28 de agosto de 2022 00:39 AM
Imprimir

Antioxidantes hechos con respeto al bienestar animal

Son productos generados a partir del cultivo de erizos de mar. Los hace una bioempresa de científicas sin verter contaminantes al mar

Los erizos de mar viven en el fondo marino hasta los 2500 metros de profundidad. A partir del cultivo de una especie autóctona de erizo de mar, investigadoras del Conicet crearon una empresa startup en Puerto Madryn, provincia de Chubut, que ya salió a ofrecer al mercado productos con antioxidantes que son útiles para la industria de la cosmética y la alimentación.

El bioemprendimiento se hizo en base a estudios llevados a cabo por un equipo de investigación en el Centro para el Estudio de Sistemas Marinos (CESIMAR – CENPAT), que depende del Centro Nacional Patagónico.

Los erizos producen huevas que tienen “espinocromas”. “Son polifenoles marinos, es decir, son moléculas conocidas por ss beneficios para la salud”, explicó a RIO NEGRO Tamara Rubilar, una de las investigadoras y cofundadora de la startup EriSea SA. “Al basarnos en estudios previos, empezamos a evaluar si se podía manipular la producción de espinocromas con la idea de aplicar la biotecnología a la acuicultura sustentable. De esta manera, se consigue que los erizos produzcan 500 veces más espinocromas que en el mar”, explicó.

Como el proyecto de manipulación para cultivar los erizos fue exitoso, las investigadoras detectaron que se genera un rendimiento mucho mayor que va dentro del 10 o el 15% extra. Se asegura el bienestar del animal, y además no se usan solventes ni contaminantes en el mar”, resaltó la doctora Rubilar.

“Desarrollamos tecnología acuícola para poder cultivarlos y poder aprovechar las moléculas que acumulan en sus huevos. Son espinocromas, polifenoles marinos con un poder antioxidante más grande que la astaxantina que permite pensar productos para el uso de la salud humana”, afirmó.

En el mundo hay 950 especies de erizos de mar. En la iniciativa de Puerto Madryn, se decidió trabajar con una especie autóctona, que se llama Arbacia dufresnii y vive en el Golfo Nuevo.

La bioempresa ya tiene una planta piloto en el Parque Industrial Pesquero de Puerto Madryn. Sus representantes también lograron, en un trabajo articulado con el departamento de Bromatología de Chubut y la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL), que se incorporen a los erizos de mar en el Código Alimentario Argentino. Ya han obtenido los números de registros alimentarios en la provincia de Chubut.

Según Rubilar, EriSea se trata de una empresa de base tecnológica del Conicet. “Creamos la marca Promarine Antioxidants con la cual hemos producido tres suplementos dietarios. Dos de esos productos ya han salido a la venta y se llaman Marine Epic -un agua de hueva de erizo-, y el aceite Marine Fusion”.

En el caso del agua “Marine Epic”, conjuga las propiedades del complejo vitamínico B con las huevas de los erizos de mar. En tanto, el aceite se usa como suplemento dietario a base de Omega 3 líquido. Además, hay un tercer producto que está siendo utilizado en un ensayo para las personas con secuelas por el COVID-19 en tres hospitales de Buenos Aires, comentó la investigadora. Se evalúa su eficacia y seguridad en pacientes.

Fuente:

Publicidad