2 de noviembre de 2022 10:40 AM
Imprimir

Más aranceles: Estados Unidos volvió a penalizar a un producto de exportación del campo argentino

Las empresas exportadoras hablan de una situación que "está muy lejos de ser alentadora". La industria alimenticia estadounidense compra el 40% de la producción argentina.

Por primera vez en mucho tiempo la expansión geográfica y económica de la producción de mosto, jugo concentrado de uva que es un insumo clave para la elaboración de gaseosas, jugos, vinos dulces y golosinas, encontró un severo problema. Esta semana se oficializó que el producto deberá pagar un arancel de hasta el 30,33% para ingresar a Estados Unidos, destino que compra el 40% de lo que se produce en la Argentina. Un productor de uvas de San Juan que habló con A24.com Agro fue directo: “Esto nos saca del mercado”. En la agroindustria eligen la mesura y mantienen la esperanza.

En mayo de este año se conoció que el Departamento de Comercio de Estados Unidos comenzó una investigación por presunto dumping, la cual contiene dos líneas fundamentales de seguimiento: la posibilidad de que el Estado argentino haya favorecido deslealmente -en contra de los competidores internacionales- al mosto producido en San Juan y Mendoza, a través de subsidios a la producción; y el accionar del sector privado, a quienes se los acusa de vender la mercadería por debajo de los costos de producción.

Gigantes globales de la elaboración de gaseosas y jugos, entre los principales compradores en Estados Unidos.

Gigantes globales de la elaboración de gaseosas y jugos, entre los principales compradores en Estados Unidos.

En septiembre de este año la primera línea de trabajo, el seguimiento a los subsidios, dejó como información relevante que se habían establecido aranceles provisorios del 3,71% para la compañía Cepas Argentinas (denominada en la causa como “Empresa 1”), de 7,15% para Fecovita (“Empresa 2”), y del 5,5% para el resto de las empresas.

Ahora, desde la Cámara Argentina de Fabricantes y Empresas de Mosto (CAFEM) le confirmaron a este medio que la otra línea de investigación también fijó aranceles provisorios.

Y mucho más altos, que de confirmarse cambiarían el futuro de la producción del mosto.

“El viernes tuvimos una determinación preliminar del Departamento de Comercio para la otra vía, el dumping. A la Empresa 1 se le agrega un 8,5% y a la Empresa 2, un 23,7%. Al resto de las firmas, un 15,88%”, graficó Rodolfo Paolucci, gerente de CAFEM.

El nuevo arancel se suma a los provisorios de septiembre, quedando de esta forma:

  • Empresa 1 (Cepas Argentinas): 3,71% por subsidios, más el 8,5% por dumping. Una suma de 12,21%.
  • Empresa 2 (la cooperativa Fecovita): al 7,16% por subsidios se le agrega ahora un altísimo porcentaje del 23,7%. La suma asciende a 30,33%.
  • En tanto que el resto de las empresas, que en septiembre habían sufrido un 5,5% de arancel por subsidios, ahora deberán cargar con un 15,88% más. Para este conjunto de empresas se fijó un 21,42%.
La producción de uva destinada a mosto, en vilo por los aranceles que impuso provisoriamente Estados Unidos.

La producción de uva destinada a mosto, en vilo por los aranceles que impuso provisoriamente Estados Unidos.

“No se puede saber aún si quedamos afuera de este mercado, porque eso dependerá de un conjunto de variables. Porque depende muchas veces de cómo está la competitividad interna y de saber cuál va a ser el costo de la materia prima para el año que viene, cuál va a ser el dólar que podamos usar para las exportaciones”, planteó Paolucci.

Una de las opciones que barajan en la agroindustria es quedar liberados del pago de retenciones a la exportación, hoy fijadas en un 4%. Claro que no es un camino que depende del sector sino que está sujeta al criterio de la Casa Rosada. “Nosotros tenemos derechos de exportación (retenciones) y en este momento, sin ese derecho de exportación que es del 4%, sería un apoyo a la industria. Porque estas cifras que se han recibido ahora desde Estados Unidos configuran un numero de mucho impacto”, se lamentó el gerente de CAFEM.

Hoy en promedio el valor de la tonelada de mosto está en los u$s 1575 FOB, y sobre ese valor se aplica un “duty”, un arancel fijo, de u$s 131,65 (un 8,3%). Un alza de precios licuaría los costos, pero los aranceles seguirían haciendo lo suyo en la rentabilidad. “A partir de la publicación de lo provisorio adicional hay que calcular un 21,22% más, es decir unos u$s 334 por tonelada”, precisó Paolucci.

“La situación poco tiene de ser alentadora”, reconoció Paolucci. “Incluso más allá de lo que pueda pasar con los costos, hoy estamos viendo cómo defender un mercado que es el 40% de nuestras exportaciones y que también impacta en lo que demandamos dentro de la industria vitivinícola. Todo suma a la incertidumbre”, analizó.

Un productor de uva sanjuanino, abastecedor de las empresas procesadoras de la fruta, fue crudo en su análisis ante este medio: “Perdimos nuestro principal mercado”, sintetizó.

Cómo sigue la investigación

En la agroindustria la esperanza está puesta en que la resolución definitiva, pautada para finales de diciembre aunque con la chance de que se conozca a mediados de enero, dé marcha atrás y reestablezca las condiciones previas a septiembre. Para esto será fundamental el trabajo que aporte el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

“Luego de la etapa preliminar lo que viene son las acusaciones y las defensas. Las partes pueden venir a buscar pruebas, recabarlas, y ahí es donde participamos nosotros con información, sobre qué uvas se elaboraron, cuales fueron a bodegas, por ejemplo”, explicó Luis Sentinelli, Director de Estadísticas Públicas y Relaciones Institucionales del INV.

“Porque por ahí están sacando mal la cuenta, ellos arman una base de costos de producción y hacen una sanción preliminar con el concepto de “en el mientras tanto lo sanciono””, analizó.

Los aranceles fijados por el Departamento de Comercio de Estados Unidos se suman a los de septiembre.

Los aranceles fijados por el Departamento de Comercio de Estados Unidos se suman a los de septiembre.

Pero también los empresarios miran de reojo hacia China. El Gigante Asiático es productor de jugo de manzana, también endulzante natural. De no contar más con la producción argentina las principales empresas alimenticias de Estados Unidos, entre las cuales pueden hallarse compañías de escala global como Coca Cola, Pepsi, Tropicana o Gerber, deberían tener que salir a la búsqueda del insumo chino.

De haber final feliz para la agroindustria argentina, los aranceles provisorios serán devueltos. Caso contrario serán tomados como parte de pago.

“Conseguir nuevos mercados es una tarea que lleva mucho tiempo. No quiere decir que no haya oportunidades, pero no va a ser instantánea la sustitución. Y todo depende de cómo se comporten los competidores y los sustitutos. El mercado interno de Estados Unidos no es autosuficiente, por eso somos tan importantes allí y llevamos años y años exportándoles, siendo exportadores confiables”, expresó Paolucci.

“Las empresas de allí no son autosuficientes, ni cerca están de serlo. También hay que seguir de cerca a la producción de España”, cerró.

Por Ezequiel Morales

Fuente: www.a24.com

Publicidad