9 de diciembre de 2009 12:41 PM
Imprimir

El Inym destinará el 37% de su presupuesto al sector primario

La medida esta sujeta a que el Ministerio de Agricultura apruebe la suba en la estampilla. Los recursos no se canalizarían como subsidios directos pero sí en programas de asistencia a productores y tareferos. El monto destinado a la ayuda superaría los 11 millones de pesos en 2011.

El directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), acordó ayer destinar el 37 por ciento de lo recaudado en concepto de Tasa de Fiscalización, a asistencia a productores y tareferos a través de programas específicos para esos sectores. El nuevo esquema entrará en vigencia cuando Agricultura de la Nación autorice el incremento en el valor de la “estampilla”, lo que se produciría en los próximos, según varios directores del Inym.
El acta de compromiso firmada ayer responde a un reclamo de Misiones, cuyo representante en el Inym, Ricardo Maciel, había dejado sentado que la Provincia sólo apoyaría el reclamo por un aumento en la estampilla si se garantizaba que una parte de los ingresos que se generarían por esa vía, fuera dirigido a ayuda directa al sector primario y a los tareferos.
De esta manera, si se concreta la suba de la estampilla a 14 centavos, el presupuesto del Inym ascendería a más de 30 millones de pesos. De esto, el 63 por ciento se utilizaría para el funcionamiento del Instituto mientras que 37 por ciento, poco más de 11 millones, sería destinado al fondo para la ejecución de los proyectos u otros planes de asistencia directa a los productores.
“Este fue el pedido que la Provincia había hecho para acompañar la suba de la estampilla. Por eso la Nación también condicionó la autorización solo si el Instituto acordaba que se destinaría un porcentaje de la estampilla a la asistencia a los sectores vulnerables. Bajo esta condición se firmó el acta de compromiso”, explicó Maciel.
En esa línea, dejó en claro que si bien el 37 por ciento pretende asistir fundamentalmente a los productores y tareferos, también puede destinarse a la ayuda de los secaderos y cooperativas. El funcionario aclaró que la Provincia pretendía que el porcentaje del presupuesto del Inym destinado a ayuda a los eslabones más débiles de la cadena yerbatera, fuera de más de 50 por ciento, pero se llegó a un acuerdo en 37 por ciento, tras negociar con los otros sectores representados en el instituto.
Por otra parte, aclaró que la Nación realizaría un seguimiento para saber si, en caso de aprobarse la suba, los planes de asistencia son puestos en marcha efectivamente.

Destino de los fondos

Desde el instituto aclararon que ahora resta la aprobación del Ministerio para saber si la propuesta se llevará adelante. Por esta razón afirmaron que todavía no se analizó como se distribuirán los recursos, pero señalaron que se podrían canalizar a través de Programa de Asistencia al Sector Yerbatero (Prasy).
El representante de Corrientes Esteban Fridlmeier aclaró que el Inym no puede destinar los recursos directamente a los productores en concepto de subsidio pero puede implementar en programas para mejorar las condiciones de producción o para diversificación.

Aumento postergado

La ayuda a productores y tareferos, así como cualquier otra acción que requiera al Inym un desembolso extra de fondos, depende directamente de que la Nación autorice una suba en la Tasa de Fiscalización.
Desde hace varios años, el valor de la estampilla está congelado en 4 centavos por kilo de yerba empaquetada, el pedido del Inym es trasladarlo a 10 centavos el año próximo y a 14 en el siguiente.
El pedido del Inym fue duramente resistido por la Secretaría de Comercio Interior, ya que generaría una suba en las góndolas, pero tras año y medio de gestión, se consiguió el visto bueno del ministerio de Agricultura y según afirman en el Inym, el trámite está muy próximo a aprobarse.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *