18 de septiembre de 2022 11:32 AM
Imprimir

Plantaciones forestales tienen 70 millones de toneladas de carbono

Las plantaciones de pino son las que registran el mayor almacenamiento de carbono orgánico, mientras que la región mesopotámica lidera la reserva de bosques cultivados.

Un estudio realizado por el INTA y la Secretaría de Agricultura de la Nación determinó que las plantaciones forestales almacenan 70 millones de toneladas de carbono orgánico en los diversos ambientes del país.

Entre los resultados se destaca que la región mesopotámica lidera la reserva nacional de bosques cultivados y que las plantaciones de pino son las que registran el mayor almacenamiento de carbono orgánico. Se trata de información clave para el diseño de estrategias de mitigación de gases de efecto invernadero y la obtención de certificaciones ambientales.

Como base para la producción de alimentos, fibras y muchos servicios ecosistémicos esenciales, el suelo representa un componente importante de los sistemas productivos y un recurso clave para la mitigación y adaptación al cambio climático por su capacidad de almacenar compuestos carbonados tanto orgánicos como inorgánicos.

Por eso las plantaciones forestales son muy valoradas por los numerosos servicios ecosistémicos que brindan, entre los que se destaca la capacidad de secuestrar gases de efecto invernadero (GEI) y almacenar carbono orgánico del suelo (COS). Para tener números más precisos, ambos organismos nacionales estimaron las reservas de carbono orgánico del suelo con plantaciones forestales y otros usos de la tierra, en diversas regiones de la Argentina, entre las que se encuentran la Selva Paranaense, Yungas, Esteros del Iberá, Campos y Malezales, Chaco Húmedo, Chaco Seco, Pampeana, Delta del Paraná, Espinal, Monte, Estepas y Bosques Patagónicos.

De acuerdo con Pablo Peri, coordinador del Programa Nacional Forestal del INTA, “este estudio constituye una referencia para organismos gubernamentales, instituciones, sector productivo, certificadoras y ONG del sector forestal local, regional o nacional”.

Entre los principales resultados, Peri explicó que “a escala nacional, en los primeros 30 centímetros de suelo de las plantaciones forestales se almacenan unas 69.398,2 gigagramos (Gg) de COS –entendiendo 1 Gg como 1.000 toneladas–, es decir unas 70 millones de toneladas de carbono orgánico”.

Además, pudieron estimar que, la región mesopotámica representa el 74% de la reserva nacional de COS de las plantaciones forestales, en correspondencia con la mayor superficie de bosques cultivados que concentra esta región. Por su parte, la región Patagonia, Pampeana y el Delta del Paraná almacenan el 20,2 % del total. Al expresar los valores a escala nacional, por género o especie forestal, se obtuvo que el 69% del COS se encuentra almacenado en plantaciones de pino.

Peri aclaró que “esa capacidad de almacenamiento puede ser modificada con el cambio de uso de la tierra, la puesta en producción –ya sea agrícola, forestal u otra– y la implementación de diferentes estrategias de manejo de suelos”.

Ana Lupi, investigadora del Instituto de Suelos, agregó: “La Selva Paranaense presenta los valores de carbono orgánico de la línea base más altos, 71 toneladas por hectárea, y no se encontraron diferencias significativas comparando los usos del suelo y las clases de uso”.

En contraste, “en el Chaco Húmedo la mayor cantidad de COS se observó en la línea base, unos 74.000 kilos por hectárea, seguido de las plantaciones forestales (62.000), y con un menor valor, el uso alternativo productivo sumó 54 toneladas por hectárea”.

Publicidad