3 de octubre de 2022 09:10 AM
Imprimir

Reservas y dólares: qué se espera para el día después del dólar soja

Tal como estaba previsto, el “dólar soja” culminó con la llegada de octubre. Sin amagues de prorrogar la herramienta que les permitió a los agroexportadores liquidar a un tipo de cambio a $200 (menos 33% de retenciones), el viernes pasado el ministro de Economía, Sergio Massa, se despidió de la medida con una evaluación sobre el impacto que […]

Tal como estaba previsto, el “dólar soja” culminó con la llegada de octubre. Sin amagues de prorrogar la herramienta que les permitió a los agroexportadores liquidar a un tipo de cambio a $200 (menos 33% de retenciones), el viernes pasado el ministro de Economía, Sergio Massa, se despidió de la medida con una evaluación sobre el impacto que generó. No solo cumplió las expectativas del Gobierno, sino que incluso las superó en un 52% y permitió que el Banco Central (BCRA) logre comprar reservas. Sin embargo, ahora la mirada está puesta en qué sucederá el día después del “dólar soja”, en un mercado que seguirá marcado por el rastro que dejó un tipo de cambio diferencial.

“Fue un éxito para el objetivo de acumulación de reservas que tenía planeado el Gobierno. Junto al desembolso del Fondo Monetario Internacional (FMI), que llegaría entre finales de septiembre y comienzos de octubre, la meta objetivo de reservas (stock de US$6425 millones al 30 de septiembre) quedó prácticamente alcanzada y no requeriría un waiver de la Argentina. No obstante, respecto a principio de mes, tanto la brecha cambiaria como las expectativas devaluatorias son más elevadas”, advirtió Emiliano Anselmi, team leader de macroeconomía de Portfolio Personal de Inversiones (PPI).

Cuando Massa anunció la implementación de este mecanismo había augurado que en septiembre ingresarían US$5000 millones de la mano del complejo sojero. La cifra final se ubicó mucho más arriba. Massa informó el viernes que el régimen atrajo liquidaciones por 8123 millones de dólares y que incluso se seguirán procesando órdenes con más liquidaciones hasta el próximo martes.

“Esta maniobra dio lugar a una liquidación sin precedentes del agro”, resaltó Juan Pablo Albornoz, de la consultora económica Invecq. En perspectiva histórica, en las últimas dos décadas la agroindustria aportó en el segundo semestre (en dólares de hoy) unos US$2000 millones promedio mensual, agregó el analista. Frente a las cifras actuales, se trató de un aumento del 380%, aún ajustado por inflación.

Esa llegada masiva de billetes verdes permitió que el Banco Central acumulara US$4968 millones para sus escuetas reservas. Pero a partir del lunes, los agroexportadores volverán a enfrentarse a un dólar a $145 (menos 33% de retenciones), una vuelta atrás que para los economistas será difícil realizar. “Vamos a tener una fuerte caída de la liquidación de dólar, veremos si el Banco Central logra mantenerse en saldo positivo, algo que parece muy, muy difícil. Sobre todo porque es una época de baja liquidación”, indicó el economista Christian Buteler.

En el mismo sentido apuntó Albornoz, quien agregó que “cuesta creer que se pueda volver al régimen anterior como si nada”. Los agroexportadores ya fijaron las expectativas de un tipo de cambio con un piso arriba de los $200, lo que abre las puertas a que haya más tipos de cambio diferenciales para diversos sectores, con las consecuencias que ello conlleva. Es decir, emisión, alza de los dólares financieros y más brecha cambiaria.

“Lo que sí seguramente veamos son, por un lado, aún mayores restricciones a las importaciones para seguir conteniendo la demanda de divisas. Y, por el otro, medidas en el muy corto plazo para contener la pérdida de divisas por la cuenta de servicios, que se explica principalmente por turismo, pagos con tarjetas de crédito y fletes”, completó. En este último punto entran en juego los rumores del “dólar Qatar”, en torno a los $300, que marcaría un piso para el blue y los financieros.

El dólar soja terminó presionando los dólares financieros y la brecha cambiaria
El dólar soja terminó presionando los dólares financieros y la brecha cambiaria

Además, las expectativas de devaluación siguen presentes en el mercado e incluso en niveles que exceden a los previos a anunciarse la medida. Las tasas implícitas en los futuros de Rofex cedieron inicialmente en el corto plazo, pero “se dispararon” en promedio de 15 puntos porcentuales las de mediano y largo plazo, señaló Anselmi.

“El esquema de tipos de cambios de cambio diferenciales y la decisión de ir sector por sector discutiendo su esquema cambiario busca evitar un salto devaluatorio que unifique los distintos tipos de cambio y genere un nuevo shock en el nivel de precios. El interrogante es cuánto tiempo lo podrá sostener el Gobierno porque el costo aumenta con el paso del tiempo. Por ejemplo, después del dólar soja, ¿qué productor en abril, cuando empieza la liquidación fuerte del agro, estará dispuesto a hacerlo al tipo de cambio oficial?”, agregó Claudio Caprarulo, director de Analytica.

Peligro emisión: dólar al alza

La llegada de los billetes verdes a las arcas del Banco Central permitió que los dólares financieros se tomen una pausa, por lo menos en las primeras ruedas de entrada en vigencia del “dólar soja”. Pero esa tranquilidad se vio opacada prontamente por la emisión que provocó la estrategia del Poder Ejecutivo. La entidad monetaria compró dólares a $200 y los vendió a $145, una brecha de $55 de diferencia que se cubrió imprimiendo una cuarta parte de la base monetaria (27%), de acuerdo con datos del analista Juan Pablo Albornoz.

“Ciertamente, la emisión para esterilizar la diferencia entre comprar caro y vender barato es el mal menor de afrontar el mal mayor más urgente, que era y es el stock de reservas. En términos prácticos, el Banco Central terminó acumulando reservas a un dólar implícito de más de $230 cuando contemplamos esta pérdida”, apuntó.

Ese exceso de pesos terminó dolarizándose y, por ende, impactó en la suba de los dólares financieros y la brecha cambiaria. Por caso, el dólar MEP cerró el viernes pasado a $300,82, $23 más arriba que el primer día de entrada en vigencia del “dólar soja”. El contado con liquidación (CCL) se ofreció a $308,96, por lo que recorrió un camino ascendente de $26.

Para Buteler, tras la finalización de este incentivo, la emisión se cortará y los dólares libres podría tener algún recorte de precios frente a las últimas ruedas. “Pero el dólar, como el resto de los precios de la economía, tiende al alza. Puede haber un salto importante cuando hay fuerte emisión, pero después se estabiliza. No obstante, la tendencia a subir sigue existiendo y, si recorta, el piso será más alto. Luego, todo dependerá de la emisión futura”, cerró.

Publicidad