19 de septiembre de 2022 10:19 AM
Imprimir

Un viñedo de altura en el corazón de Catamarca

En la localidad de Tinogasta se ubica la Bodega Veralma, que produce vinos de alta gama en altura. En una zona única en la provincia, la finca abre sus puertas para los amantes del vino y las aceitunas.

Catamarca es una fortaleza de altura, dueña de paisajes únicos y riquezas inmensurables. Rodeada de los picos más altos de la Cordillera de Los Andes que llegan a superar los 6000 metros, se enclava Veralma, una bodega que nace del corazón de las montañas.

Ubicada al oeste de la provincia, se encuentra el departamento de Tinogasta, una localidad que guarda grandes tesoros. Entre ellos un valle mágico, una tierra venerada por nuestros ancestros, donde se cultivan vides y olivares. Bodega Veralma es una bodega joven elaboradora de vinos de alta gama, una gran iniciativa que permite descubrir nuevos horizontes, redibujar el mapa vitivinícola y reafirmar la riqueza de la diversidad de un país como la Argentina.

El enólogo de la bodega es Santiago Palero, joven mendocino que, atraído por la curiosidad de seguir descubriendo nuevas regiones para elaborar vinos de calidad internacional, encontró en Catamarca un lugar que presentaba características que pocas veces pasan inadvertidas para un enólogo como la altura, el clima seco, la gran amplitud térmica entre el día y la noche y la profundidad de los suelos. En esa línea Palero se planteó un nuevo desafío: “Desarrollar la región, descubrir la mejor expresión de esas tierras y darlas a conocer ante el mundo”.

Los viñedos de Bodega Veralma están plantados a una altura de 1.300 msnm sobre el comienzo de una ladera oeste que da a las primeras montañas de la precordillera, en el extremo sur de los Valles Calchaquíes.

La altitud de la zona y la gran amplitud térmica favorecen la madurez y concentración de las uvas. Los vinos tintos son de mucho color y de una concentración polifenólica intensa y persistente. “Trabajamos para elaborar y obtener vinos que sean auténticos, agradables al beber y que puedan trasmitir todos los atributos de una nueva zona vitivinícola emergente en el país”, completa el enólogo.

Con pocos años de trayectoria en el mercado local y extranjero, los vinos de Bodega Veralma ya han recibido importantes puntajes y menciones de los críticos especializados. Su línea emblema, Seismiles, fue destacada con el Syrah en la prestigiosa revista Decanter; Seismiles Malbec recibió elogios y muy buenos puntajes de la mano del crítico inglés, Tim Atkin. Vinómanos, la publicación local, de los especialistas Joaquín Hidalgo y Alejandro Iglesias, ha destacado las particularidades de Entretantos Malbec. También han sido galardonadas con puntajes superiores a 90 Pts. en el concurso de vinos Sub-30, donde un grupo de jurado menores a 30 años son los críticos.

La bodega Veralma forma parte del Grupo Altos de Tinogasta, integrado por inversores que desarrollaron un modelo de negocio de Real Estate Productivo sin precedentes, crearon un desarrollo inmobiliario productivo con la posibilidad de cumplir el sueño a sus inversores de ser parte de una bodega que produce, elabora y comercializa vinos y aceites de calidad.

El establecimiento, que posee 400 hectáreas de tierras productivas entre olivares y viñedos, cuenta con una bodega de 300.000 litros de capacidad, para elaborar vinos de alta gama con tecnología de vanguardia: tanques de acero inoxidable refrigerados, laboratorio de control de calidad, líneas de envasado y etiquetado.

ENOTURISMO

El turismo en Catamarca está creciendo, cada vez más despierta el interés de viajeros locales y extranjeros; atracciones como el camino a los Seismiles, la cadena de montañas más alta de Argentina, que alcanza los 6.000 metros de altura. Las aguas termales de Fiambalá o la Ruta del Adobe son algunos de las grandes curiosidades que atrae la atención de miles de turistas que visitan el noroeste argentino cada año.

Según especialistas, Catamarca también será visitada por sus vinos y por ello la Bodega Veralma inicia una nueva etapa, extendiéndose a la Ruta del Vino de Catamarca. Tinogasta será escenario de una experiencia enoturística única, que atrapará el interés de quienes la visiten ya que podrán descubrir las características de una región desconocida en vinos de calidad. Entre las actividades, se ofrece la posibilidad de recorrer los viñedos de altura, visitar la bodega y vivir el corazón de la fábrica de aceite de oliva.

Al finalizar el recorrido, una degustación de vinos completa la experiencia; allí se podrán descubrir las características y aromas de sus líneas: Seismiles, Entretantos, Veralma Reserva y el reciente lanzamiento, su vino ícono La Gesta, un auténtico Malbec de origen Catamarca criado en barricas de roble que se plantea como el vino de alta gama de la provincia.

Días y horarios: lunes a sábados de 9 a 16. Reservas: turismo@bodegaveralma.com.

Publicidad