30 de septiembre de 2022 11:00 AM
Imprimir

La carne de porcino cuenta con la menor tasa de desperdicio del sistema alimentario

La carne de porcino fresca y congelada apenas supone el 0,65% de la cuota de desperdicio de alimentos en los hogares españoles. Eso la convierte en la línea de productos con menor proporción de desperdicios del sistema alimentario español, según los datos del Ministerio de Agricultura elaborados por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca […]

La carne de porcino fresca y congelada apenas supone el 0,65% de la cuota de desperdicio de alimentos en los hogares españoles. Eso la convierte en la línea de productos con menor proporción de desperdicios del sistema alimentario español, según los datos del Ministerio de Agricultura elaborados por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc).

A ello contribuye principalmente su versatilidad y rapidez de preparación, que permite su utilización y aprovechamiento en múltiples recetas, destaca Interporc, que recuerda que luchar contra el desperdicio alimentario implica ayudar a la economía de las familias y a la lucha contra el cambio climático al evitar la emisión de GEIs.

En este sentido, desde la Interprofesional “fomentamos la lucha contra el desperdicio de alimentos desarrollando políticas de consumo eficiente y difundiendo recetas que permiten el aprovechamiento de restos de productos en otras preparaciones que resulten igual de apetitosas y saludables”.

El sector porcino ya ha puesto en marcha y desarrollado numerosas iniciativas y actuaciones enfocadas a la mejora medioambiental de sus actividades en producción, transformación industrial y comercialización; y fruto de ello ha sido la fuerte reducción de sus impactos contaminantes en los últimos años.

“De hecho, pocos sectores agroalimentarios despliegan tantos esfuerzos y han logrado tantos avances en la defensa del medio ambiente como el sector porcino español, que reduce año a año sus emisiones GEI y su consumo de agua. Todo ello gracias a la incorporación de innovaciones y mejoras continuas en la actividad de todos los operadores de la cadena alimentaria sectorial, así como el escaso desperdicio que se produce de sus productos”, concluye Interporc.

Publicidad