27 de septiembre de 2022 10:18 AM
Imprimir

Pulpa de algarroba en la dieta de corderos y cerdos para mejorar la calidad de la carne

Incorporar la pulpa de algarroba a la dieta de cerdos y corderos ayuda a la posterior conservación de su carne, sin penalizar su rendimiento productivo ni afectar negativamente al estado nutricional de los animales.

Una investigación del departamento de Ciencia Animal de la Universitat de Lleida (UdL), en colaboración con el CITA de Aragón, la Universidad de Zaragoza y el grupo bonÀrea Agrupa, titulada ‘Taninos condensados y vitamina E en la dieta para mejorar la vida útil de la carne de cerdo y cordero (Taninvit)’, demuestra las posibilidades de la incorporación de la pulpa de algarroba a la alimentación de estas dos especies, con beneficios en la calidad de la carne. Este proyecto se ha financiado a través de la Operación 01.02.01 de Transferencia Tecnológica del Programa de Desarrollo Rural de Cataluña 2014 -2022.

La algarroba tiene un alto contenido en carbohidratos (oligosacáridos y polisacáridos) y polifenoles como los taninos, considerados un potente antioxidante con propiedades antiinflamatorias. Los resultados del proyecto Taninvit han mostrado que se puede incluir hasta un 20% de pulpa de algarroba en la dieta de cerdos y corderos, siempre que se equilibren las aportaciones de energía y aminoácidos con otros ingredientes del pienso.

foto

Algunos de los corderos utilizados en este proyecto.

“Además, en los cerdos la utilización de algarroba ha modificado la conducta alimentaria y ha reducido los comportamientos agonísticos antes del sacrificio”, explica Javier Álvarez, profesor de Producción Animal de la UdL. “Los suplementos de vitamina E (300 UI/kg) en las últimas seis semanas de engorde no han sido necesarios para optimizar la calidad físico-química de la carne de cerdo almacenada en bandejas con atmósfera modificada, mientras sí ha servido para incrementar la vida útil de la carne de cordero en estas condiciones de conservación”, añade.

El objetivo del estudio es adaptar la nutrición animal en el entorno mediterráneo a los principios de economía circular ya una transición agroecológica del modelo productivo que fomente la obtención de productos alimenticios de gran calidad y respetuosos con el medio ambiente y el bienestar animal.

Los resultados forman parte de la tesis doctoral del investigador en formación Diego Bottegal, del Programa Interuniversitario de Campus Iberus sobre Sistemas Eficientes de Producción y Calidad Agroalimentaria, con el apoyo del proyecto Iberus Talento del programa de investigación e innovación H2020 de la Unión Europea (acuerdo de subvención Maria Sklodowska-Curie No 801586).

Estos y otros resultados de la investigación se divulgarán el próximo día 30 de noviembre en una jornada técnica online enmarcada en el Plan Anual de Transferencia Tecnológica del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Cataluña.

Publicidad