12 de septiembre de 2022 11:46 AM
Imprimir

Piden notificar sospecha de escarabajo de colmena

Con presencia en Brasil, Paraguay y Bolivia buscan advertencias tempranas a fin de agilizar el control de la plaga.

Existe un riesgo latente del ingreso al país del pequeño escarabajo de colmena (PEC) que afecte a la producción apícola por lo que es clave saber identificarlo y que se informe si hay sospecha de su presencia. Su aparición en Brasil, Paraguay y Bolivia activó acciones de prevención e información para el sector apícola que encabeza Senasa, Inta, el Ministerio de Agricultura de la nación y en Jujuy hay una alianza.

El especialista e ingeniero agrónomo responsable del programa de Sanidad Apícola del Senasa, Mauricio Rabinovich explicó al respecto. “Es una nueva amenaza para la apicultura nacional porque es un escarabajo que funciona como un parásito afectando las colmenas y lo que hace básicamente es alimentarse de los recursos nutricionales de la colmena, de la miel, el polen, las crías” explicó.

Genera un ambiente inadecuado para la colonia de abejas dentro de la colmena provocando que las abejas terminen yéndose dejando todos los recursos al escarabajo para que siga alimentándose y multiplicándose adentro, de modo que se genera un foco y puede proliferar en forma numérica y alarmante. Esto genera las condiciones para que pueda ir a otras colmenas del mismo apiario de la zona.

“En lo que hace al nivel de productividad de la colmena la perspectiva es que se pierda totalmente. Es una amenaza que nosotros la consideramos muy seria”, precisó el especialista.

Recordó de hecho que dese 2016 y debido a la notificación que hizo Brasil de la existencia del escarabajo, declararon en Argentina el “alerta sanitario nacional”. “Tenemos prácticamente toda la parte Norte del país con amenaza de ingreso del escarabajo”, advirtió. Sucede que desde 2016 se dispersó en Brasil por el centro sur del territorio, por lo que había una seria probabilidad de que pase a Uruguay, además desde mayo de éste año Paraguay notificó la presencia del escarabajo y poco tiempo después lo hizo Bolivia.

“Uno de los inconvenientes es que el escarabajo se mete y genera este problema de infestación en las colmenas. Y en la medida que las colmenas se muevan sin ningún tipo de control sanitario en el país, hace que se pueda dispersar rápidamente”, aseguró.

El especialista explicó que uno de los inconvenientes es la posibilidad de dispersión de este escarabajo ya que puede volar y si todo es favorable puede hacerlo más de 10 kilómetros en un día. “Entonces la posibilidad de dispersión y que pueda ingresar a nuestro país es una probabilidad seria”, advirtió Rabinovich y aseguró que desde 2016 hasta la fecha recibieron 20 notificaciones de sospecha y todas dieron negativo.

En principio es clave identificar si hay sospecha, y saber qué deben observar para identificar los escarabajos de las colmenas. “Deben tener en claro que inmediatamente se tiene que hacer una notificación de la sospecha del escarabajo para que podamos actuar rápidamente en la contención territorial”, precisó.

Planteó que es algo que se viene difundiendo en centros regionales y oficinas de Senasa, de Inta y ministerios de Producción, tanto en formato de papel como digital. “El secreto del éxito de las acciones que estamos implementando en todo el territorio nacional es llegar lo antes posible para poder detectarlo rápidamente en el territorio. Por eso me parece importante que frente a la menor duda de sospecha que el ejemplar, ese escarabajo que estamos pudiendo ver en una colmena, poder capturarlo, ponerlo en un frasco con alcohol y hacer la notificación inmediata”, informó.

La situación se puede reportar en alguna de las oficinas de Senasa, que en Jujuy hay varias, para hacer la notificación de sospecha, por otro lado escribir un mail al organismo a notificaciones@senasa.gob.ar, o bien bajar la aplicación telefónica Sigap formularios y tras registrarse llenar el de “abejas, sospecha de pequeño escarabajo de las colmenas”.

Recalcó que el escarabajo no está en territorio nacional y sobre esa base buscan una notificación temprana, y una vez que se cumpla se podrán iniciar las acciones de control para tratar de contener el escarabajo en el territorio. “La medida más efectiva, menos riesgosa para la posible contaminación de los productos de la colmena es tenerlas en buen estado, que se puedan defender ellas mismas del escarabajo, o sea tener colmenas fuertes”, precisó el especialista.

Senasa, Inta, a través del Programa Apícola (Proapi) y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Magyp) trabajan en diferentes estrategias de intervención que en Jujuy significó una reciente alianza con el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Buscan cambiar hábitos

El Pequeño Escarabajo de la Colmena (PEC) es un parásito externo de las abejas, originario de las regiones tropicales y subtropicales del sur del Sahara Africano. Se trabaja en el país en un programa de vigilancia, buscando cambiar los hábitos de las prácticas. Rabinovich informó que están terminando de redactar un documento en conjunto con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Magyp) y con Inta para llevar una serie de recomendaciones para cambiar estos hábitos de práctica apícola comunes en todo el territorio nacional que favorecen su presencia. Una de ellas es que cada vez tengan menos colmenas débiles en los apiarios.

Por ello explicó que en las colmenas en lugar de sacar el techo o la entretapa y de ponerla al lado, deben mirar entre las abejas si hay algo sospechoso. Si bien se notificaron sospechas en el país, fueron negativas, destacó que es importante que los productores estén atentos y aclaró que hay otros escarabajos que no causan daño y son parecidos. Por ello buscan difundir la implementación de un sistema de vigilancia sobre esta plaga emergente. Una de las acciones es la capacitación a técnicos y productores para el monitoreo de la frontera y fortalecer la red de apiarios de vigilancia activa.

Fuente: eltribuno.com

Publicidad