo, y aseguró que de los que ya se venden al público analizaron e hicieron comentarios sobre cada una de las etiquetas.

El reconocido sommelier Sergio Tognelli llevó a la degustación a un grupo de estudiantes, que aportaron el servicio y conocieron de cerca los detalles de la iniciativa.

El papel del Gobierno provincial

“La Asociación además forma parte de la Mesa Vitivinícola Provincial, que está presidida por Agustín Martínez, el actual jefe del Programa Marca San Luis, del Ministerio de Producción. Una vez por mes nos reuniremos con otros organismos como el INTA, Conicet, INTI, Senasa y la FICA. Todos acompañarán y producirán conocimientos para aportar a los productores. Es decir que harán  investigaciones y recopilarán información”, explicó Cartellone.

Una vez que obtengan los datos necesarios, el Ministerio de Producción, podrá conocer la situación del sector vitivinícola en la provincia y estará en condiciones de recomendar acciones que sirvan para mejorar el sistema de producción y comercialización de los vinos, y además trabajará en políticas y acciones de fomento.

Otra de las tareas importantes del Gobierno provincial será buscar consenso dentro de las propuestas que se presenten en el ámbito provincial, regional y nacional.

“La idea es armar una agenda de trabajo en la que participen todos los actores, hacer un convenio marco para trabajar en conjunto y hacer una reunión mensual. El objetivo de todos es desarrollar un mapa de caracterización vitivinícola a nivel provincial para saber específicamente cuáles son las zonas que favorecen este tipo de producción. Además buscamos formar parte del enoturismo, conversar sobre una ruta del vino en la provincia, que el producto local se conozca y genere ingresos a través de los visitantes”, concluyó.

Publicidad