2 de octubre de 2022 12:02 PM
Imprimir

ABITRIGO: BRASIL MANTIENE LA NEGATIVA AL TRIGO HB4, PERO CRECE LA ACEPTACIÓN SOCIAL DE LA BIOTECNOLOGÍA

En el reciente Congreso Internacional de la Asociación Brasileña de la Industria del Trigo, los directivos convocaron en privado a las 5 Cámaras Arbitrales de la Argentina para hablar del cereal tolerante a sequía. Allí revelaron los sorprendentes resultados de un sondeo de opinión sobre la imagen de los organismos genéticamente modificados entre la ciudadanía.

Como era de esperarse, el trigo HB4 no estuvo ausente en el 29° Congreso Internacional de la Asociación Brasileña de la Industria del Trigo (Abitrigo), que se realizó del 25 al 27 de septiembre en Foz do Iguaçu. 

Aunque no formó parte en la grilla de ponencias, los organizadores pidieron una reunión con los representantes de las Cámaras Arbitrales argentinas que participaron del evento para pedir información sobre el tratamiento que se le está dando a este grano en el país, cuyo uso comercial aún no fue liberado pero se produce bajo contrato con la firma propietaria Bioceres.

Por pedido del presidente de Abitrigo, Rubén Barbosa, las cinco cámaras argentinas presentes en el congreso fueron recibidas por el dirigente y su comisión directiva, encuentro que duró unos 40 minutos. “Nos trasladó cómo están trabajando con el HB4 y su preocupación de no tener inconvenientes con el trigo que nosotros le estamos exportando, que tiene que ser libre”, relató a Campolitoral el presidente de la Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, Oscar Ravasio, quien asistió acompañado por Matías Marchisio, licenciado en biotecnología. Al respecto los argentinos explicaron el sistema utilizado y los controles implementados para impedir la mezcla de partidas de grano convencional con el transgénico.

El santafesino remarcó que los brasileños “aceptan la harina de trigo HB4 pero no el grano, hay una contradicción ahí”. Incluso relató que en el país vecino están probando el trigo tolerante a sequía en algunas regiones característicamente secas, en un plan de 5 años. 

Si bien “hoy por hoy no está aceptado como grano en sí”, y exigen que la mercadería comprada esté libre, sorprendió a los argentinos el resultado de una encuesta de opinión que realizó Abitrigo para medir la aceptación de la biotecnología entre la población del país vecino. Este sondeo -comentó Ravasio- arrojó como resultado que “el 72% de la gente aceptó que se viene un cambio y que los productos genéticamente modificados debieran ser aceptados, en el caso del trigo por ejemplo; mientras que sólo el 28% lo rechazó”.

Por otra parte, Ravasio relató las estimaciones que hace la industria brasileña sobre la producción de trigo en ese país. “Están trabajando duro para hacer crecer su producción en líneas generales”, dijo, y contó que mientras en el ciclo 21/22 cosecharon unas 7 millones de toneladas de trigo, proyectan en esta campaña 10 millones de toneladas. 

“Muestra a las claras cómo vienen trabajando sobre políticas de fomento a la producción”, dijo el directivo santafesino, y precisó que se asientan en líneas de financiamiento y disminución de impuestos. Por esa vía en Brasil calculan cosechas 20 millones de toneladas del cereal en el año 2030. 

“Están buscando el autoabastecimiento”, algo difícil -consideró Ravasio- porque no sería sencillo que obtengan la calidad que les provee argentina. “Van a necesitar seguramente para su industria molinera seguir comprándonos trigo, según ellos mismos admitieron”, concluyó el santafesino.

Fuente:

Publicidad